Galería: Los mejores fotorreporteros de América Latina para seguir en Instagram

Desde encargos para el New York Times hasta premios Pulitzer, estos latinoamericanos revolucionan la fotorreportería mundial

Galería: Los mejores fotorreporteros de América Latina para seguir en Instagram

Las fotos son una parte esencial del periodismo, y así como sin redactores no hay notas escritas, sin fotógrafos no hay fotorreportajes. Estos fotorreporteros han revolucionado la forma de contar historias en América Latina y no debes de dejar de seguirlos en Instagram.

Rodrigo Abd:

Este argentino hizo parte del grupo de periodistas de Associated Press que ganó el Premio Pulitzer del 2013 por su fotorreportaje de la guerra en Siria. Su Instagram no es uno de reportería de guerra, pero el fotógrafo sí utiliza esta plataforma para compartir parte de su mejor trabajo.
 

 

 

Federico Ríos

El colombiano es fotógrafo contribuyente para el New York Times, entre otros medios. Es muy activo en Instagram, tanto que ha creado sus propio hashtag: #transputamierda. Se dedica, sobre todo, a fotografiar la Colombia rural. Ha cubierto eventos como la desmovilización de las Farc y es, quizás, el fotógrafo colombiano más reconocido a nivel mundial.

 

 

 

Lisette Poole

Es una fotógrafa de Cuba y Estados Unidos que se enfoca en la belleza, resiliencia y juventud de la isla de Cuba, como expone en su página web. Ha contribuido para diferentes medios, como California Sunday y WIRED. Para transportarse a La Habana y ver otro lado de Cuba, solo hay que seguirla en Instagram.

 

Una publicación compartida de Lisette (@lisettepoole) el

 

 

 

La Habana #style

Una publicación compartida de Lisette (@lisettepoole) el

Adriana L. Fernández

Es una fotoperiodista venezolana. Aunque apenas supera los 4 mil seguidores en Instagram, su cuenta @estascalles es una curaduría que cuenta la historia de las caras detrás de la crisis de Venezuela. También cuenta otras historias, pero su foco principal está sobre su país natal. 

 

With a cracked wall behind her, Mariluz Urbina stares at her broken TV in Valles del Tuy. Mariluz is carrying her seventh son. Her fridge is empty, a CLAP box sitting next to it. Her husband doesn’t have a steady job, making it hard for them to afford market-priced food. They depend entirely on government subsidies which, in the end, also falls short to feed them three times per day. Venezuela is giving birth to the hunger generation. The consequences will last decades and the end is not near. Read the full investigation @occrp (for English) or @efecto.cocuyo (for Spanish). — — Con una pared resquebrajada en el fondo, Mariluz Urbina se para delante de su televisor roto en su casa de Valles del Tuy. Mariluz está esperando a su septimo hijo con la nevera vacía y una caja del CLAP a punto de terminar. Su esposo no tiene ingreso fijo, por lo que le cuesta pagarse la comida a precio de mercado. Dependen casi enteramente del subsidio del gobierno, que igual no alcanza para hacer las tres comidas del día. Venezuela está pariendo la generación del hambre. Las consecuencias durarán años y el fin no se ve cerca. Lean mas sobre el reportaje en @efecto.cocuyo (para español) y @occrp (para inglés).

Una publicación compartida de Adriana L. Fernandez (@estascalles) el

 

 

Hay gente que me viene apoyando desde hace años. Mi trabajo ha cambiado mucho y, a pesar del cambio, se han quedado. No los conozco pero les doy las gracias y se las doy en serio. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Este ha sido un año increíble y la alegría no tiene sentido si no se puede compartir, así que: 1. Tienes que estar en Venezuela (enviar impresiones al exterior es una pesadilla) 2. Escoge tu foto favorita en mi cuenta y haz un comentario diciéndome qué tema te gustaría ver fotografiado en el futuro ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ La idea más chevere se lleva la impresión de la foto que escogió. El último viernes de Noviembre les aviso quién ganó, para imprimir y enviar cerca del día de navidad. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ En la foto: ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ “¿Dónde está tu mamá?” Es la pregunta que más he hecho este año. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ “No está aquí.” Es la respuesta que más he recibido. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ “Estás aquí solito?” Debe ser la segunda pregunta que más he hecho, y casi siempre tiene respuesta afirmativa, aunque a veces están con otros niños, un poco mayores o un poco menores. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Él tenía hambre y yo no tenía nada para ofrecer excepto una barra de granola que él miró enrarecido y con la cabeza me dijo que mejor no. El hambre ha movido a cientos de menores de edad en Venezuela. Pasaron de ser los “niños de la calle” a ser “héroes”, “libertadores”. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ En el Foro Penal decían que los jóvenes sufrían una crisis de identidad. Eran “héroes” para unos; “terroristas” para otros. “Víctimas” es el término más adecuado. Niños que nacieron sin el derecho a ser niños; olvidados por su familia, por el gobierno, por la oposición. Abandonados. Niños que no tienen nombre, porque tienen miedo de decirlo; sin cara porque tienen miedo de mostrarla. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Para ellos la calle es un parque, la protesta es un juego. Su vida real, la que afrontan sin máscara, pero con nombre y apellido, es la verdadera pesadilla.

Una publicación compartida de Adriana L. Fernandez (@estascalles) el

 

Latin American Post | Laura Rocha Rueda 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…