fbpx

5 ideas simples y económicas para decorar tu espacio

Estos son algunos consejos de decoración fáciles de realizar y gentiles con tu bolsillo

5 ideas simples y económicas para decorar tu espacio

La decoración de los lugares que frecuentamos cotidianamente es lo que potencia las propiedades de la experiencia que se tiene al estar allí. Aspectos como los colores, los aromas, los objetos, los tamaños, los movimientos, son los capitales que construyen las experiencias agradables y atractivas en algunos lugares o incómodas y censurables en otros. Esto hace, aunque no lo creas, que la decoración sea el elemento que define tus ganas de estar en un lugar o de salir corriendo de allí. Ya sea en tu oficina, en tu habitación o en tu auto, la decoración es un aspecto que muchas veces no recibe el crédito que merece, pues el estatuto decorativo de esos lugares es algo que no pasa necesariamente por la mente de todas las personas. Por eso en este artículo encontrarás cinco ideas sencillas, económicas y de fácil realización para darle identidad a un lugar que carece de ella y mejorar la experiencia de estar allí.

1. Escoge una paleta de dos o tres colores según tus preferencias

Definir un set de colores neutros que te sirvan de base es primordial para emprender la tarea de darle una identidad propia a un espacio. ¿Alguna vez te has preguntado por qué las paredes de tal o cual sitio son de tal o cual color en particular? Es porque, al igual que las personas, los espacios también tienen una identidad, una personalidad y son capaces de transmitir conceptos, mensajes, historias y hasta emociones, y la base de la personalidad de un lugar es la paleta de color que se emplea para decorarlo. Lo aconsejable es que tu paleta de colores sea simple y que los tonos seleccionados sean neutros. Una vez tengas claros los colores que quieres para tu habitación, estos deben servir como regulador del tipo de objetos que quieres para el lugar, procurando que ninguno esté demasiado alejado de esa paleta de la que te has apropiado.

Aquí algunas ideas:

 

   

   

 

2. Dale un uso decorativo a lo que tienes guardado y olvidado

Día a día van y vienen a nuestras manos un montón de objetos y materiales que nunca se nos habría ocurrido que podrían tener propiedades decorativas si tan sólo encontramos el lugar, la cantidad y la forma indicada. Botellas, periódicos, latas, alambre, revistas, cartón, rocas, tapas, hilos, ganchos, tablas, cajas, cuerdas, cerillas, discos, tornillos, etcétera. Casi que cualquier elemento que creemos que ha perdido todo valor de uso, de cambio o simbólico, sumado a un poco de creatividad e ingenio, es susceptible de convertirse en el adorno perfecto para los lugares más desolados y aburridos. Ello además de lo beneficioso que puede llegar a ser para tu bolsillo el ambientar tu propio espacio empleando objetos de los que ya dispones.

Aquí algunas ideas:

 

   

   

 

3. Hazte con algo que raye y raya tu pared

Esta idea puede parecer demasiado arriesgada para algunos, en especial si las artes del trazo no es precisamente en lo que destacas, pero no tiene por qué ser algo extremadamente complejo, a veces lo menos es lo más, y los diseños más simples y minimalistas pueden llegar a tener un gran impacto en la percepción de tu habitación. Rayar sobre tus paredes es uno de los medios más inmediatos de los que se pueden llegar a disponer para decorar un lugar y contagiarlo de tu propio estilo. No tienes por qué conformarte con un solo color en tu espacio, es cuestión de tomar un marcador, un lápiz, un bolígrafo o lo que sea que encuentres entre tus cosas y dibujar. Como última instancia, siempre puedes acudir a algún amigo que sea hábil con el lápiz y quiera ayudarte a hacer más agradable tu pared. Lo mejor de esta idea es que tu propia imaginación es el límite de lo que verás en tu habitación.

Aquí algunas ideas:

 

   

   

4. Saca tus luces de navidad, aun si no ha llegado la navidad

Iluminar espacios tanto abiertos como cerrados con pequeños destellos de luces navideñas es una de las tendencias más crecientes en estos días. Empleadas por restaurantes, bares, tiendas de ropa, centros comerciales y, por supuesto, montones de jóvenes que buscan declarar que un espacio es realmente suyo, las luces navideñas por fuera de la época de navidad son un recurso que a muchos de nosotros no se nos hubiese ocurrido años atrás. No es lo más aconsejable tomar luces de múltiples colores, lo mejor es que el color sea único y parejo, priorizando la iluminación regular por encima de la intermitente –tan característica de la navidad–. Lo más destacable de emplear estas luces es que no tienes que renunciar a la iluminación estándar, puedes alternar el ambiente de la habitación con tan sólo enchufar o desenchufar las lucecillas.

Aquí algunas ideas:

 

   

   

 

5. Plantas, hierbas y flores

Darle un toque de serenidad y desenfado a un espacio es una tarea que saben hacer muy bien las plantas. De todos los tamaños, colores, formas, olores y sabores, las plantas nunca van a sobrar y siempre van a faltar a la hora de decorar un lugar, sea abierto o cerrado. Y si lo tuyo no es el cuidado de las plantas vivas, siempre puedes optar por dos alternativas para evitar la eminente muerte de una planta: usar plantas artificiales es la opción más común, pues no demandan agua, luz o tierra fértil y lucen bien por igual a las matas vivas. La otra opción es decorar con algunas plantas y flores secas y muertas, que no necesitan cuidados constantes y que aun así se ven espectaculares.

Aquí algunas ideas:

 

   

   

 

Más allá de las ideas que aquí se te sugieren, a la hora de decorar un lugar, lo más importante es preguntarte si realmente te sentirás cómodo con tu decisión, si lo que tienes pensado realmente refleja lo que quieres mostrar al mundo y si tu decoración nutrirá tu propia subjetividad. Por lo demás, lo que hallas aquí son consejos y no reglas.

 

Latin American Post | Esteban Gutiérrez 

Copy edited by Susana Cicchetto