¿Por qué los solicitantes de asilo deberán pagar 840 euros en Austria?

El país centroeuropeo implementará esta medida para quienes quieran convertirse en refugiados

¿Por qué los solicitantes de asilo deberán pagar 840 euros en Austria?

El gobierno conservador de Austria ha aprobado una medida que obligará a pagar hasta 840 euros a los solicitantes de asilo para sufragar los gastos del proceso. Los partidos de la oposición han tachado este decreto de “polémico” pues, en su opinión, limita notablemente los derechos de los inmigrantes.

Read in english: Why will asylum seekers pay 840 euros in Austria?

El canciller federal y líder del Partido Popular Austriaco (OVP), Sebastian Kurz, defendió está decisión alegando que el objetivo es “combatir tanto la inmigración ilegal como el abuso de la condición de asilado”. Este proyecto de ley todavía debe ser aprobado por el Parlamento, un trámite que no será un problema ya que el Gobierno cuenta allí con una amplia mayoría.

El pago de esta cuota se hará en efectivo y será descontado de la cantidad que cada inmigrante lleve consigo cuando ingrese al país. Las autoridades podrán tener acceso a los celulares de los recién llegados para poder rastrear sus trayectorias y corroborar que los datos facilitados por los solicitantes de asilo coinciden con los dados sobre la ruta que siguieron para llegar a Austria. Todo ello para verificar que no están mintiendo a las autoridades, pues el reglamento de Dublín establece que solo se puede pedir asilo en el primer país europeo al que se llegue, y muchos inmigrantes no cumplen con este requisito y pasan por varios antes de solicitarlo. Si durante el proceso los funcionarios encuentran irregularidades o indicios delictivos podrán abrir una investigación.

El vicecanciller y líder de la formación ultraderechista Partido Liberal (FPO), Heinz-Christian Strache, confirmó que “aquellos refugiados que cometan un delito en suelo austriaco serán recluidos de forma inmediata en centros especiales y posteriormente deportados”. Esta medida incluye también a los menores de edad.

El ministro del Interior, Herbert Kickl, recordó también que “el derecho a permanecer en Austria se perderá si el interesado viaja a su país de origen después de haber llegado a la nación alpina”. El político quiso dejar claro que los austriacos votaron por un partido que había prometido una política de asilo mucho más restrictiva.

El fin último de estas medidas es eliminar a Austria de la lista de los países más atractivos para los refugiados. Kickl recalcó que quieren trabajar para que en el futuro ningún demandante de asilo pueda hacerlo en la Unión Europea y este trámite se realice en centros situados en países no comunitarios.

En el peor momento de la crisis de los refugiados en Europa (2015-2016), Austria se convirtió en uno de los mayores focos de atracción para aquellos que huían de la guerra de Siria. Pero esta pequeña república mostró, desde el principio, reticencias a la llegada masiva de inmigrantes, como también lo hicieron sus vecinos húngaros, que crearon un tapón al impedir que los refugiados ingresaran a su territorio desde Serbia. Ambos países están gobernados por la ultraderecha y no han aceptado el reparto de inmigrantes establecido por la Union Europea, siendo Alemania el principal receptor de los mismos. Una decisión que minó la popularidad de Angela Merkel al producirse varios delitos cometidos por estos demandantes de asilo.

 

Latin American Post | José María González Alonso
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…