fbpx

Venezuela: sube la mortalidad infantil por desnutrición

La crisis humanitaria ha causado que 300.000 niños venezolanos estén en riesgo de muerte por falta de alimentos

Venezuela: sube la mortalidad infantil por desnutrición

Venezuela está sumergida en una serie de crisis sin precedentes, pero quizá la más desgarradora de todas es el hecho de conocer que alrededor de 300.000 niños estarían en riesgo de morir debido al incremento de epidemias y desnutrición. Enfermedades que hace décadas habían sido controladas por el país petrolero, vuelven a resurgir y frenarlas parece una misión más compleja de lo que fue antes ya que no se cuenta con los medicamentos e indumentaria necesaria para atender la emergencia.

Las cifras reveladas por la organización Caritas de Venezuela son alarmantes: cada semana mueren entre cinco y seis niños por desnutrición, la mortalidad infantil por causa de la menor presenta retardo en el crecimiento.

Lea También: Venezuela: Cuando el petróleo no alcanza para acabar con el hambre

Estos hechos llevaron a la organización a declarar “emergencia humanitaria” en Venezuela, debido al agravamiento de salud en los niños y su respectivo riesgo de fallecimiento. Susana Rafalli, representante de Caritas, explicó a medios locales que más de 280.000 menores podrían morir en el país bolivariano por desnutrición y aquellos que sobrevivan tendrán que padecer daños físicos y mentales irreversibles por el resto de su vida.

Aunque el gobierno en Venezuela insiste en negar la crisis alimentaria y de medicamentos que sufre su país, varias encuestas demuestran la crítica situación. Según datos recolectados por el médico infectólogo, Julio Castro, "unos 4,5 millones de venezolanos comen una sola vez al día y a veces cada dos días. El 80% de los 30 millones de habitantes solo come dos veces al día”, esto debido a que la cantidad y la calidad de los alimentos ha rebajado debido a los altos niveles de inflación. Castro también indicó que la mortalidad materna entre los años 2006 y 2016 presentó un aumento del 10% anual, sin embargo en el último año esta cifra se disparó al 65% debido a la carencia de medicinas y falta de atención en los centros médicos.  

El 71% de los hospitales están cerrados

Todas estas cifras son en su mayoría negadas por el gobierno, quien justamente propuso hace ya varias semanas el polémico ‘plan conejo’,  proyecto que consiste en entregar conejos en las zonas más vulnerables del país para que estos sean criados por las familias y luego consumidos en reemplazo de la proteína animal que por la inflación y la escasez es difícil de adquirir.

La iniciativa surgió debido a la rápida reproducción de estos animales y el bajo costo que representa la crianza de los mismos. Pero adaptar el consumo de carne de conejo en Venezuela no se acerca en lo más mínimo a una solución integral, ya que en primera medida los conejos tienden a ser animales domesticables y no fuentes de consumo habitual, y además ¿cómo ayudaría esto a mejorar la falta de medicinas y a activar el 71% de hospitales que se encuentran cerrados por falta de medicamentos?

En Venezuela el déficit de medicinas como antibióticos, vacunas y antivirales alcanza el 98%. Los pacientes son dejados a la deriva en los pasillos de los hospitales porque el 51% de los centros médicos no cuenta con suficientes camillas para atender el flujo de personas diario. El 63% de las clínicas no tiene agua potable y el 64% no cuenta con fórmulas lácteas para atender a los bebés.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda