fbpx

"Monstruo": los posibles asesinos seriales que le seguirán a Jeffrey Dahmer

Netflix hizo oficial la renovación por dos temporadas más de su serie antológica "Monstruo". ¿Quiénes podrían ser esas próximas figuras monstruosas que reemplacen a Jeffrey Dahmer?

Fotograma de la serie 'Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer'

Foto: YT-Netflix

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: "Monster": the Possible Serial Killers that Will Follow Jeffrey Dahmer

Cuando se estrenó "Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer" a finales de septiembre, ni los creadores, Ryan Murphy e Ian Brennan, ni tampoco Netflix, se imaginaron la magnitud del éxito que tendría. Y es que lo que empezó como una simple miniserie de 10 capítulos ahora se convertirá en una serie de antología, que fue renovada por otras dos temporadas. Dicho en otras palabras, el streaming le abre aún más las puertas a los asesinos seriales.

Pero quienes conocen la filmografía de Murphy saben que la buena recepción de sus proyectos se debe a su talento y creatividad. Desde hace una década nos ha regalado historias tan crudas como oscuras, y no hay mejores ejemplos que lo visto en "American Crime Story", "American Horror Story", y más recientemente "The Watcher". Si bien es difícil de explicar, el morbo que generan las figuras monstruosas en la sociedad se traduce en millones de vistas.

Lo cierto del caso, con "Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer" ha iniciado una era particular que pudiera extenderse a otras plataformas de streaming, todo debido a Netflix. Este tipo de historias en las que se presentan las atrocidades cometidas por asesinos seriales, por muy descabelladas que parezcan, son atractivas para los espectadores. Aunque, cabe aclarar, gran responsabilidad de ello se debe a las magníficas actuaciones de sus protagonistas.

En cuanto a números, la primera temporada de “Monstruo” fue tan inesperado como exitoso. Según cifras anunciadas por Netflix, en su semana de estreno acumuló 196,2 millones de horas vistas, que luego aumentaron a 299,84 millones de horas vistas a la semana siguiente, manteniéndose así en el primer puesto de la plataforma. Al final, tras su primer mes, superó los 800 millones de horas vistas, para de esa manera convertirse en la segunda serie original de Netflix más vista en su historia.

Lee también: "My Policeman": Harry Styles y el retrato de ser gay en la Inglaterra de los 50

Los próximos posibles asesinos en "Monstruo"

Ya sea en series, documentales o películas, la industria del entretenimiento no ha dejado de darle protagonismo a esas figuras monstruosas. Ya no sorprende que a estas alturas sigan estrenando producciones de ese estilo, pues sucede todo lo contrario, atraen a una buena cantidad de audiencia. Las historias de individuos como Ted Bundy, Andrew Cunanan, Charles Manson o Ed Kemper ya son mundialmente conocidas por este fenómeno televisivo, pero ellos solo son la punta del iceberg.

Hasta los momentos, son muy pocos los detalles que se saben sobre las próximas dos temporadas de "Monstruo". No obstante, el propio Ryan Murphy aseguró que llevará al streaming a aquellos asesinos que impactaron de gran manera a la sociedad. La lista de candidatos es tan extensa como atroz. ¿Cuáles historias llevará Netflix a su catálogo? Acá algunos nombres.

John Wayne Gacy

Tiene todos los números para protagonizar la segunda temporada. La razón es obvia, ya que en el último episodio de "Monstruo" apareció en los primeros minutos, mostrándonos cómo era su modus operandi con sus víctimas. Por lo tanto, podría decirse que Ryan Murphy nos regaló un adelanto de lo que estará por venir próximamente.

Entre los apodos de Gacy están «Pogo, el payaso» y «el payaso asesino», pues solía trabajar como payaso en fiestas infantiles y benéficas. Entre 1972 y 1978 violó, torturó y asesinó a más de 30 jóvenes y niños, cuyos cuerpos enterró en el jardín y el sótano de su casa. Fue sentenciado a muerte por inyección letal en 1994.

David Berkowitz

Un toque característico en las producciones de Ryan Murphy es lo sobrenatural. El caso del «hijo de Sam» es famoso en la cultura estadounidense por eso mismo. El propio Berkowitz confesó que cometió los homicidios porque se lo había ordenado un demonio que había poseído al perro de su vecino. A eso habría que sumarle que, según él, varias de sus víctimas fueron asesinadas por una secta satánica a la cual pertenecía.

Berkowitz protagonizó una de las mayores persecuciones policiales de Nueva York entre 1976 y 1977. No solo provocó varios incendios en la ciudad durante esa época, sino que también asesinó a seis personas en varios tiroteos. Tras su arresto, fue condenado en 1978 a seis cadenas perpetuas, las cuales está cumpliendo en un centro de máxima seguridad. En la serie de Netflix "Mindhunter" es entrevistado de manera ficticia en su segunda temporada.

Samuel Little

Hace apenas diez años que la policía de Kentucky logró arrestar a Little en un refugio para indigentes, para luego trasladarlo a California, donde lo condenaron por el asesinato de tres mujeres. Sin embargo, eso se trataba solo del comienzo, ya que tras investigaciones del FBI lograron vincularlo a más homicidios, un total de 60 de los 93 que confesó al estar tras las rejas.

Su modus operandi era sencillo. Se ganaba la confianza de sus víctimas, mujeres jóvenes, pobres y con problemas de adicción, para luego violarlas y estrangularlas. A lo largo de más de tres décadas, Little hizo de las suyas en 14 estados del país norteamericano. Fue condenado a cadena perpetua y falleció en prisión de causas naturales en 2020.

Dennis Rader

Apodado como «BTK» (siglas en inglés de atar, torturar y matar), Dennis fue un asesino en serie que le quitó la vida a 10 personas entre 1974 y 1991. Sus primeras víctimas fueron una familia de cuatro miembros, dos de ellos niños, a los cuales mató con su modus operandi. Logró pasar desapercibido tras esconderse bajo una apariencia de respetado líder de una congregación religiosa.

Sin embargo, su deseo por la fama lo llevó a escribir cartas burlonas a la policía y la televisión, algo que impulsó mucho más la investigación y su posterior arresto en 2005. Una vez tras las rejas, confesó todos sus asesinatos y las fantasías sexuales que lo impulsaban a ello. Aunque evitó la pena de muerte, actualmente cumple cadena perpetua en Kansas.