fbpx

Inglaterra y Alemania favoritas para disputar final de la Euro femenina

Las anfitrionas y las germanas han sido las oncenas más dominantes del torneo de selecciones, y, además, tendrán dos días de descanso más que sus rivales. Suecia y Francia respectivamente, que llegaron con mayor desgaste a la penúltima etapa del certamen.

Jugadoras de la selección de Alemania e Inglaterra

Fotos: Marca

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: England and Germany Favorites to Play in the Final of the Women's Euro

La Eurocopa Femenina 2022 está en fase decisiva. Las cuatro mejores selecciones ya están listas para disputar desde este martes las semifinales del torneo, en las que a simple vista lucen muy fuertes la local Inglaterra y la multicampeona Alemania, sobre la tradicional Suecia y una Francia que dejó atrás la fase de cuartos de final. Esta última había sido la ‘bestia negra’ en las últimas tres ediciones.

Tras eliminar a España con mucho sufrimiento en tiempo extra y luego de una fase de grupos brillante, Inglaterra, país anfitrión, es el principal candidato a quedarse con el título por su poderío físico, por contar con las mejores estadísticas ofensivas y defensivas, y, también porque Países Bajos, monarca de la edición del 2017, ya está en casa.  

La decimotercera edición del torneo continental de mujeres se ha disputado sin la presencia de la mejor jugadora del planeta, la española del FC Barcelona Alexia Putellas. También ha visto como una de las favoritas, Noruega, se despidió en primera fase con apenas un triunfo y una goleada histórica de 9-0 que le propinó el combinado británico.

Por el contrario, Alemania y Francia, ubicados en esta ocasión en el segundo lote de favoritas, se han instalado entre las cuatro mejores. La lógica se cumplió al pie de la letra en la fase de cuartos de final, en la que avanzaron todas las líderes de grupo, pues además de Inglaterra, Alemania superó 2-0 a Austria, Suecia 1-0 a Bélgica y Francia 1-0 a Países Bajos.

Inglaterra vs Suecia

La primera semifinal tendrá lugar este martes en el estadio Bramall Lane y será la segunda prueba de fuego para las anfitrionas, ante una Suecia que, si bien es cierto no presenta el poderío de otros torneos, siempre es un rival a tomar en cuenta por su tradición, más aún cuando no llega en el papel de favorita.

Inglaterra, como se mencionó, mostró carácter en los cuartos de final, pues por primera vez en la cita se vio abajo en el marcador y, además, recibiendo su primer gol ante una España muy ordenada que le complicó el partido. Pero una vez más, las británicas ganaron terreno con su poderío físico y se apoderaron del partido hasta lograr la igualdad a los 84 minutos, gracias e Ella Toone. Luego, ganaron con una joya de gol de Georgia Stinway a los 96 en el tiempo suplementario.

Como suele ocurrir con el equipo de mayores masculino, en esta categoría Inglaterra suele quedar a deber. Sin embargo, esta es su gran oportunidad, pues cuenta con jugadoras experimentadas como las defensoras Steph Houghton y Lucy Bronze, así como la delantera Fran Kirby, y la joven prodigio del Manchester United, la ya mencionada Toone.

Por si fuera poco, las locales superaron el registro de goles anotados en una fase de grupos con 14 e igualaron la marca de menor número de goles encajados (ninguno) que ostentaba Alemania. En lo individual, Beth Mead sobrepasó el récord de goles en una fase de grupos con 5, ubicándose a uno de la marca de la competición (6), que anotó la alemana Inka Grings en 2005.

Lea también: Galería: Momentos destacados de la Copa América Femenina

También lideraron las estadísticas de la Euro con 69 disparos totales y 25 a puerta, más un alto porcentaje de 88,7% en precisión de pases. Pero enfrente, habrá un rival que no suele perder la oportunidad de llegar a lo más alto del podio.

Suecia comienza a renovar su longeva plantilla, pero sigue teniendo como principal referente a la veterana goleadora Stina Blackstenius. Aun así, se las arregló para liderar el grupo C por delante del saliente campeón neerlandés con 7 puntos de 9 posibles y una muy buena cuenta goleadora de 8-2.

Conocidas como el “Tre Kronor”, la selección escandinava ganó la primera edición en 1984 y después de allí, fue finalista en 1987, 1995 y 2001. Además, obtuvo la medalla de plata en el Mundial de 2003 y otra, más recientemente, en los Juegos Olímpicos de Tokio, por lo que estamos hablando de un escudo con oficio en estas lides.

Su entrenador Peter Gerhardsson intenta mezclar la experiencia de su nómina con el talento de la centrocampista Hanna Bennison, figura del Everton con solo 19 años. En la fase previa, superaron con cierta dificultad a la sorpresiva Bélgica gracias al agónico gol de la zaguera Linda Sembrandt.

Alemania vs Francia

Si en la otra semifinal Inglaterra es clara favorita, en esta hay un poco más de paridad, aunque la balanza se incline ligeramente hacia el lado de las germanas. Alemania se destaca por su juego colectivo y aparece en el top 3 de casi todas las estadísticas de la Euro, siendo segunda en goles anotados (11), tercera con más disparos (61), segunda con más balones recuperados (146). Además, es la única selección que aún no recibe goles entre las sobrevivientes.

Las ocho veces monarcas de la Euro no iniciaron como principales favoritas en esta versión, pero se fueron afianzando con su funcionamiento grupal liderado por la coach Martina Voss-Teccklenburg. 

Las ganadoras del grupo B con puntaje perfecto sobre la favorita España, destacan por su trío de delanteras que conforman la capitana Alex Popp, Lina Magull y Klara Buhl, pero la verdad es que su línea defensiva con Giulia Gwinn, Kathrin Hendrich, Marina Hegering y Felicitas Rauch es la que les otorga el favoritismo.

Si existe una selección con hambre de título, esa es Francia, que en mujeres suele dejar deudas en las grandes citas.  Lo positivo es que pase lo que pase, esta ha sido su mejor edición al plantarse en semifinales por primera vez. En la Euro jamás habían superado unos cuartos de final (2009, 2013 y 2017) y en el pasado mundial en casa (2019), les ocurrió exactamente lo mismo.

Los aires de revancha en las dirigidas por Corinne Deacon se reflejaron en el partido previo ante Países Bajos, rival al que superaron claramente en posesión y generación, pese a que el marcador apenas fue de 1-0 y en tiempo extra gracias al gol de penal de Éve Périsset.

Las galas se quedaron con la zona D con 7 puntos y convincentes triunfos sobre Italia y Bélgica, más un empate en la última fecha ante Islandia.  La experiencia de Wendie Renard y Marion Torrent, se mezcla muy bien con la explosividad de las atacantes Marie-Antoinette Katoto y Melvine Malard, pero, al menos hoy, no parece ser suficiente para superar a las octacampeonas del certamen.