¿Igualdad o motivos económicos? La razón por la que Arabia Saudí permite a sus mujeres conducir

La decisión del príncipe Mohammed bin Salman no se debe confundir con progresismo genuino

¿Igualdad o motivos económicos? La razón por la que Arabia Saudí permite a sus mujeres conducir

Gracias a la renta petrolera y a una población relativamente pequeña, el Estado saudí podía permitirse ofrecer puestos muy bien pagos en el sector público, con considerables beneficios, largas vacaciones y un generoso sistema pensional con jubilación temprana. No obstante, con el precio del petróleo atravesando un momento difícil, y con una población que crece, a este país le costará mantener sus altos estándares de vida sin integrar a las mujeres a la economía, permitirles conducir es sólo un paso en el camino a una fuerza laboral más productiva.

Ante el fin de la prohibición, la ciudad de Riad, capital de Arabia Saudí, se llenó de mujeres que tomaron el volante en celebración, ansiosas de sacar provecho del nuevo derecho que se les otorga. Sin embargo, el rol de la mujer en la sociedad saudí está aún en situación crítica, y sí el objetivo del príncipe Mohammed bin Salman fuese velar por la equidad de género las reformas irían más allá del derecho a conducir un automóvil.

Read in english: Equality or economic motivations? The reason why Saudi Arabia allows women to drive

Sólo 1 de cada 5 trabajadores saudíes son mujeres

Ziad Daoud, economista en jefe para el medio oriente en Bloomberg Economics, argumenta que el fin de la prohibición va a potenciar la economía. “Lo más probable es que acabar con la prohibición aumente la cantidad de mujeres que buscan empleo, aumentando el tamaño de la fuerza laboral, así como el nivel de ingresos”.

La cuestión del tamaño de la fuerza laboral es de especial cuidado para Arabia Saudí, pues según The Independent, de 12 millones de trabajos remunerados que genera la economía de este país, sólo 5 millones son ocupados por saudíes, mientras que los otros 7 millones son ocupados por inmigrantes.

El gobierno ve la integración de las mujeres como una estrategia clave para cerrar esta brecha, pues a pesar de estar mejor preparadas con una mayor participación en educación terciaria según datos de la UNESCO, sólo el 20% de los trabajadores saudíes son mujeres. En países vecinos la tasa es mayor: 30% en Omán, 48% en Kuwait y 53% en Catar.

Le puede interesar: Así revolucionan las mujeres musulmanas la economía global 

Una decisión de 90 mil millones de dólares

Además del tamaño de la fuerza de trabajo, preocupa la capacidad de la misma de producir riqueza, pues a causa del abultado sistema de beneficios que aprovechan los trabajadores el Estado incurre en muchos gastos para mantenerla.

Sin embargo, un estudio de Bloomberg Economics proyecta que a través de medidas como la de permitir a las mujeres conducir, continuar integrando a las mujeres a la economía podría traer hasta 90 mil millones en productividad económica para el año 2030. Esta cifra sería comparable a vender un 5% de las acciones de la petrolera más grande del mundo, Saudi Arabian Oil Co.

“Va a tomar un tiempo antes de que se materialicen estas ganancias, por lo menos mientras la economía se adapta y asimila un creciente número de mujeres en busca de trabajos” asegura Daoud.

 

Latin American Post | Pedro Bernal

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…