fbpx

Científicos descubren microplástico en sangre, carne y leche de animales de granja

Un estudio realizado en los Países Bajos reveló la presencia de partículas de plástico en vacas y cerdos. Esto se comprobó tanto en alimentos frescos como procesados. Entérate de cuál puede ser el alcance de lo descubierto por esta investigación.

vacas en la granja

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Joshua Radesca

Escucha este artículo


Read in english: Scientists Discover Microplastic in Blood, Meat and Milk of Farm Animals

El plástico es un material del cual la humanidad se ha servido durante largo tiempo y en diferentes ámbitos. Casi en cualquier espacio del mundo, en mayor o menor medida, hay presencia de este componente.

La sobreproducción de plástico y su inadecuado desecho es uno de los más importantes problemas medioambientales de la actualidad. Un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wide Fund for Nature) en conjunto con la Universidad de Newcastle, Australia, señala que desde el año 2000, a nivel global, se ha manufacturado tanto plástico como el que se produjo en la suma de los años anteriores.

El mismo informe explica que “más del 75 por ciento de todo ese material producido hoy se convierte en desechos. Y una buena parte de estos residuos se maneja mal”. Siguiendo esta idea, indica que “el 87 por ciento se vierte en la naturaleza, lo que genera contaminación por plásticos. Por ejemplo, si la situación sigue igual, para 2025, los océanos tendrán 1 tonelada métrica de plástico por cada 3 toneladas métricas de peces”.

La gran difusión del plástico en nuestra era no solo ha causado problemas de contaminación en diversas áreas del planeta, como en mares y tierras de cultivo. Se sabe que el microplástico, que son partículas de menos de 5 mm milímetro, suelen ser ingeridas por seres marinos y personas. Ahora, un estudio de la Universidad Libre de Ámsterdam (Vrije Universiteit en neerlandés), en alianza con Plastic Soup Foundation, ha descubierto la presencia de este material en la sangre, carne y leche de vacas y cerdos.

Se cree que la causa de ello podría estar en la alimentación, ya que se detectó plástico en el alimento granulado y triturado de estos animales. Tampoco dejan de considerarse otras vías de exposición usuales como el agua o el aire.

Las partículas de plástico acceden al torrente sanguíneo de los animales y pueden depositarse en los órganos o incluso llegar a la leche materna. De este modo, el material podría ser consumido por las personas.

El peligro del microplástico

El microplástico genera bastante inquietud en la comunidad científica porque todavía no hay datos concluyentes sobre su impacto en la salud humana. Algunos estudios apuntan que puede causar daño en las células o incidir en la aparición de enfermedades.

El microplástico proviene de diversas fuentes, como la industria cosmética y textil, artículos de pesca, desechos plásticos de uso cotidiano, entre otros. La investigación de la Universidad Libre de Ámsterdam, pone de manifiesto cómo los desechos plásticos se mueven a través de la cadena alimenticia.

“Ya sabemos que cientos de animales también tienen microplásticos en sus cuerpos, pero en vacas y cerdos, no se había descubierto antes”, indicó Heather Leslie, coautora del estudio, quien también aseguró que “si deseamos evaluar los riesgos, primero debemos saber cuál es la exposición real y cómo de tóxica es. Si estamos por encima de los valores que aún son seguros y responsables, entonces tenemos que hacer algo al respecto”.

Te recomendamos leer: ¿Solo siendo vegetariano se ayuda al planeta? Cambios en la dieta para ayudar al medio ambiente

Los datos del estudio

Para efectuar el estudio, se recogieron muestras provenientes de granjas y tiendas de comestibles. Se consiguieron concentraciones considerables de PVC, polietileno y polímeros de estireno en los animales estudiados. Otros datos que aportó la investigación es que en el 100% de las muestras de sangre de vacas y cerdos era detectable por lo menos de un tipo de plástico. También se comprobó que en 72% de las muestras de leche de cualquier tipo había microplástico. Para el caso de las carnes, la presencia de este material era del 75%.

“Este estudio plantea serias preocupaciones sobre la contaminación de nuestra cadena alimentaria con microplásticos. También está claro que los agricultores no son responsables de esto. Parece que, al menos una parte de los antiguos productos alimenticios, incluidos los de los supermercados, se transforman en alimento para ganado con empaque y todo. Esto no solo es perjudicial para el bienestar animal, sino quizás también para nosotros mismos. Lo más probable es que casi todos los bistecs y hamburguesas contengan pequeños trozos de plástico”, señaló la directora de Plastic Soup Foundation, Maria Westerbos.

Este es un estudio piloto que tomó una muestra pequeña, pero el cual, da pie a realizar investigaciones de más alcance y profundidad que brinden un mayor entendimiento del consumo de microplástico, la presencia del mismo en animales y personas, y el impacto en la salud de ambos.