fbpx

Tovar: Un pedacito de Alemania en Venezuela

La Colonia Tovar cumple 175 años ajena a la crisis de la nación bolivariana

Tovar: Un pedacito de Alemania en Venezuela

A escasos 60 kilómetros de Caracas y a unos 2.000 metros de altitud se encuentra un enclave que recuerda más al centro histórico de cualquier ciudad alemana que a su tropical entorno. Se trata de Colonia Tovar, una comunidad de unos 15.000 habitantes que nació en 1843 cuando, una vez culminada su independencia de España, Venezuela impulsó la llegada de inmigrantes europeos con tradición agrícola y con ganas de trabajar la tierra fuera de su patria. Así fue como 400 colonos del Ducado de Baden fueron trasladados a Venezuela tras las gestiones del ingeniero militar y geógrafo de origen italiano Agustín Codazzi, quien contó con el apoyo y orientación del científico alemán Alexander Von Humboldt.

El enclave, detenido en el tiempo, mantiene las tradiciones centroeuropeas en sus actos litúrgicos y en sus festividades, entre las que destaca la Oktoberfest. Su catedral (Patrimonio Cultural de la Nación), sus residencias y hoteles son todos de inspiración gótica. Muchos de sus habitantes siguen usando la vestimenta de la época, lo que da a la Colonia Tovar un aire muy auténtico.

Este lugar parece ajeno a la durísima situación que vive Venezuela, en la que el desabastecimiento y las largas colas para comprar los alimentos más básicos son el pan de cada día. Aquí se pueden degustar cervezas artesanales, todo tipo de embutidos y salchichas, así como chocolates, mermeladas y mostazas. Todos estos manjares, expuestos en mercados al aire libre, son muy populares entre los numerosos turistas que se acercan a visitar la Colonia Tovar.

Te podría interesar: Los cinco lugares más terroríficos de Bogotá

El idioma también es otra de las señas de identidad de estos colonos, pues además del español hablan el llamado “alemán coloniero”, una variante de esta lengua de la zona de Kaisersthul, fronteriza con Francia, que únicamente se usa en este enclave.

La Colonia Tovar vive principalmente del turismo y el cultivo de fresas, verduras y otros productos de la tierra. Para muchos caraqueños, visitar este emplazamiento se ha convertido en plan habitual que les hace olvidar, por unas horas, la triste realidad de su país. También es un lugar apetecido por empresas que celebran allí eventos corporativos o parejas de enamorados en busca de una velada romántica.

Lee también: Bangkok: ¿cómo tener un viaje inolvidable a la capital tailandesa?

Estos colonos fueron los primeros pobladores extranjeros que llegaron a Venezuela tras su independencia, abriendo la puerta a millones de inmigrantes que durante más de un siglo llegaron al país caribeño atraídos por la bonanza económica del petróleo y convirtieron esta nación en una de las más ricas y multiculturales del continente.

Este tipo de colonias son relativamente numerosas en Latinoamérica y se pueden encontrar en países como Argentina, Chile, Brasil o Paraguay. A mediados del siglo XX, algunos nazis que trataban de huir de la justicia europea intentaron encontrar refugio en estos emplazamientos, pues podían pasar más desapercibidos al ser comunidades cerradas sin mucha relación con la población local.

 

Latin American Post | José María González
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…