fbpx

No solo es Catar. Países violadores de derechos que quieren albergar los próximos mundiales

El actual mundial de Catar ha sido blanco de críticas por la sistemática violación de derechos humanos a trabajadores extranjeros y a personas de la comunidad LGBT+

Marruecos y Arabia Saudita

Fotos: Pixabay

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: It's Not Just Qatar. Rights-Violating Countries that Want to Host the Next World Cups

La máxima fiesta futbolística del planeta, el mundial de fútbol de la FIFA, hoy se ve empañado por los escándalos que rodean a la sede. Denuncias de violación de derechos humanos, en especial a las mujeres, la comunidad LGBT+ y a los trabajadores extranjeros, se han hecho públicas desde el momento en que la Federación Internacional de Fútbol y Asociados (FIFA) le otorgó al pequeño emirato la oportunidad de ser el organizador del mundial de 2022.

Pese a los escándalos que también acompañan posibles sobornos y corrupción, este no es el único mundial acompañado con serias denuncias. Hace 4 años, en Rusia, también existían denuncias de violación de derechos humanos, persecución política a opositores, y leyes discriminatorias contra la comunidad LGBT+. Igualmente, en el pasado también quedan mundiales organizados en países en dictadura, como el mundial de Argentina en 1978 o el mundial en la Italia fascista de Mussolini en 1934. 

Bien lo dijo en su momento Jerome Valcke, alto funcionario de la FIFA, luego de experimentar demoras en la organización del mundial de Brasil 2014: “Va a sonar loco lo que voy a decir, pero menos democracia a veces es mejor para organizar una copa del mundo”. Parece que este comentario fue el criterio por el que se organizaron los próximos eventos en países con bajos índices de democracia: Rusia y Catar. Uno, una oligarquía que tapa con unas elecciones sin derechos políticos y la otra una monarquía religiosa absolutista.

Pero, más allá de Catar, hay otros países con serios cuestionamientos democráticos y de derechos humanos que también aspiran a organizar una copa del mundo en el futuro. Además del mundial de 2026, cuyos anfitriones serán Estados Unidos, Canadá y México. Cada uno de estos países cuenta con sus polémicas, ya sea en mayor o menor medida. Por un lado, Estados Unidos mantiene su prisión en Guantánamo, donde hay denuncias de violación de derechos humanos; o violencia racista que ha cobrado la vida de miles (si no millones) de afroamericanos a manos de la policía; o los tiroteos y masacres asociados a la facilidad de conseguir armas.

Además, Canadá aún hoy lo atormentan los fantasmas del pasado en su trato con las comunidades indígenas (primeras naciones, como se les conocen) que terminó en la constante violación de derechos humanos y posible genocidio. Igualmente, hoy empresas canadienses están acusadas de violación de leyes que terminan afectando al medio ambiente y a comunidades. O los difíciles problemas de México en materia de seguridad relacionada con el narcotráfico. Pero también los feminicidios sistémicos o la desigualdad y pobreza extrema.

Mundial de 2030

Para el mundial de 2030, aún no se ha elegido una sede, pero ya hay varias candidatas. Sin embargo, dentro de estas, hay varias con profundas denuncias, Por un lado, está la candidatura de Marruecos. Human Right Watch ha recopilado las formas en que el reino de Marruecos viene suprimiendo y persiguiendo a opositores. En el informe de 129 páginas, titulado “They'll Get You No Matter What: Morocco’s Playbook to Crush Dissent” (“Te atraparán pase lo que pase: el libro de tácticas de Marruecos para reprimir la disidencia”), se documentan tácticas, para crear un sistema de represión que silencia a críticos. Dentro de las denuncias están juicios injustos, y ataques en medios de comunicación.

También te puede interesar: El ajedrez político en Catar 2022: Entiende todo el conflicto político que se juega en el mundial 

Estas denuncias ocurren especialmente en la parte occidental de lo que muchos conocen como Marruecos. Esa área en el extremo noroccidental de África, que también se le conoce como Sahara Occidental, es un territorio no reconocido por la mayoría de países como una nación independiente, sino parte de Marruecos. No obstante, los Saharauis exigen la independencia del país y es acá donde la mayoría de denuncias de violaciones de derechos humanos ocurren.

Arabia, Egipto y Grecia

Por otro lado, otra candidatura controvertida es la que pretende unir 3 continentes: Arabia, Egipto y Grecia (Asia, África y Europa). Dentro de este triplete, están 2 de los países con mayores denuncias de violación derechos humanos.

Arabia se lleva el primer puesto. Casi se podría decir que cumple con las mismas denuncias que hoy tiene Catar: leyes profundamente discriminatorias contra personas LGBT+, contra las mujeres y contra la población migrante. Sin embargo, varios expertos consideran a Arabia Saudita como mucho más radical que Catar. Igualmente, es una monarquía que constriñe y persigue a opositores. Incluso, aún está fresco el caso del periodista saudí-británico Jamal Kashoggi en 2018, quién entró a la embajada de Arabia Saudita en Estambul para renovar su pasaporte, y nunca más salió. Se cree que fue asesinado y desmembrado dentro del recinto. El hecho parece haber sido ordenado bajo el consentimiento de los más altos mandos del gobierno saudí.

Por su parte, Egipto también cuenta con varias denuncias que harían polémica la elección de estos 3 países como sede. Hoy, el presidente egipcio, Abdelfatah el Sisi, es denunciado por querer implementar un régimen autocrático y persecución política a los opositores. Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, dijo que ”Las autoridades egipcias han creado la Estrategia Nacional de Derechos Humanos como una brillante tapadera de sus incesantes violaciones de los derechos humanos, pensando que así engañarían al mundo de cara a la COP27. Pero a la cruda realidad de su notorio historial de derechos humanos no se le puede lavar la imagen con un truco de relaciones públicas”.

Así las cuentas, posiblemente todas las candidaturas para el mundial de fútbol de 2030 en adelante cuentan con lunares. Sin embargo, hay unos claros casos que tienen una situación aún más complicada.