fbpx

Argentina: ¿nuevo epicentro de la música urbana?

La industria musical de la Argentina parece estar a la vanguardia de la música urbana. ¿Qué es lo que está sucediendo?.

Bizarrap, Nathy Peluso y Trueno

Fotos: IG-bizarrap, IG-nathypeluso, IG-trueno

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Argentina: New Epicenter of Urban Music?

Durante muchos años,  Argentina fue uno de los países con mayor popularidad en cuanto al rock, conocido popularmente como “rock nacional argentino”. Se trató del primer país iberoamericano, que, después de los anglosajones, incluyó varios géneros derivados del rock and roll con elementos locales.

Por eso, desde la década de los 50, hasta mediados de los 2000, el rock nacional estuvo en auge. Agrupaciones como Soda Stereo, Los Piojos, Callejeros, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y artistas como Luis Alberto Spinetta, Charly García o Fito Páez lograron un gran reconocimiento en el país y en América Latina.

No obstante, durante los últimos años, la industria parece haber girado hacia el género urbano. Este cambio ocurrió muy rápidamente, hasta el punto de que, en la actualidad, Argentina aparece como uno de los máximos exponentes latinos de la música urbana que escuchamos.  

Lee también: Ellas mandan: el gran momento de las mujeres en la industria musical

El trap argentino: ¿nuevo exponente latino?

Para entender este fenómeno, cabe mencionar un elemento muy importante: la Batalla de los Gallos. Esta competición, que pone a competir en las calles a distintos raperos, empezó a tener una enorme relevancia en la década del 2010. En un principio, se trataba de un nicho, pero rápidamente se empezó a viralizar por Internet.

Así, algunos artistas, que en un primer momento se dedicaban al freestyle, decidieron llegar a la industria urbana y lanzar sus propios temas. Tal vez el más conocido actualmente sea Duki, que rápidamente orientó su música hacia el trap. Sus canciones tienen millones de reproducciones a escala global y se volvió un referente indiscutido del género.

Otro que también empezó con el freestyle fue Paulo Londra, quien en el 2017 empezó a competir. No obstante, cuando incursionó en la música urbana, logró batir récords increíbles. Por ejemplo, “Nena maldición” y “Adán y Eva” fueron las primeras canciones argentinas en superar las 1.000 millones de reproducciones en la plataforma.

También surgió otra figura, que de cierta manera llega a dinamitar a todos los demás: Bizarrap. Se trata de un productor musical que se hizo famoso por sus “Sessions”, espacios en los que invita a distintos exponentes de la música urbana para generarles las pistas, que luego ellos cantarán. Su formato fue un verdadero éxito.

Por ejemplo, la reciente Session #23 con Paulo Londra consiguió 44 millones de visitas en 7 días. Otra de las últimas, con Residente, está cerca de lograr los 100 millones de vistas. Después hay otras versiones, como la de Snow Tha Product (166 millones), Anuel AA (45 millones) o Nicky Jam (127 millones).

Es decir que Bizarrap también logra tener mucho contacto con los exponentes urbanos del continente, aunque siempre prioriza lo local. Y es que ahí hay uno de los secretos del éxito: el género no solamente se quedó con estas figuras, sino que constantemente van apareciendo otras realmente exitosas.

Cantantes como Nicki Nicole, L-Gante, Nathy Peluso, María Becerra, Wos, Trueno, Khea, Ecko, Neo Pistea, Cazzu, Dillom o Tiago PZK tienen millones de reproducciones en la mayoría de sus canciones. Además, si bien toda esa música puede considerarse como “urbana”, cada uno ha adoptado sus propios subgéneros, demostrando la enorme variedad musical de los artistas.

¿En qué deriva todo esto? Simple: en que en casi todo momento haya un artista argentino que encabeza el top 10 de las canciones más escuchadas a nivel local, regional e incluso, en ocasiones, en todo el planeta. Ahora bien, cabe mencionar que es un fenómeno relativamente nuevo y que la mayoría de estos artistas no tienen más de 5 años de trayectoria.

Ahí es donde la “movida urbana argentina” puede encontrar competencia con respecto a otros países. Principalmente, Colombia y Puerto Rico, que tienen artistas con mayor experiencia a sus espaldas. Por ejemplo, Maluma, Shakira, J Balvin, Sebastián Yatra, Karol G, Arcángel, Residente, Bad Bunny, Daddy Yankee o Rauw Alejandro, entre otros.

Si bien todos estos artistas cosechan millones de reproducciones en sus canciones y sus lanzamientos son todo un éxito (tal y como demostró la venta de tickets a escala mundial del “Último tour” de Daddy Yankee) hay una diferencia substancial: el género. Es decir, ambos pertenecen a la movida urbana, pero no buscan ser la misma música.

Mientras que el género urbano colombiano y puertorriqueño parece apuntar más hacia el reggaetón, Argentina tiene una orientación con base en el trap. Sí, es verdad que hay muchas canciones con bases de reggaetón y otros géneros, como el rap, el hip-hop o la cumbia, pero la música urbana argentina está generando su propia identidad alrededor del trap.

Entonces, esto significa que los artistas argentinos no vienen a rivalizar con los demás, sino que están coexistiendo de forma exitosa. Una muestra de esto es que los artistas argentinos suelen entablar una buena relación con los colombianos o puertorriqueños. En cambio, ya hemos visto cómo algunas figuras de ambos países discuten vía redes sociales (como J Balvin y Residente).

Por ende, la música urbana de la Argentina vive un excelente presente, pero habrá que esperar para ver qué ocurrirá en el futuro. Así, podemos disfrutar tanto de ella, como de los temas clásicos y modernos del reggaetón colombiano y puertorriqueño.