fbpx

Inteligencia artificial: ¿oportunidad o amenaza para la industria del entretenimiento?

La inteligencia artificial gana terreno en el mundo artístico y aunque para algunos facilita varias tareas, otros mantienen sus reservas al respecto.

mano de inteligencia artificial

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | Julián Gómez

Escucha este artículo


Read in english: Artificial Intelligence: Opportunity or Threat for Entertainment?

Con el confinamiento que provocó la pandemia, las industrias creativas buscaron alternativas para seguir monetizando durante esta época. Esto generó que el avance de las herramientas de la IA (inteligencia artificial), realidad aumentada y realidad virtual fuera más acelerado y progresivo.

Cada una de las áreas del arte ha sido transformada por estas tecnologías innovadoras. En la literatura se vio cómo la plataforma ChatGPT ha sido capaz de crear poemas sobre los temas que el usuario le sugiera. Dall-E es otra herramienta de AI que genera imágenes derivadas de una descripción hecha por el usuario. Entonces, cualquier persona que pida una jirafa con casco de astronauta en un estadio de fútbol tendrá varias versiones de dicha descripción.

Esta herramienta y otras parecidas han hecho que los artistas las critiquen de manera visceral. Más allá del debate de la democratización del arte con esta aplicación, ellos señalan los vacíos que hay con los derechos de autor debido a que muchas imágenes se inspiran de sus estilos.

Tanto GPTChat como Dall-E son plataformas generadas por Open AI, compañía que fomenta la IA y que es codirigida por el magnate de la tecnología, Elon Musk. En ella también invierten los fundadores de otras plataformas digitales como LinkedIn o Paypal.

Inteligencia artificial en cine

Además de formatos como el de la realidad virtual, que ya es categoría en muchos festivales de cine, esta industria se nutre de la IA desde distintos ámbitos. El uso de la tecnología en el séptimo arte ha sido más vívido en el tema interpretativo, aunque desde lo argumental también ha tenido algunos avances.

A finales del año pasado se conoció que DeepMind creó Dramatron, una herramienta que genera descripción de personajes, locaciones y diálogos partiendo de una pequeña idea. Esta herramienta ha sido criticada por guionistas, ya que se apega a una fórmula tradicional para hilar historias.

Otra herramienta de más vieja data que se está imponiendo en el cine es el "deepfake". En octubre del año pasado se conoció que Bruce Willis, después de su retiro, autorizó que su imagen fuera usada con esta técnica en futuros filmes. Sin embargo, la práctica es problemática en términos legales porque algunas personas usan rostros de otras para generar contenido pornográfico, algo que el Reino Unido ya penaliza.

Desde lo interpretativo hay otro avance en el doblaje. El actor James Earl Jones, que interpretó a Darth Vader en “Star Wars”, permitió a sus 91 años que su voz sea empleada para entrenar un software de IA con el fin de clonarla. Respeecher es una de las compañías que se enfoca en la imitación de voces y es muy utilizada para doblajes.

Lee también: Reseña de "M3GAN": el miedo a la tecnología es real

Inteligencia Artificial en la música

En las industrias creativas hay un aspecto que afecta su consumo en distintas plataformas: el algoritmo especializado. En el streaming musical, YouTube o Spotify intentan hacer estudios del consumo del usuario para recomendarle más contenido similar de acuerdo al software de IA que manejan.

Por otra parte, la aplicación Soundcloud fue durante muchos años el refugio de artistas independientes que fomentaron el movimiento del DIY (Do it yourself/ Hazlo tú mismo). Para que sus canciones tuvieran una calidad similar a las hechas en estudios de grabación, remplazaron el ingeniero de masterización por Moises. Esta aplicación hecha con IA es capaz de eliminar voces, separar instrumentos y mezclar canciones.  

También se supo que la discográfica surcoreana HYBE compró SVS (Singing Voice Synthesis) para generar voces inéditas o recrear la de artistas fallecidos. Actualmente, la melodía puede ser creada por intermedio de AI-Lalelo, otra herramienta capaz de hacer ritmos con una amplia gama de instrumentos. Los hologramas también han sido claves con los espectáculos en directo, como sucedió con Tupac en Coachella del 2012 con la presentación de Snoop Dogg y Dr. Dre.

Gracias a la tecnología actual sería posible que ChatGPT produzca la letra de una canción cuya instrumental es hecha por AI-Lalelo, masterizada por Moises, cantada con la voz de Tupac con SVS y presentada en un concierto gracias a los hologramas.