fbpx

¿Más que Tiger Woods? Estos son los cuatro millonarios de la industria del golf

Un deporte que cada vez produce cifras más altas y que lo hace una disciplina muy rentable en medio de un proceso de cambio por la nueva inversión saudita. Conozca cuáles son los deportistas más favorecidos con esta situación.

Deportista de golf en un lanzamiento

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: More than Tiger Woods? These Are the Four Millionaires in the Golf Industry

La principal razón parece estar en la Liga Saudí, una competición que no solamente trajo polémica en el golf, sino que también, a raíz de sus premios codiciados, hizo que cambiara la lista de golfistas mejores pagados del mundo. Hoy son cuatro los golfistas, bastante por delante del resto de colegas e incluso de algunos nombres famosos en otros deportes.

El mencionado evento, conocido como torneo separatista LIV Golf, es propiedad del fondo soberano de Arabia Saudita y se cimienta en una riqueza de 620 mil millones de dólares, así como en varios atractivos. Por ejemplo, es más rápido que el PGA con un formato de 54 hoyos que se disputan en tres días. Ha cambiado la esencia del deporte, pues permite música a todo volumen antes del primer golpe. Eso sí, es menos frecuente que los PGA.

Todo apunta a que en los dos próximos años este formato será más rico y se consolidará definitivamente. El gobierno de Arabia Saudita inyectará un estimado de 2,4 mil millones de dólares en el LIV con el objetivo principal de atraer a los principales talentos del circuito. La competición aumentó en un estimado de 370 millones las ganancias de los diez golfistas mejor pagados desde mayo, elevando su valor a 650 millones. Una propuesta irrechazable.

Felices y muy bien pagados

“Quería ser parte de algo desde cero”, manifestó el ganador del US Open 2020 Bryson DeChambeau a Forbes Argentina, cuando se unió en junio a este nuevo torneo. “Los recursos, el tiempo, el descanso y luego el factor de disfrute fueron la razón por la que quise y pude dar ese salto”. De Chambeau obtendría más de 125 millones de dólares como garantía del LIV, la mitad de los cuales, se estima, recibió por adelantado.

Específicamente, fue ese pago de 62 millones de dólares el que llevó al mencionado golfista al número 3 del ranking de los mejor pagados del mundo, con ganancias totales antes de impuestos de 86 millones de dólares en los últimos 12 meses, y que además lo ubican como el undécimo atleta mejor pagado del planeta, por delante del futbolista Tom Brady, de la NFL. Sin embargo, hoy ya no lidera ese selecto podio.

La propia Revista Forbes, asegura que Phil Mickelson, que contradictoriamente no atraviesa su mejor momento deportivo, ingresó a su cuenta cerca de 138 millones de dólares en el último año, sobrepasando al futbolista Lionel Messi, quien percibe actualmente 130 millones.

De esos casi 200 millones de dólares que tendría asegurados Mickelson por entrar en LIV Golf, “Lefty”, al igual que De Chambeau, ya habría percibido la mitad de ese monto, con lo cual acompañaría a su colega Tiger Woods como uno de los deportistas que superaron la histórica barrera de los mil millones de dólares en premios.

Lea también: 7 jugadores de élite que regresaron al fútbol sudamericano

Si se toman en cuenta los ingresos por premios y patrocinio obtenidos justo un año antes de junio de 2022, la lista más actualizada es la que encabeza Tiger Woods con 68 millones de dólares, con notable diferencia sobre Phil Mickelson que era segundo con 45, 3 y sobre Rory McIlroy, quien cerraba el podio con 41, 5. El cuarto puesto era para Dustin Johnson, quien en algún momento también ocupó la tercera casilla.

Pero si hablamos solo por este 2022, el ranking cambia notablemente, pues los golfistas mejor pagados, luego de Mickelson, son Dustin Johnson (US$ 97 millones), el ya mencionado DeChambeau (US$ 86 millones), Brooks Koepka (US$ 69 millones) y Woods (US$ 68 millones). Según explicó Forbes, la lista rastrea las ganancias entre el 3 de julio de 2021 y el 3 de julio de 2022, coincidiendo con la finalización del John Deere Classic del PGA Tour y el Portland Invitational de LIV Golf.

La respetada publicación, edición de Argentina, concluyó que las cifras de ganancias en el campo incluyen bonificaciones y premios en metálico, además, de los mencionados pagos por adelantados, que cambian según la categoría del golfista. Por ejemplo, los jugadores LIV de nivel superior reciben la mitad de sus garantías por adelantado, mientras que los de nivel inferior reciben sumas inferiores.

El lado negativo

Pero todo esto no puede ser tan perfecto, algún detalle rojo debe tener, y sí, lo tiene. La PGA no puede seguir sosteniendo membresías a quienes han desertado. Por eso, no más PGA Tour, ni Players Championships y no más competencia internacional en la Ryder Cup. Hoy lucen menos atractivas, pero siguen siendo las competencias de solera y tradición. Algo similar a lo que podría ocurrir en el fútbol con la Champions League y la Superliga.

De todos modos, es preciso aclarar que los golfistas respaldados por Arabia Saudita aún pueden competir en el Masters y en los otros tres grandes premios del golf, puesto que ninguno está dirigido por el PGA. Competir en ambos frentes amplía su margen de ganancias.

Si bien el golf de élite no es la NFL, la NBA, el fútbol internacional o las carreras de caballos -especialidades de gran alcance internacional-, es una disciplina en la que se mueven con mucha fuerza las apuestas, acciones a través de las cuales los golfistas ganan dinero.

Los méritos de los adinerados

Mickelson está en su mejor año económicamente hablando. Con 50 años a cuestas, su nombre sigue apareciendo entre los golfistas más populares del mundo. Su reputación está muy bien ganada y recientemente confirmada con su título en el Campeonato de la PGA, para ser oficialmente el golfista de mayor edad en ganar un torneo de esa relevancia.

En la lista de los mejor pagados hay un detalle que distingue a Dustin Johnson por encima del resto, y es que es el que tiene mayor cantidad de premios en metálico hasta el momento. Johnson se llevó en 2021 el día de pago más grande de su carrera cuando ganó $ 15 millones por adjudicarse el campeonato de la gira y la Copa FedEx.

Woods había ganado un total de 62,2 millones de dólares, de los cuales 62 millones estaban fuera de curso y 191.000 dólares en premios. Pese a su inactividad debido a un trágico accidente automovilístico a principios de año, sorprendentemente, sigue en la carrera por ser el golfista mejor pagado, apoyado en su popularidad en la población adulto joven. Sus armas son la dedicación y la técnica.

Poco hemos hablado de Rory McIlroy, quien ganó $ 32,8 millones, con $ 4,8 en premios y los otros $ 28 millones como ganancias fuera de curso. Nunca pasa desapercibido el norirlandés, pese a que gran parte de sus ganancias provienen de inversiones y no del golf. McIlroy es el director de la firma de capital riesgo ‘Symphony Ventures’ con sede en Dublín.