fbpx

La relevancia de las elecciones colombianas para Latinoamérica

La participación de varios políticos demuestra la relevancia que tienen las elecciones colombianas en la región.

bandera de colombia

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: The Relevance of the Colombian Elections for Latin America

Los colombianos tienen su próxima cita con la democracia el próximo domingo 19 de junio. Los votantes elegirán entre el izquierdista Gustavo Petro y el independiente, que tiene todo el apoyo de la derecha, Rodolfo Hernández. Ambos candidatos son poco ortodoxos para la historia democrática colombiana acostumbrada a políticos tradicionales.

Los dos candidatos que llegan con vida a la segunda vuelta han cargado las banderas del cambio, a pesar de que ambos tienen apoyos de políticos tradicionales detrás. Su poca ortodoxia y sus discursos de cambio es lo que más preocupa a los mercados internacionales. No saben con cuál candidato habrá mayor institucionalidad y estabilidad

Pese a que varios gobiernos defienden el derecho de la autodeterminación de los pueblos y prefieren no participar en la política interna de una nación vecina, las elecciones colombianas han estado marcadas por guiños, ataques e intromisiones directas por parte de políticos extranjeros.

También te puede interesar: AMLO reafirma su poder en las elecciones regionales. ¿Todo consumado para una victoria en 2024?

El primero, notorio, fue hecho por el recientemente posesionado presidente de Chile, Gabriel Boric. Precisamente durante su posesión, uno de los invitados más llamativos fue Gustavo Petro, líder del Pacto Histórico. La presencia del exalcalde de Bogotá contrastó con la ausencia del presidente colombiano, Iván Duque.

Pero esta no ha sido la única intervención en favor del candidato Petro. Hace pocos días, el actual presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, defendió al candidato colombiano debido a los ataques por parte de la crítica y la oposición. AMLO destacó la similitud del discurso del miedo que tuvo que enfrentar el líder de Morena como candidato y también el ex guerrillero del M-19.

Ahora, no todo ha sido como halago o defensa de Gustavo Petro, también ha existido una evidente intromisión en las elecciones colombianas como crítica hacia el candidato. María Elvira Salazar, congresista de Estados Unidos, aseguró que el posible próximo presidente de Colombia "es un ladrón, un socialista, un marxista, un terrorista, y está liderando las encuestas para presidente de Colombia”.

Debido a esta evidente participación política en Colombia, la pregunta es obvia: ¿Por qué son tan importante las elecciones presidenciales colombianas en Latinoamérica?

Las respuestas son varias. En materia económica, Colombia es uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos. Su exportación de petróleo, café o carbón hacen de Colombia una de las 5 potencias económicas de la región y el tercer mercado más grande, solo por detrás de Brasil y México, en Latinoamérica.

Igualmente, las elecciones en Colombia también tienen una relevancia simbólica. De ganar Gustavo Petro, habría una ratificación del giro socialista que vive la región. Con unas elecciones próximas en Brasil y con Lula da Silva como favorito, estaríamos ad portas de la primera vez en la historia en que todas las grandes potencias y economías latinoamericanas tienen gobiernos socialistas: Brasil, México, Colombia, Argentina, Chile, Perú y Venezuela.

Sin embargo, la importancia de Colombia es mayor en materia estratégica. Primero, porque es el principal productor y exportador de cocaína en el mundo. Esto hace que sea de interés principal para Estados Unidos. Igualmente, es uno de los aliados más grandes de Washington, tanto militar, como diplomáticamente. Ha servido como base de operaciones para los intereses extranjeros en Venezuela y uno de los mayores beneficiados de la ayuda internacional del país del norte.

Precisamente, Colombia también ha sido un importante protagonista en la crisis migratoria venezolana, recibiendo cerca de 2 millones de refugiados del país caribeño. También ha servido como paso de salida para líderes opositores venezolanos.