Sacerdotes, objetivos de la violencia en México

En menos de una semana, en diferentes partes del país, fueron asesinados dos religiosos, sumándose a otros 21 en los últimos 6 años

Sacerdotes, objetivos de la violencia en México

En México, dos casos recientes han llamado la atención de la opinión pública, dos sacerdotes fueron asesinados en distintas partes del país en menos de una semana. El primer asesinato ocurrió el 18 de abril, cuando el sacerdote Rubén Alcántara, vicario judicial de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli, estaba por comenzar la misa, en la localidad del mismo nombre. en el Estado de México. Lo único que se dio a conocer del caso es que el sacerdote discutía con alguien en su oficina, quien presuntamente lo hirió con arma blanca y huyó del lugar. La localidad de Cuautitlán Izcalli se encuentra en una zona cercana a la Ciudad de México y junto a otras localidades cercanas forman una región con altos niveles de violencia. 

Read in english: Priests, targets of violence in Mexico

Ni las autoridades, ni la Iglesia católica ha podido dar alguna explicación de las razones del asesinato del religioso, que ha causado indignación. En el segundo caso, el 20 de abril fue asesinado  Juan Miguel Contreras García, vicario parroquial del templo de San Pío de Pietrelcina, ubicado en la localidad de Tlajomulco en el estado de Jalisco. Los asesinos ingresaron al templo católico e hirieron con arma de fuego al sacerdote, que no sobrevivió. Este hecho es uno dentro de la ola de violencia que vive el estado. Las autoridades de Jalisco, al igual que en el caso de Cuautitlán se encuentran aún en investigación de los casos.

Apenas en febrero fueron asesinados dos sacerdotes en Taxco, localidad ubicada en el estado de Guerrero. Iván Añorve Jaimes y Germaín Muñiz García fueron asesinados en la carretera, cuando regresaban de una fiesta a la que, según autoridades, acudieron personas pertenecientes al crimen organizado. Posteriormente se dieron a conocer fotografías del sacerdote Germaín Muñiz García portando un arma de fuego, acompañado de personas armadas pertenecientes a grupos criminales, por lo que su asesinato fue relacionado al crimen organizado, como una venganza de grupos rivales, aunque posteriormente el gobierno del estado se retractó y adjudicó el hecho a un problema ocurrido en la fiesta a la que asistieron.

Según información del Centro Católico Multimedial de México, en los últimos seis años han sido asesinados en México 23 sacerdotes. Las causas han sido diversas, por ejemplo en mayo de 2017 fue apuñalado un sacerdote en el interior de la Catedral Metropolitana en pleno corazón de la Ciudad de México, el hombre murió días después. El agresor identificado como extranjero fue diagnosticado con trastornos mentales. En otros casos, como el de Taxco, los religiosos han sido relacionados al crimen organizado, mientras que en otros los asesinatos fueron relacionados a las causas que defendían.

Asegura el sacerdote Alejandro Solalinde, activista que trabaja con los migrantes en el sur del país, que la violencia está enfocada en sacerdotes que cumplen su labor en comunidades marginadas por proteger los derechos de los más necesitados. Incluso, Solalinde ha sido amenazado en numerosas ocasiones por las denuncias que ha hecho por las condiciones en que viajan los migrantes, los abusos de autoridades y la violencia de la que son víctimas a manos de grupos criminales. La violencia se concentra en las ciudades mexicanas denominadas como las más peligrosas, que tienen ese adjetivo no sólo a nivel nacional, sino a nivel mundial. Enrique Peña Nieto ha reconocido las fallas de su estrategia contra la violencia, que ha crecido en su gobierno superando los niveles del gobierno de Felipe Calderón. 

Latin American Post | Luis Liborio

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…