fbpx

El nuevo aire de Nicolás Maduro

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, parece estar teniendo un nuevo aire y el panorama internacional le sonríe de nuevo

Nicolás Maduro

Foto: kremlin.ru

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Is Maduro Becoming Popular Again?

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, parece estar pasando por un momento oportuno. Luego de varios años de crisis políticas, sociales y aislado internacionalmente, el presidente caribeño para ahora afronta momentos más benévolos. Son varios los motivos por los que el líder chavista está tomando un nuevo aire, y que parece augurar que pasarán aún muchos más años para que un cambio en el poder en Venezuela ocurra.

Guerra en Ucrania

El conflicto armado entre Ucrania y Rusia, ha provocado el rechazo de parte de occidente de la compra de petróleo al gigante euroasiático. Esto ha hecho que los líderes mundiales busquen otra fuente para satisfacer sociedades profundamente dependientes de la gasolina y el gas.

Una de las primeras opciones es ese país controlado por el chavismo y al cuál Estados Unidos y sus aliados han intentado aislar y sancionar para poder sacar a Nicolás Maduro del poder. Sin embargo, ahora todos estos líderes occidentales deben poner en una balanza y ver el menor de 2 males: un dictador caribeño o el líder autoritario de la superpotencia nuclear que amenaza a Europa con una guerra.

Aumento del precio del petróleo

Tal vez el factor más relevante en la estabilidad económica en Venezuela, es que el principal producto de exportación del país, el Petróleo, está llegando a valores que no se habían visto desde hace varios años. El barril  del petróleo OPEP ha registrado niveles de 113 euros en este año, comparado con los 17 que llegó a bajar hace un par de años.

También te puede interesar: Infografía: Los países más "ágiles" de Latinoamérica

Esto ha vuelto a hacer apetitoso y deseable aquel oro negro del cuál Venezuela tiene las reservas confirmadas más grandes del planeta. Hoy Maduro sabe que el mundo, en especial occidente, está buscando urgentemente petróleo y el costo por barril hace que los ingresos por cada exportación sean un aliciente para la inversión y para poder calmar una economía que ha estado golpeada por décadas de malos manejos.

Apertura diplomática

Debido a la escasez de petróleo hoy en occidente debido a las sanciones a Rusia, lo cuál influye en el aumento de los precios de este, ha provocado ahora este tercer fenómeno. Hoy Estados Unidos y la Unión Europea están considerando abrir las puertas de la sociedad internacional al mandatario venezolano.

Quienes en su momento fueron sus principales "enemigos" en la diplomacia internacional, hoy barajan levantar distintas sanciones al Gobierno chavista. Aunque aún esta medida no ha sido efectiva, la suavización del discurso es evidente, y ponen la posibilidad sobre la mesa en el diálogo que ocurra entre el chavismo y la oposición.

Una oposición que contempla acercamiento con el oficialismo

Una parte de la oposición venezolana también ha considerado un cambio del enfoque en el diálogo con el oficialismo. Los grupos Alianza Lápiz, el Movimiento al Socialismo y Centrados (grupos opositores) contemplan el levantamiento de las sanciones en contra del Gobierno de Maduro.

A pesar de que hay sectores que acompañan esta iniciativa, aún el líder opositor Juan Guaidó pidió que esta medida sea dependiente de unas elecciones presidenciales.

Leve recuperación de la economía

Adicionalmente, ya sea por la dolarización de facto o por otras medidas, la economía venezolana ha estado dando indicios de mejora o, por lo menos, estabilidad que no se veían desde hace años. La frase "Venezuela se arregló" ha estado ahora en consideración. Aunque aún muchos aseguran que es demasiado apresurado, este debate hace apenas un par de años era impensado.

Incluso, ya muchos analistas consideran que este 2022 será el año en que Venezuela haya logrado salir de la hiperinflación. Este fenómeno no solo era un síntoma de la crisis económica venezolana, sino también un fenómeno que se comía de a poco los ahorros y la calidad de vida de los venezolanos.

A esto, también se le suma una leve mejoría en los índices de violencia e inseguridad. Tanto así, que en el 2021 hubo una reducción en los índices de violencia, en el que fuese considerado el país más violento e inseguro de Sudamérica. A pesar de que las cifras aún están lejos de ser las ideales, la mejoría es evidente.

Un vecindario favorable para el chavismo

A todos estos fenómenos se les suma otro sumamente importante: el péndulo político de Latinoamérica parece ser favorable a Nicolás Maduro. Chile, Perú, Argentina y Bolivia han tenido cambios de Gobierno, pasando de fuertes críticos a administraciones más benévolas. A estos se les pueden sumar los cambios en Colombia y Brasil que ambos tienen elecciones en este año y con la salida de Iván Duque (Colombia) y Jair Bolsonaro (Brasil), significaría la partida de los dos más grandes rivales de Maduro. Tal parece que varios mandatarios de la región buscarán levantar sanciones que han mantenido al chavismo alejado de la diplomacia internacional.

Todo esto parece indicar que Nicolás Maduro está teniendo un nuevo aire. Hoy por fin está sacando la cabeza para respirar, después de todos los años de acorralamiento económico, político y diplomático. Esto deja la incertidumbre de cuál será la forma indicada de retomar la democracia en Venezuela, porque ahora  el líder chavista saldrá fortalecido y un cambio político parece nuevamente una utopía.