Saman Kunan: el héroe que dio su vida por la misión de rescate en Tailandia

Un ex miembro de la Marina Tailandesa murió en una misión de rescate que pretendía llevar oxígeno a los niños atrapados en una cueva tailandesa

Saman Kunan: el héroe que dio su vida por la misión de rescate en Tailandia

"Era de Isan (en el noreste de Tailandia, una región pobre). Quería mucho a sus amigos y cuidaba de todo el mundo. Era muy fuerte y le gustaba practicar deportes altamente demandantes, como triatlón. Estaba llego de energía". De esta forma describió el teniente Chalong Panpong a Saman Kunan, ex marine que falleció en operación de rescate de los 12 niños atrapados y el entrenador en un sistema de cuevas Tham Luang al norte de Tailandia.

Saman Kunan, de 38 años, era un ex miembro de la Marina Tailandesa que se encontraba trabajando como oficial de seguridad en Suvarnabhumi, el aeropuerto internacional de Bankok. Al enterarse de que los niños y el entrenador se encontraban atrapados, Kunan había pedido permiso para unirse a sus antiguos compañeros en la complicada misión de rescate, de acuerdo con el Bankok Post. Saman estaba casado y no tenía hijos, según El Comercio.

El ex marine se encontraba trabajando con un colega colocando tanques de oxígeno en una zona de la cueva considerada potencial ruta de escape. Sin embargo, a unos 1,5 kilómetros de la entrada quedó inconsciente: "Una vez que su misión terminó, volvió buceando, pero en el medio de la vuelta su compañero encontró a Saman inconsciente en el agua e intentó bombear su corazón, pero no pudo salvar su vida", dijo la unidad SEAL en un comunicado. 

Era "un hombre alegre que siempre hablaba en serio sobre su trabajo", le dijo a la BBC Saeree Ruangsiri, su compañero en la escuela de la Marina. "Me enteré de la noticia dos horas antes de la conferencia de prensa. Me sorprendió y me entristeció."

Ahora, después de la desafortunada tragedia, Kunan será tratado como el héroe que es. Este valiente rescatista arriesgó su vida y murió mientras en los intentos por rescatar a este grupo de niños y el entrenador.

Según informó el jefe del Comando Naval de Guerra Especial, Apakorn Yukongkaew, su majestad, el rey, dio órdenes para que Saman reciba ritos funerarios dignos. Por su parte, el presidente de Airports of Thailand, Nitinai Sirismatthakarn, aseguró que la compañía le dará a la familia del soldado 1 millón de baht (unos 30.000 dólares) en reconocimiento a su valentía.

¿Qué está pasando en materia de rescate?

Ya van 14 días desde que doce chicos, de entre 11 y 16 años, y su entrenador de fútbol de 25 años, quedaron atrapados por las inundaciones en la cueva Khun Nam Nang Non al norte del país.

Durante casi 10 días, los rescatistas no pudieron encontrarlos ya que la única forma de llegar a ellos era por una serie de pasadizos oscuros y apretados llenos de agua fangosa y fuertes corrientes.

Según informa el diario El Tiempo, la muerte de Kunan ha supuesto un golpe duro para la moral de los cientos de socorristas movilizados, muchos de ellos extranjeros, australianos o británicos. A pesar de su acto heroico, la muerte de Kunan ha dejado en evidencia los riesgos que existirían para los niños, que no tienen experiencia en buceo, si las autoridades decidieran que deberían intentar nadar para salir de la cueva.

Lea también: ¿Por qué aún no han sido rescatados los niños atrapados en una cueva en Tailandia?

Hasta el momento, más de 130 millones de litros de agua han sido bombeados fuera de la cueva a una velocidad de 180,000 litros por hora, pero aún no se han podido parar todas las fuentes de agua que fluyen hacia la cueva.

Una salida precipitada de la cueva no está entre los planes de las autoridades, pero si las lluvias anunciadas para el domingo hacen que los niveles de agua suban, no tendrán elección. “Por ahora, la prioridad es llenar de oxígeno la zona donde están los niños", dijo el comandante del ejército Chaiyakham. "Tenemos que terminar de colocar el tubo de aire hoy... Con el aire lleno, los niños podrían quedarse durante meses".

 

LatinAmerican Post | Luisa Fernanda Báez
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…