fbpx

¿Por qué los Jeques árabes compran equipos de fútbol?

Son varios los multimillonarios árabes que han incursionado en el balompié, pero pocos conocen quiénes son, de donde vienen y por qué lo hacen 

¿Por qué los Jeques árabes compran equipos de fútbol?

Incontables cifras de dinero se mueven en el mundo gracias al fútbol, y es justamente esta situación la que motiva a multimillonarios árabes, más conocidos como 'jeques', a invertir en clubes de diferentes partes del planeta. Esta dinámica lleva casi 10 años, considerándose relativamente nueva, por lo que surgen varios cuestionamientos:

Mansour bin Zayed Al-Nahyan, Nasser Al- Khelaifi, Abdullah Ben Nasser Al-Thani, y Salman Bin Ibrahim Al-Khalifa ¿Son ellos los 'jeques' más reconocidos? ¿Cuál es el objetivo real de adquirir clubes de fútbol? ¿Su gran poderío económico ha incursionado en Latinoamérica?. 

Read in english: Why do the Arab Sheikhs buy football teams?

Son famosos por sus clubes y Latinoamérica hace fila

Varios son los jeques que han adquirido clubes de fútbol en el siglo XXI. Uno de los más reconocidos es Mansour bin Zayed Al-Nahyan, político y empresario emiratí miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi y del Consejo Supremo del Petróleo. Sus excelentes condiciones financieras le han permitido adquirir desde el año 2008, con su grupo económico City Football Group, clubes en diferentes partes del mundo: el Manchester City en Inglaterra, el Girona F. C. en España, el New York City en Estados Unidos, el Melbourne City en Australia, el Yokohama F. Marinos en Japón y el Club Atlético Torque en Uruguay.

Su colección de equipos y su imperio económico sigue en búsqueda de clubes alrededor del mundo, especialmente en Latinoamérica. Hace algunos años, intentaron la compra del Brasília Futebol Clube de Brasil y recientemente salió a la luz una posible negociación con el Deportivo Independiente Medellín de Colombia, según la conocida cadena radial Antena 2. Latinoamérica ha sido la última región en ser explorada por los jeques, pero tarde o temprano este potencial mercado será explotado.

Lee también: Cuando ser futbolista es una profesión de alto riesgo

Otro jeque de gran reconocimiento mundial es el ex tenista catarí Nasser Al-Khelaifi, quien no solo se ha enfocado en el fútbol sino también ha incursionado en el tenis, su deporte original. El catarí es el dueño del Paris Saint-Germain de Francia desde 2011, es el presidente de la Federación de Tenis de Qatar, de la Federación Asiática de Tenis y de la cadena de televisión Bein Sports.

El indiscutible dominio del PSG en el fútbol francés es uno de los grandes logros de Nasser Al-Khelaifi, pero las ganancias económicas que esto conlleva pueden llegar a ser un triunfo superior. El club se ha posicionado a nivel mundial con la compra de grandes jugadores, en su mayoría latinoamericanos. El papel de Latinoamérica en los negocios de los dos jeques más importantes del fútbol ha sido secundario, pero promete cobrar protagonismo.

Jeques: constructores de grandes imperios económicos

Uno de los cuestionamientos más grandes es por qué los jeques invierten en el fútbol. Varias son las hipótesis, las cuales hablan de falta de protagonismo y reconocimiento que pueden conseguir con excentricidades tales como adquirir equipos de fútbol. Sin embargo, la razón principal de estas dinámicas se concentra en la necesidad de ampliar su extenso imperio económico.

Los jeques suelen adquirir clubes con grandes deudas económicas para suplir ese déficit, para ganar adeptos con esos desembolsos y para introducirse en las ciudades donde pertenecen dichos clubes ganando socios en negocios, muchos de estos ajenos al fútbol. Prueba de ello está Mansour bin Zayed Al-Nahyan y su City Football Group, pues sus ganancias se centran en el recaudo de derechos de televisión, en el comercio generado por todos sus clubes alrededor del mundo y en entablar negocios, en su mayoría de infraestructura, en las ciudades donde juegan sus equipos.

Te puede interesar: Conozca las razones por las que James no pudo triunfar en el exitoso ciclo de Zinedine Zidane

Cuando el negocio no prospera

No todos los jeques que han invertido dinero en el fútbol han logrado resultados positivos, y Abdullah ben Nasser Al-Thani da fe de ello. Este jeque catarí adquirió en junio de 2010 al Málaga C.F. de España, y si bien es cierto que el equipo tuvo una destacada actuación en la UEFA Champions League de 2012-2013 al llegar a cuartos de final, la siguiente temporada el club fue suspendido por la UEFA debido a sus grandes deudas. El club tuvo temporadas buenas y otras regulares, y en abril de 2018 descendió a la segunda división de España. Actualmente, otros socios del club planean demandarlo por los malos manejos.

Otro gran jeque que no vio reflejada su gran inversión en resultados favorables fue Salman Bin Ibrahim Al-Khalifa, actual presidente de la Confederación Asiática de Fútbol. El bareíní invirtió millonarias sumas de dinero para financiar su campaña en búsqueda de la presidencia de la FIFA. Aunque el jeque consiguió el apoyo de Asia y África, perdió la contienda con el suizo Gianni Infantino en febrero de 2016. El jeque perdió grandes cantidades de dinero, pero se puede asegurar que dicha pérdida, comparada con su fortuna total, fue tan solo un mal negocio sin grandes consecuencias.

La cultura de los jeques en el fútbol está en aumento. La economía árabe permite la inmersión de sus multimillonarios personajes en clubes de fútbol de todo el mundo, los cuales se ven altamente seducidos por la inyección económica prometida y de la cual podrían tener beneficios impensados. El fútbol contemporáneo se mueve con dinero y esto solo significa una gran oportunidad de negocio para los jeques.

Latin American Post | Javier Aldana
Copy edited by Marcela Peñaloza