fbpx

Putin no eliminará el "nazismo" en Ucrania, podría fortalecerlo

La invasión de Rusia a Ucrania no va "desnazificar" a nadie, por el contrario, podría darle poder.

Vladimir Putin en una capilla rusa

Foto: kremlin.ru

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Putin Will Not Eliminate "Nazism" In Ukraine, He Could Strengthen It

Uno de los argumentos usados por Vladimir Putin para que el ejército ruso entrara en las fronteras ucranianas fue el de "desnazificar" a Ucrania. Hoy este argumento aparece en varios medios aliados y simpatizantes del Gobierno ruso,

No obstante, bien como se ha dejado claro en varios medios, el argumento de que sea nazi un Gobierno presidido por el presidente Volodimir Zylensky, un político judío, es difícil de creer. 

Sin embargo, las imágenes y videos que vinculan a militares ucranianos con grupos extremistas y neonazis son evidentes. Es imposible negar su existencia. Ahora, que esta sea mayoría o que estos representen en gran medida a todo el ejército ucraniano puede ser una declaración exagerada que evidentemente usa Putin para excusar sus intenciones expansionistas en el este de Ucrania.

La huella Nazi en Ucrania

Es imposible negar que también Ucrania ha tenido, en su historia, un legado nazi. Durante la Segunda Guerra Mundial, la población judía de Ucrania también fue perseguida en medio del control nazi cuando llegaron las tropas del III Reich. Esto, bajo el apoyo local de algunos ucranianos, dejó uno de los capítulos más oscuros de la historia del país y de la humanidad.

También te puede interesar: Las guerras olvidadas: conflictos armados actuales en el mundo

Ya sea por sus sentimientos antisoviéticos o por conveniencia política, varios ucranianos prefirieron recibir al ejército alemán de Hitler, que combatirlo. Pero, también es importante recordar que hubo muchos otros que se declararon en contra de la invasión nazi y otros muchos que se unieron al ejército rojo.

La guerra entre ucranianos y rusos

A pesar de que la invasión marcó el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, la guerra entre "ucranianos" y "rusos" viene desde hace mucho tiempo atrás. Para esto, es necesario tener en cuenta que las regiones del Donbás y Lugansk en el este de Ucrania, son de mayoría rusa. Gran parte de la población local busca la independencia y mientras que Kiev se niega a perder territorio que consideran soberano. Esto ha dejado una guerra civil en el este del país que viene enfrentando a población nacida en Ucrania pero con nexos, identidad y apoyo ruso; y un ejército y milicias ucranianas.

Estas milicias ultranacionalistas que se niegan a perder territorio a manos de una potencia extranjera, es lo que hoy está alimentando a estos grupos neonazis. Grupos nacionalistas, militares y con discursos antirusos que se vanaglorian de símbolos y tradiciones nazis y que hoy son utilizados por Rusia como motivo de la invasión.

Sin embargo, estos grupos y sentimientos ultranacionalistas han sido fortalecidos . Con un enemigo común: Rusia, ahora los grupos de autodefensas y con ideales nacionalistas tienen un campo fértil para poder cosechar apoyos y popularidad.

Esto evidencia que la supuesta estrategia de Vladimir Putin de desnazificar a Ucrania, puede terminar teniendo el efecto completamente opuesto. Terminará teniendo una población exaltada en valores y símbolos patrióticos y ultranacionalistas que verán a las minorías rusas como enemigo a exterminar.

El Régimen de Azov

El régimen o ejército de Azov es un contingente del ejército Ucraniano que en 2016 tuvo una rama política cuando se fundó el partido Nacionalista. Nació en 2014, justo en medio del conflicto ruso-ucraniano que dejó con la anexión de Crimea por parte de la superpotencia. Desde entonces, han venido desempeñando un papel relevante en la guerra civil en el Donbás y en el conflicto con Rusia.

Aunque es verdad que si hay cercanía con discursos de supremacía blanca y el uso de simbología nazi (que la misma prensa internacional ha documentado en la guerra civil del este de Ucrania), este ha intentado perder esa identidad desde que se ha integrado dentro del ejército luego de empezar como una milicia armada (a veces sin tanto éxito).
Sus vínculos con ideas extremistas no son un secreto. Incluso, el mismo Congreso estadounidense ha discutido si incluirlo, en su momento, como un grupo terrorista. Adicionalmente, su antiguo líder, Andriy Biletsky, dijo en 2010 que su meta era "liderar todas las razas blancas del mundo en una cruzada internacional". 

Sin embargo, asumir que toda la carga extremista de este grupo la debe llevar toda Ucrania evidencia falta de conocimiento. Precisamente el grupo político que se separó de los Azov, consiguió a penas el 2.15% de los votos en 2019. Incluso Biletsky perdió su puesto en el parlamento nacional. También parece injusto tachar a todas las fuerzas militares ucranianas por un batallón de 900 integrantes, según estima la cadena Al-Jazeera.
 

No obstante, sí es verdad que los crímenes que se han venido cometiendo en el este del país por parte de ambos bandos (incluyendo el régimen de Azov) han pasado impunes. Este grave error del Estado de Derecho y de occidente, le sirvió a Rusia como tarima para lanzar su ataque.

La única forma en que este grupo se creó, fue con la exaltación del patriotismo luego de la anexión de Crimea y la injerencia rusa. Su popularidad en Ucrania es baja (lo demostró su escaso apoyo en las elecciones de 2019), pero la única forma en que ganen reconocimiento es mediante su imagen "heroica" en medio de un conflicto que ha vuelto a iniciar Putin.