fbpx

Perú, un país sin presidente: Castillo se enfrentará a otro impeachment

El congreso peruano aprobó esta semana un debate de moción de censura contra el presidente Pedro Castillo.

Presidente de Perú, Pedro Castillo

Foto: Presidencia de la República del Perú

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Peru, a country without a president: Castillo will face another impeachment

Perú es un país que vive en una crisis política cotidiana. Se podría decir que la crisis ya es una enfermedad crónica y parte del panorama nacional. Uno de los principales síntomas de este problema es la inestabilidad con la que cuentan, no uno, sino todos sus últimos expresidentes. Ya ha tenido 6 mandatarios en los últimos 6 años.

Pues el legislativo inca podría agregar un nombre nuevo a la lista de presidentes que no terminan su mandato. Esto, porque el Congreso admitió una moción de vacancia contra Castillo, que desde que llegó a la presidencia, ha encontrado una oposición férrea en el Congreso.

Perú es un país acostumbrado a esto y podría decirse que Pedro Castillo también se está acostumbrado a lo mismo. Ya en menos de 7 meses de Gobierno, se deberá enfrentar por segunda ocasión a este intento de destitución política. Ahora, los partidos opositores necesitan sacar, no menos de dos tercios del número total de congresistas (130 de un sistema unicameral). Esto significa 87 votos favorables a la moción de vacancia por incapacidad moral permanente.

También te puede interesar: Los retos de Gabriel Boric como presidente de Chile

El próximo 28 de marzo, Castillo deberá convencer al Congreso de que las 20 razones que argumenta la oposición en su contra, no son convincentes o suficientes para salir del cargo. Entre las acusaciones están las declaraciones de Karelim López, una lobista que podría involucrar al mandatario de un supuesto escándalo de corrupción dentro del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Según las acusaciones en contra del Gobierno, Castillo habría cometido fraude procesal y falsedad. Sumando a varios otros escándalos de corrupción por presunto tráfico de influencias por licitaciones de obras de personas cercanas al presidente.

Esta vez el presidente Castillo enfrenta una posibilidad factible de perder el cargo. Esto, ya que en esta ocasión, 76 parlamentarios votaron a favor de la moción de vacante. Esto significa que están a tan solo 11 votos de lograr los dos tercios necesarios. Sin embargo, si la coalición de izquierda se une (Perú Libre, Perú Democrático y Juntos por el Perú), son 44 votos en contra, lo que deja a la oposición con solo 86 votos posibles.

Igual, aunque no logren la mayoría necesaria, son claras las intenciones de persistir en poder sacar mediante normas democráticas, al presidente Pedro Castillo.

Primer proceso de vacancia

Este primer intento de moción de vacancia contra el mandatario peruano ocurrió el 24 de noviembre. Este proceso político fue impulsado por los partidos derechistas de Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País. Sin embargo, el intento no fue fructífero, al solo contar con el apoyo de 46 votos a favor.

Para que la moción de vacancia fuese admitida, se necesitaba, por lo menos, 52 votos. Esto número deberá aumentar a 87 votos para sacar al mandatario. Finalmente, muchos acusaron al proceso de una pérdida de tiempo, cuando este ente se ha encargado de impedir la gobernabilidad de Castillo, a pesar de también contar con un alto índice de desaprobación en el país.

¿Qué pasaría si hay una moción de vacancia contra Castillo?

Si la oposición avanza y consigue el número mínimo de votos favorables (87), el presidente Castillo deberá dejar su cargo y entregárselo al o la vicepresidenta. En este momento, sería Dina Boluarte, quién también se desempeña como ministra de Desarrollo e Inclusión Social. Boularte es abogada de graduada de la Universidad de San Martín de Porres

La cuestión posterior es qué pasará con la gran mayoría de peruanos. Si es verdad que Castillo fue electo mayoritariamente por los votos anti Keiko, ya que ningún candidato demostró gran apoyo en las primarias, tanto el Congreso como el Gobierno cuenta con gran desaprobación. El diario El Comercio publicó el pasado 10 de marzo una encuesta en donde Castillo tiene 66% de desaprobación y el Congreso, 70%.

Cuando fue destituído Martín Vizcarra en el 2020, miles de peruano salieron a protestar, lo que desencadenó la renuncia de Manuel Merino, parlamentario que había asumido la presidencia luego de la moción de vacancia en contra del presidente que su partido (Acción Popular) impulsó.