fbpx

Messi a la MLS: ¿Cómo les fue a otras superestrellas que pasaron por allá?

Varios periodistas deportivos rumoran la posible llegada de Lionel Messi al Inter de Miami para la próxima temporada. ¿Es la MLS un cementerio de superestrellas o una liga competitiva?.

Lionel Messi

Foto: IG-leomessi

Paula Andrea Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Messi to MLS: How Was the Performance of Other Superstars in the United States?

Bombazo en el fútbol mundial luego que el diario inglés “The Times” asegurará que Inter de Miami está cerca de llegar a un acuerdo con el actual jugador del PSG, Lionel Messi. De acuerdo con este medio, el capitán de la Selección Argentina estaría listo para firmar contrato una vez finalice su participación en el Mundial de Catar, donde la Albiceleste compite por su tercer título. 

Si esto llega a hacerse realidad, Messi podría hacer historia al convertirse en el futbolista argentino mejor pagado de la historia de la MLS de los Estados Unidos, con una cifra que superaría los 14 millones de dólares.

Lee también: Un nuevo "revés" para Gerard Piqué. Críticas para uno de sus negocios 

Desde que se empezó a disputar la primera temporada de la MLS (Major Soccer League), en el año 1996, luego de haber sido fundada tres años atrás, han sido varias las superestrellas que han llegado al fútbol estadounidense. Este equipo se ha apalancado de contratar grandes figuras no solo para mejorar el nivel de la competencia, sino además para promocionar la imagen de esta liga a nivel mundial.  

¿Cómo les ha ido a los futbolistas que triunfaron en otros continentes al llegar al país norteamericano?

David Beckham, quien sigue vinculado a la MLS como uno de los propietarios del Inter de Miami, equipo que está detrás del talento del rosarino, significó un bombazo cuando se anunció su llegada al fútbol estadounidense. El británico llegó a Los Ángeles Galaxy en 2007, donde recibió algunas distinciones a nivel individual. También logró conquistar dos títulos de la MLS (2011 y 2012). Sin embargo, el inglés, a diferencia de muchos, decidió retirarse posteriormente en el PSG. 

Actualmente, se considera que Beckham partió la historia de la MLS en dos, pues él fue la puerta de entrada para que grandes figuras llegaran a la liga norteamericana. Además, es el futbolista con más camisetas vendidas en la historia de la liga. 

Después llegaría Zlatan Ibrahimović, quien disputó solo dos temporadas en la MLS vistiendo los colores también de Los Ángeles Galaxy, donde disputó 58 partidos, anotó 53 goles, pero no logró títulos y aunque fue elegido mejor jugador del año en dos ocasiones, el delantero decidió regresar al Milán, asegurando que “era demasiado bueno para la liga”. ¿No hay nivel?. 

Otro futbolista que pasó por el fútbol estadounidense fue Kaká, ganador del Balón de Oro en 2007, quien llegó al Orlando City en el año 2014, que en ese momento era una franquicia nueva en la liga. Una oportunidad perfecta para darse a conocer llevándose a una figura mundial. De hecho, en ese momento, el brasileño era el jugador que más ganaba en la MLS con más de 7 millones de dólares. Sin embargo, su llegada no significó títulos para el club, donde anotó 25 goles en 78 partidos. 

Por su parte, Wayne Rooney, quien se retiró del fútbol recientemente en 2021, es uno de los jugadores más recordados en Estados Unidos en su paso por el DC United. En 2018, año en que llegó al equipo de Washington, terminó como MVP y máximo goleador del equipo, con un total de 12 tantos en 21 juegos. 

La llegada de Rooney al DC United posicionó al equipo a nivel competitivo y de marca, pues generó cerca de 4.5 millones de dólares a partir de impresiones obtenidas en las redes sociales, televisión y transmisiones de partido en el año de su llegada.

 Otro icono del fútbol europeo, campeón mundial con Alemania, pasó por Chicago Fire de la MLS. Se trata de Bastian Schweinsteiger, quien no logró conquistar títulos en su paso por el fútbol estadounidense, pero es recordado por llevar al equipo de Illinois a los playoffs. En 2019, Schweinsteiger declaró que la calidad de vida y el hecho de poder salir tranquilo a la calle sin que nadie le pida fotos, fue una de las razones por las que escogió Estados Unidos. 

Didier Drogba se inmortalizó en la historia de la MLS desde su llegada al Montreal Impact donde consiguió el hat trick más rápido de un debutante, en su primer partido desde el once inicial. El delantero costa marfileño no ganó ningún título, pero anotó 21 goles en 43 partidos. Posteriormente, se retiraría en Phoenix Rising, también del país norteamericano.

Uno de los que sí ganó títulos en territorio estadounidense fue Thierry Henry. Jugó en los New York Red Bulls, donde fue considerado uno de los jugadores más valiosos de la MLS en su momento. El francés anotó 52 goles en 135 partidos y fue campeón dos veces de la Conferencia Este de la MLS con su equipo, en donde se retiró como profesional en 2014.

Una de las más recientes incorporaciones a la liga estadounidense es la llegada de Gareth Bale. El galés ya se ha ganado el corazón de los hinchas de Los Ángeles FC, pues el equipo consiguió la MLS Cup al derrotar a Philadelphia Union en una tanda de penaltis que él mismo forzó después de empatar el partido en los últimos instantes de la prórroga.

La Major Soccer League ha basado su estrategia de crecimiento llevando a grandes figuras mundiales para que el mundo volteé a ver a esta potencia mundial, es cierto. Sin embargo, si bien la llegada de Messi puede significar un incremento con respecto a patrocinios, hinchas, un golpe de autoridad y todo lo que el argentino puede suscitar, la MLS ha demostrado que desde antes está trabajando en el crecimiento de la competencia. 

Ahora, con el posible fichaje de quien es considerado uno de los mejores jugadores de la historia, la liga de uno de las potencias mundiales busca conquistar el deporte más grande del mundo, con 4.000 millones de posibles fanáticos. Como muestra, solo la llegada de Messi al PSG con la “Messi Manía”, significó un récord de ventas con 832 mil camisetas en 24 horas, además de los millones de seguidores que el equipo francés ganó en sus redes sociales.

Sin duda esta es una liga que se creó para crecer, una muestra de esto es que en 1996 inició con 10 equipos y hoy ya son más de 23 franquicias las que conforman esta competencia en donde muchas superestrellas han dejado huella y son recordados por su aporte.

Estados Unidos ya no es solo el destino que los futbolistas escogen para retirarse, se ha vuelto un espacio competitivo, en expansión, donde los clubes también han estado contratando jugadores muy jóvenes con talento, buscando incrementar la competencia y conseguir más objetivos.