fbpx

Lo que debes saber sobre la prohibición de productos Apple en Colombia

Una disputa judicial entre Ericsson y Apple ha frenado la comercialización de dispositivos iPhone y iPad con tecnología 5G en Colombia. Entérate de los pormenores del caso..

Productos de la marca Apple

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Joshua Radesca

Escucha este artículo


Read in english: Everything you Should Know About the Ban on Apple Products in Colombia

En las últimas semanas, Apple ha debido lidiar con inconvenientes que afectan directamente a la venta de sus dispositivos. Desde el 11 de julio, Colombia se convirtió en un país en el que, por ahora, está prohibido la venta de diversos modelos de iPhone y iPad con conectividad 5G. Así lo declaró el juez 43 Civil del Circuito de Bogotá. La razón de esto es una demanda impuesta por Ericsson para evitar que Apple comercialice productos con tecnología cuya patente les pertenece y que la empresa de la manzana mordida no ha pagado debidamente.

El fallo judicial considera que la compañía estadounidense ha infringido la patente otorgada a Ericsson en el país latinoamericano, por ello establece: “ORDENAR que Apple Colombia S.A.S., cese y desista de manera inmediata la importación a la República de Colombia de todos los dispositivos o teléfonos celulares en los que se emplee o cumpla con la tecnología protegida por la Reivindicación 13 de la Patente No. 36031”. En este mismo documento se establece la prohibición de comercialización de los productos Apple en el territorio colombiano.

Esto afecta a modelos como el iPhone 13 Pro Max, iPhone 13 Pro, iPhone 13, iPhone 13 Mini, iPhone 12 Pro-Max, iPhone 12 Pro, iPhone 12, iPhone 12 Mini, iPad Pro (11 pulgadas) y iPad Pro (12.9 pulgadas).

Una disputa 5G

La conectividad 5G que emplean la última generación de iPhone y otros productos Apple, se sirve de una licencia cuya propiedad es de Ericsson, por ello, la empresa estadounidense debe pagar para utilizar dicha tecnología en sus dispositivos.

Las dos compañías tenían un acuerdo de 2015 con una duración de 7 años. Desde que venció, Apple ha dejado de pagar regalías, ya que no considera que sea adecuado el monto exigido por la licencia. Esto llevó a que hace unos meses, el tecnológico sueco presentara en los Estados Unidos dos demandas contra la empresa de Cupertino por infracción de patentes.

El eje central de la disputa está en el precio de la licencia. Apple busca pagar el mínimo posible y la empresa sueca presionar para conseguir la mejor compensación por su tecnología. El altercado entre Ericsson y Apple posee escala mundial, la empresa europea ha adelantado acciones judiciales en países como Alemania, Reino Unido, Bélgica, Brasil y Estados Unidos, con la intención de detener la importación y venta de productos Apple con conectividad 5G. Colombia es el primer país donde prosperan estas acciones.

Por su parte, Apple acusó a Ericsson de presentar demandas a escondidas y sin previo aviso en Colombia con el propósito de forzarlos a abandonar la disputa llevada a cabo en Texas entre ambas partes por la licencia de patentes.

En declaraciones para un medio web, Apple afirmó que: “Siempre estamos dispuestos a pagar un precio justo por la tecnología que se utiliza en nuestros productos. Desafortunadamente, Ericsson se ha negado a negociar los términos justos para renovar la licencia cruzada de patentes que hemos tenido desde hace tiempo y, en cambio, optó por demandarnos alrededor del mundo en un intento de obtener regalías excesivas. Consideramos que la reciente decisión basada en una patente colombiana es injusta y hemos apelado”

Lea también: Infografía: ¿Por qué te debería preocupar la recolección de datos de TikTok?

Tras el fallo en Colombia, Apple buscó que Ericsson fuera sancionado en los Estados Unidos, exigiendo que se le indemnizara por los daños y pérdidas que ocasionó la prohibición de comercialización de sus dispositivos. Sin embargo, la corte de Texas encargada del caso rechazó este pedido.

El incierto futuro

Esta es una disputa de idas y venidas. Los expertos indican que, en este momento, ambas compañías se encuentran en una situación compleja, ninguna tiene la victoria asegurada. También exponen que es difícil augurar si el desacuerdo se terminará zanjando por vía judicial o mediante un acuerdo privado.