fbpx

No solo son ucranianos los que huyen de Vladimir Putin. Rusos migran por guerra en Ucrania

Una nueva crisis migratoria proveniente del oriente de Europa se suma a la lista de desplazamientos a las que se enfrenta el occidente del continente. Luego de la ola ucraniana, se asoma a la vista la migración rusa a causa de la Guerra en Ucrania orquestada por Vladimir Putin.

militares rusos

Foto: Kremlin.ru

LatinAmerican Post | David García Pedraza

Escucha este artículo


Read in english: It is not only Ukrainians who are fleeing from Vladimir Putin. Russians migrate due to war in Ukraine

La ofensiva rusa contra Ucrania iniciada en febrero de este año ha mantenido un ‘Status Quo’ hasta ahora, en donde solamente los soldados profesionales y combatientes voluntarios le han hecho frente a los intereses gubernamentales de Kiev y Moscú. Sin embargo, todo parece cambiar con el reclutamiento de varios hombres por parte del Kremlin.

El llamado de Vladimir Putin a convocar 300 mil reservistas debido a un posible escalamiento del conflicto con la vecina Ucrania ha hecho que miles de familias, en especial hombres entre 20 y 40 años, busquen huir de Rusia. La mayoría no tiene intención de participar en una ofensiva contra su misma gente, haciendo referencia a que los pueblos ruso y ucraniano tienen un mismo origen a pesar de sus nacionalidades.

Varios analistas, como Alex Lord, de la firma de análisis estratégico de Londres Sibillyne, expresan que aunque Putin tenga en su poder a los 300 mil combatientes extra, la fuerza militar rusa no está capacitada para formar a toda esa cantidad de hombres en un mínimo de tiempo. Esto no ha detenido al presidente ruso en su plan de acaparar cantidad primando sobre la calidad de sus militantes.

Le puede interesar: Rusia: Vladimir Putin y su apuro por aumentar o terminar el conflicto

La migración como método de supervivencia

Finlandia, Mongolia y Georgia, son los países en donde más rusos han llegado en los últimos días para buscar un lugar seguro mientras buscan un mejor destino.

Presenciando el inicio de esta ola migratoria, desde Finlandia, su presidente, Sauli Niinistö, comunicó que finalizando la última semana de septiembre, el país no permitirá la entrada a turistas rusos sin importar si cuentan con una visa de ingreso. Por su parte, Mongolia ha informado, según AFP, que han ingresado 3.000 rusos desde hace menos de diez días a su territorio de manera legal, haciendo hincapié en que el 84% son hombres y, el restante, mujeres y niños. Por ahora, el gobierno mongol no ha emitido un comunicado de control en la frontera.

El punto máximo de concentración de entrada de migrantes rusos se ha visto en Armenia y Georgia, estos dos países no exigen visa a los ciudadanos rusos y permiten que estén durante un año sin problema alguno en sus territorios. No obstante, Georgia ha sido el refugio escogido por la mayoría de rusos debido al constante conflicto que existe entre Armenia y Azerbaiyán desde 1988 y que se ha escalado a partir del 2020 por la disputa del territorio de Nagorno-Karabaj.

Georgia, un país que había pertenecido a la Unión Soviética y que cuenta con dos territorios separatistas (Abjasia y Osetia del Sur) ha sido el destino más apetecido para los migrantes rusos, no solo por su cercanía, sino porque el gobierno de este país no se ha pronunciado a favor ni en contra del conflicto entre Rusia y Ucrania. A pesar de que la población georgiana esté a favor de Kiev, el gobierno de Tiflis es cauteloso, ya que Rusia reconoce la independencia de los dos territorios separatistas y los mantiene en constante protección militar desde Moscú. El gobierno de Georgia teme que, en caso de apoyar a Ucrania, se inicie una guerra civil en su nación.

La oficina de estadísticas de Georgia comunicó recientemente que 50 mil rusos han llegado a su país desde el inicio del conflicto en febrero y 40 mil han llegado a la vecina Armenia. Es tanta la congestión vehicular presentada en los últimos días que uno de los ministerios locales rusos, cerca de la frontera con Georgia, ha exhortado a los ciudadanos rusos a no viajar al país vecino por las dificultades de movilidad que hay en el puesto de control.

Restricción a la libertad de expresión y a decir ¡No!

La ONU ha manifestado que 2400 personas en Rusia han sido detenidas por expresarse en contra de la ofensiva contra Ucrania. Sin embargo, admiten que esta cifra podría ser mucho mayor, ya que la transparencia de las entidades rusas no es muy confiable. La región que más ha tenido choques con las fuerzas de control ha sido Daguestán, limítrofe con Georgia y Azerbaiyán.

La portavoz de la oficina de Derechos Humanos de la ONU, Ravina Shamdasani, ha dicho que se debe comunicar a la ciudadanía rusa de que no se puede ser obligado a participar en una guerra, dado que existe la ‘objeción de conciencia’, artículo legitimado en las normas internacionales sobre derechos humanos. Infortunadamente, muy pocas personas conocen la existencia de esta cláusula.

Por medio de redes sociales, desde diversas partes de Rusia, se han evidenciado casos en donde a padres de niños pequeños y a personas que no cuentan con situación militar definida los reclutan a la fuerza a pesar de haber dado su negativa a pertenecer a los reservistas, informa el medio La Tercera de Chile.

Los que dicen ¡Sí!

Por el vasto territorio que tiene Rusia, la mayoría de los hombres reclutados llegan de las regiones orientales más apartadas del país, ubicadas en Siberia y la península de Kamchatka. Su posición afirmativa se atribuye a la carencia de información del conflicto y a la pertenencia por su nación.

También desde Chechenia, comenzando por el líder de esta región, Ramzan Kadirov, aprueban el actuar ruso frente a Ucrania, por lo cual se ha instado a la población masculina perteneciente a las fuerzas de seguridad rusas a combatir por su país, aun así, Kadirov no considera oportuno enviar a reservistas sin entrenamiento calificado.

Según Mark Hertling, ex general del ejército de Estados Unidos, el entrenamiento ruso es muy pobre comparado con el que Ucrania posee gracias a las ayudas militares internacionales. Esto pone en riesgo una futura victoria rusa, pesa al aumento de los reclutas.

Es posible que durante las próximas horas se conozcan más atropellos por la negativa de Vladímir Putin a dialogar. Rusia y su población ha comenzado a despertar en medio de una coyuntura difícil de sobrellevar para este país y un continente entero.