fbpx

Estos son los facilitadores para una paz en Ucrania

Diferentes líderes mundiales se han ofrecido para mediar la paz en Ucrania. Líderes de Estado y religiosos figuran entre los más destacados.

Papa Francisco, Recep Tayyip Erdogan, Aleksandr Lukashenko y Viktor Orbán

Foto: IG-franciscus, President.az, Alexander Astafyev, Partido Popular Europeo

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: These Are the Facilitators for a Peace in Ukraine

El conflicto en Ucrania no solo ha traído trágicas consecuencias en muertes de vidas humanas dentro de las zonas de combate. Las consecuencias económicas también se han percibido a lo largo y ancho del planeta. El precio del combustible, de los alimentos, de la energía y la inflación, entre otras, son algunos efectos secundarios que se han notado en América Latina. Es por esto que ya varios líderes mundiales se han ofrecido para lograr la paz en Ucrania. 

También te puede interesar: En Francia ganó Emmanuel Macron ¿Pero a qué costo?

Papa Francisco

El líder de la iglesia católica ha sido siempre una voz en pro de las soluciones pacíficas. El Papa Francisco ha insistido en buscar una salida pacífica al conflicto en Europa del Este. Para este fin, incluso se ha intentado reunir con Vladimir Putin o viajar a Ucrania, aún sin éxito.

A su favor, el argentino tiene el respaldo de figurar como una figura neutral y que ha siempre intentado soluciones pacíficas en el mundo. Ha insistido en que la única o más rápida solución al conflicto en Ucrania es la paz. No ha hecho parte de las sanciones a Rusia y ya tiene una espalda para acercarse a otros líderes religiosos. Un ejemplo, es el caso de sus reuniones con el Patriarca Kiril, líder de la iglesia ortodoxa de Rusia y Ucrania.

En su contra está, principalmente, que en materia de religiosidad o espiritualidad la iglesia católica no tiene una gran presencia en la zona. En una región de mayoría ortodoxa, su figura no causa devoción entre las partes. Igualmente, para muchos, Francisco, la figura del Papa y el Vaticano son figuras de occidente y por ende, lo asocian al bando pro-occidental.

Recep Tayyip Erdogan

El presidente de Turquía también ha sido una figura que se ha posicionado como un posible facilitador para una paz en Ucrania. El líder turco ha ofrecido su nación como sede para conversaciones entre Vladimir Putin y Volodimir Zelensky. A favor de la figura de Erdogan es su cercanía con Putin y ser miembro de la OTAN. A diferencia de Francisco, Erdogan es una persona activa en política internacional y con suficiente influencia.

En contra tiene la poca legitimidad dentro de occidente. Su carácter autoritario y dictatorial le da la imagen de tener intereses propios. El hecho de que la misma Turquía sea potencia regional, también la hacen parte activa de las posibles consecuencias.

Aleksandr Lukashenko

El dictador bieloruso es otra figura que ha manifestado repetidamente que se ofrece como facilitador. Su cercanía con Vladimir Putin, le da la confianza al bando ruso de su posibilidad de ser garante en sede y en propuestas.

Lukashenko es, posiblemente, el mandatario más cercano al líder ruso y tiene su favorabilidad. Esto podría hacerlo sentarse a negociar en su país. Precisamente es en la frontera entre Ucrania y Bielorusia donde se han venido adelantando las fallidas negociaciones.

En su contra está lo mismo que lo favorece. Ser cercano a Putin, y tener la capacidad de convencerlo para sentarse a dialogar con su homólogo ucraniano, hace que Lukanshenko no sea visto como una figura neutral. Es el principal aliado histórico de Rusia y ni Ucrania, ni occidente ven con buenos ojos su intromisión.

Viktor Orbán

Finalmente, otra figura que hoy se erige como un posible intermediario del conflicto en Ucrania es el líder de extrema derecha húngaro, Viktor Orbán. El presidente europeo es el aliado más cercano que puede tener Putin dentro de la UE y es el único capaz de tender puentes entre ambos. Por encima de los fallidos intentos de Emmanuel Macron, Orbán puede tener una voz más conciliadora para el dictador ruso y esto lo ubica como una pieza importante al momento de iniciar diálogos.

A favor tiene que ambos bandos lo pueden ver como una figura neutral y que garantiza acercamientos. Es una figura que puede tender puentes entre la misma Unión Europea y Rusia, así como para los posibles acercamientos o vetos para Ucrania y la UE.

Poco tiene en su contra. Es una figura que puede ser adecuada para ambos bandos y servir para mediador. Sin embargo, precisamente, su cercanía con Putin ya le ha hecho recibir diferentes críticas de parte de occidente y del mismo Zelensky. El presidente ucraniano le dijo que deberá decidir qué bando tomar dentro del conflicto y que su pragmatismo puede ser visto como cercanía a un Putin, al que hoy se le está viendo su lado más expansionista.