fbpx

Los hongos, claves para la sostenibilidad del futuro

Los hongos podrían brindar varias soluciones para salvar al planeta de los desafíos ante del cambio climático. Conoce cuáles serán sus usos en el futuro

Primer plano de hongos en un tronco

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

La historia de los hongos es extensa e interesante. Con ellos, se producían los venenos en el pasado, son utilizados como alucinógenos, hacen parte de cientos de deliciosas recetas y son fundamentales para la medicina. Si en 1928 Alexander Fleming no hubiese experimentado con hongos hoy no tendríamos la penicilina, un antibiótico fundamental para curar infecciones.

Sin embargo, los hongos pertenecen a un reino tan extenso y diverso que aún se desconocen muchas de sus funcionalidades. Hoy en día la micología, la rama de la biología que estudia al reino funghi, está haciendo importantes avances para determinar nuevas aplicaciones de los hongos que puedan ayudar a una transición hacia modelos más sostenibles de producción.

Un reconocido micólogo llamado Paul Stamets, famoso por su Ted Talk “6 formas en las que los hongos pueden salvar el mundo, señala que estos organismos pueden ayudar a limpiar los suelos contaminados, tratar la viruela y virus como la gripe, y fabricar insecticidas y materiales para el agro.

Los hongos son superalimentos

Muchos hongos han sido clasificados como un superalimento pues suelen ser bajos en grasa, altos en fibra y altos en proteína, además de contar con múltiples minerales y vitaminas. Una investigación publicada en 2021 en el Journal of Future Foods asegura que la biomasa fúngica como alimento puede ser usada como proteína, bebidas, harinas para productos horneados o sustitutos de lácteos.

Asimismo, tienen múltiples propiedades de textura, sabor y color, lo que los hace muy versátiles. Por otro lado, son productos que tienen una baja huella de carbono en su producción con numerosas características nutricionales. “La micoproteína generalmente funciona mejor que la proteína de origen animal en categorías de impacto como el potencial de calentamiento global, la eficiencia del uso de la tierra y el uso de energía”, señala la investigación.

Los hongos como materia prima

Fungal Architectures es un proyecto de investigación financiado por la Unión Europea que está desarrollando un concepto de arquitectura viva. Se trata del diseño de una casa inteligente utilizando hongos, un material natural, sostenible y libre de emisiones de carbono. Se trata de un proyecto que mezcla la biofísica, la arquitectura y la micología con la inteligencia artificial para lograr que sustancias biológicas vivas sean usadas como materiales de construcción. Básicamente el hongo tendría la capacidad de percibir cambios en el entorno, es decir que funcionaría como una computadora capaz de conectarse a un sistema de inteligencia artificial y dar alarmas sobre el entorno.

Por otra parte, el micelio, un componente estructural de los hongos que forma redes finas y resistentes, se ha convertido en un supermaterial que está siendo aplicado y estudiado para diversos usos. Por ejemplo, la empresa Ecovative está usando esté material para fabricar cuero, espuma, empaques y productos de belleza.

Lee también: ¿Pueden las criptomonedas salvar el planeta?

Lo mejor de los hongos es que son totalmente compostables y, de hecho, ayudan a degradar otros materiales. De esta forma, se aprovechan ciclos naturales para apuntarle a una economía circular de bajo impacto en huella de carbono. De hecho, también se están utilizando hongos como el P. ostreatu y su efecto sobre la madera para generar biocombustibles.

Fundamentales para la medicina

Desde tiempos ancestrales, los hongos han sido aprovechados para curar múltiples enfermedades, aunque también pueden causar daños al ser humano. No obstante, en la medicina tradicional china e india son fundamentales. También son la fuente de la penicilina. Un libro publicado en el 2021, llamado Industrially Important Fungi for Sustainable Development, indica que en los hongos se ha descubierto una gran fuente de antioxidantes, bio moléculas para aplicación farmacéutica y propiedad antimicrobianas que tienen un gran potencial para el desarrollo de la industria en el futuro. Se trata de unos organismos que pueden ayudar a enfrentar los desafíos actuales en materia de sostenibilidad.