fbpx

La nieve artificial transforma los Olímpicos de Invierno

Por primera vez una sede de los Juegos Olímpicos de Invierno utiliza únicamente nieve artificial

Por primera vez una sede de los Juegos Olímpicos de Invierno utiliza únicamente nieve artificial

Hombre esquiando en un terreno cubierto de nieve

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Si los juegos de Tokio 2021 recibieron críticas por las medidas sanitarias, el presupuesto y la posibilidad de cancelación, los juegos de Beijing 2022 los superan. Desde llamados a boicot diplomático, hasta el uso total de nieve artificial han acaparado los reflectores en el inicio de unos juegos invernales que lucen más bien grises por los paisajes carentes de nieve.

Beijing 2022, capricho de China

La capital china fue sede de los Juegos Olímpicos de verano en 2008, los asiáticos mostraron al mundo su poder económico, infraestructura y tecnología, además claro de su capacidad deportiva consiguiendo en casa la victoria en el medallero. En resumen, sus primeros juegos olímpicos como sede fueron un éxito para ellos. Catorce años después los juegos vuelven a Beijing pero en su modalidad de invierno, con lo que la ciudad se convirtió en la primera en la historia en acoger los dos eventos olímpicos más importantes, es decir, los de verano y los de invierno.

Con el peso de China en el mundo y el retiro de la candidatura de Oslo, Beijing se quedó con los juegos de 2022 superando fácilmente a Alma Ata, Kazajstán, la tercera candidata que sí cuenta con nieve. De cualquier modo, ni la candidatura china como la kazaja gozaban de buena reputación en términos de derechos humanos y gastos, pero sí tenían sospechas de corrupción. La tendencia mundial es evitar los gastos de eventos de esta magnitud, por ello Oslo se retiró de la competencia y por las absurdas exigencias de lujos para los miembros del COI.

Para China el mayor problema ha venido con el uso total de nieve artificial para los actuales juegos de 2022. Su uso no es raro ni infrecuente en las olimpiadas invernales, pero en esta ocasión se depende totalmente de este tipo de "ayuda". ¿Para qué organizar unos juegos invernales si no se tiene nieve? Ese es el capricho del gobierno chino, algo que no pasa desapercibido en el mundo si se considera también el impacto del cambio climático que dificulta cada vez más la celebración de los juegos invernales.

¿Es la nieve artificial el futuro de los juegos de invierno?

Debido al cambio climático, la nieve es una preocupación actual para cualquier sede olímpica, no sólo para China. La tendencia en los juegos de invierno es incrementar los porcentajes de nieve artificial utilizados. En 2022 Beijing utiliza el 100%, pero los anteriores juegos, celebrados en Pyeongchang, Corea del Sur en 2018 no estaban lejos de ello con entre el 90% y el 98%, de acuerdo con datos de la National Public Radio (NPR) de Estados Unidos.

También puedes leer: Donovan Carrillo, el patinaje mexicano regresa a los Juegos Olímpicos de Invierno

Entonces no hay que preguntarse si la nieve artificial es el futuro de los juegos porque es el presente. Beijing prometió unos juegos “sustentables y ecológicos”, pero aún está por verse si el transporte de agua hasta las sedes olímpicas lo es. Además de su impacto en el futuro, China asegura que el agua volverá a la naturaleza una vez terminada la competencia y que no tendrá mayor afectación al ambiente. Según información de Deutsche Welle, se prevé utilizar 49 millones de galones de agua (186 millones de litros) para poder celebrar el evento poniendo en duda la promesa China de unos juegos amigables con el planeta, en una ciudad con problemas de agua. Esto sin contar también el costo económico y energético.

¿La nieve artificial afecta a los atletas y a la competencia?

Como se ha mencionado, la nieve artificial no es algo novedoso en los juegos invernales, incluso hay deportes que no dependen de hielo o nieve natural, pues se realizan bajo techo en escenarios y circuitos creados para tal fin. Ejemplo de ello son el bobsleigh, uno de los deportes con trineo más vistosos de las olimpiadas invernales, así como el curling, el hockey y el patinaje. Al contrario, otros deportes dependen enteramente de la nieve ambiental como el snowboarding, esquí y la combinada nórdica.

La preocupación de los atletas y críticos de la nieve artificial se da en dos aspectos: la seguridad de los atletas y la afectación a la competencia. La seguridad es el aspecto más relevante porque, aunque la nieve tenga las el tamaño ideal, depende de las condiciones ambientales para mantenerse de forma correcta, el deshielo anticipado podría poner en riesgo a los atletas. La esquiadora británica Laura Donaldson aseguró que la nieve de las máquinas se endurece de forma peligrosa para los esquiadores, de acuerdo con CNN.

En el aspecto deportivo, la esquiadora francesa Clement Parisse aseguró que representa un reto debido a que se vuelve resbaladizo lo que afectaría de alguna manera la estrategia de los atletas al añadir un problema extra. Así, el futuro de los deportes invernales y de los juegos se pone en peligro debido al cambio climático, la nieve artificial es una alternativa que parece consolidada ¿podremos ver unos Olímpicos invernales en Dubai o en Arabia Saudita en algunos años?