fbpx

Tenis: Rafael Nadal y su histórico dominio sobre arcilla

Este año, el español rompió la marca de John McEnroe, al ganar 50 sets consecutivos en polvo de ladrillo

Tenis: Rafael Nadal y un histórico dominio sin precedentes sobre arcilla

En mayo de 2018, Rafael Nadal rompió la marca de John McEnroe establecida en 49 sets consecutivos ganados sobre una misma superficie, venciendo al argentino Diego Schwartzman por 6-3, 6-4 en los octavos de final del Abierto de Madrid.

Read in english: Tennis: Rafael Nadal and his unprecedented historical dominance on clay

El manacorí no solo estableció su marca de más de 50 sets consecutivos en arcilla, sino que también eclipsó el récord de McEnroe en canchas sintéticas, el cual prevalecía desde 1984. Como era de esperarse, el tenista terminó triunfando en la capital española y pocos días después hizo lo propio en Roma.

Para nadie es un secreto que el español es el tenista más dominante de la historia sobre polvo de ladrillo, tanto que ha sido nominado varias veces por el circulo especializado a ser el mejor de todos los tiempos juntos a otros prominentes nombres como Roger Federer, Bjorn Borg, Pete Sampras, John McEnroe y Novak Djokovic.

Sin embargo, Nadal trata de no hacerle mucho caso a sus marcas. De hecho, en relación al récord, señaló en rueda de prensa post partido “es circunstancial. No menosprecio ningún récord, pero en estos momentos no estoy para pensar en este tipo de cosas. Cuando salgo a jugar solo pienso en mi rival y esas cosas quedan para cuando termine mi carrera. Es muy difícil ganar 50 sets seguidos. Se ha hecho, pero ya está, no hablemos más de ello y pensemos en lo que realmente me importa”.

El actual número 1 del planeta dejó atrás en triunfos y marcas, al que era considerado antes de su aparición, el mejor sobre tierra batida, el sueco Bjorn Borg. Se ha coronado diez veces en el Roland Garros, un hecho inédito no solo en el torneo francés sino en cualquiera de los cuatro grandes en los que nadie se ha titulado en tantas ocasiones. En 2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2011,2012, 2013, 2014 y 2017.

¿Por qué es tan difícil ganarle en polvo de ladrillo? Esto dicen sus rivales

Roger Federer: Según el portal Punto de Break, Federer considera que "Rafa siempre ha tenido una gran ventaja respecto a mí en tierra batida. He ido probando muchas cosas nuevas al enfrentarme a él en tierra, en especial con el revés, pero siempre me he encontrado con que hallaba soluciones a todo lo que yo proponía".

Novak Djokovic: De acuerdo con el mismo portal, Djokovic afirma que "El hecho de ser zurdo le ayuda mucho porque encuentra ángulos y efectos imposibles. Hace cosas novedosas en la pista y todos sabemos que para ganar un gran torneo en tierra batida lo normal es tener que vencerle. Ganarle en Roland Garros 2015 fue muy especial para mí. Él es el auténtico Rey de la tierra batida".

Andy Murray: Punto de Break registra que Murray argumenta que "Ganarle en esta superficie es uno de los grandes desafíos del deporte. Estoy muy orgulloso de haberlo conseguido porque realmente impresiona ver cómo se mueve en la pista; no necesita ningún tiempo para adaptarse a movimientos que son muy diferentes respecto a las pistas duras y para los que yo debo tener paciencia a la hora de aclimatarme".

Boris Becker: "Su movimiento de piernas es excepcional, imprime efectos a la pelota increíbles que en esta superficie son aún más peligrosos y acumula una confianza que hace que el contrario vea imposible vencerle. Yo intenté todo para ganar en tierra batida pero no supe hacerlo. Realmente, el ganador en esta superficie es quien menos errores comete”, afirma Becker en Punto de Break.

¿Quién es el mejor tenista en cada tipo de cancha?

LatinAmerican Post repasa los logros y legados de otros grandes tenistas de la historia, que también han sido considerados dominantes de las tres principales superficies sobre las que se juega este deporte: césped, arcilla (tierra batida o polvo de ladrillo) y cancha dura.

Bjorn Borg (tierra batida)

El ex tenista sueco conquistó durante tres años consecutivos (marca aún vigente) los torneos de Roland Garros y Wimbledon, considerado como “el doblete más difícil de realizar en el tenis”. En total, el nativo de Estocolmo alcanzó 96 torneos (64 del ATP), entre ellos 5 Wimbledon, 6 Roland Garros y 2 Masters antes de retirarse a los 26 años de edad. Una encuesta del jornal "Dagens Nyheteher" lo ubicó en 2014 como el mejor deportista sueco de la historia por delante del futbolista Zlatan Ibrahimovic.

Roger Federer (césped)

Es para muchos el mejor tenista de la historia, por elegancia y resultados. Sobre césped se fortalece. Sus ocho títulos en Wimbledon (2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2009, 2012, 2017), que es la máxima cifra histórica, lo avalan. También, Federer se ha dado el lujo de ganar al menos una vez los cuatro ‘Grand Slams’ con seis Australian Open, cinco US Open y un Roland Garros. Tiene 36 años y sigue con una vigencia admirable.  

Pete Sampras (césped)

Antes de que Federer apareciera en escena en la grama, esta fue propiedad de Pete Sampras. ‘Pistol Pete’ se adueñó de la hierba londinense. Se convirtió en el primer hombre de la Era Open en conseguir siete Grand Slams de un mismo torneo, y lo hizo en Wimbledon. La mitad de sus Majors (14) los conquistó sobre el césped del All England Club, con la única mancha de perder ante Richard Krajicek en 1996 y no ganar los ocho títulos consecutivos. El norteamericano ostenta un récord de 101-20 sobre hierba y un total de 10 campeonatos en esta superficie.

John McEnroe (césped)

Recordado más por su temperamento, el también denominado ‘Big Mac’, ostenta uno de los mejores récords e índices de victoria sobre césped. Fueron en total 121 victorias contra solo 20 derrotas, y un índice de 0.858, superado por muy pocos hombres en la historia del deporte blanco. Aunque solo conquistó tres veces Wimbledon y llegó a la final en dos ocasiones, su abrumadora marca de victorias en la mencionada superficie lo elevan a la categoría de dominante.

Novak Djokovic (cancha dura)

El serbio se intenta recuperar en la actualidad de su lesión que lo ha marginado casi dos años de las portadas. Sin embargo, su dominio en la última década se basó en su competitividad apoyada en su potencia y elasticidad para recuperar bolas increíbles, lo cual es un ‘plus’ que ayuda en las pistas rápidas. Sus ataques son demoledores al igual que su defensa. Incluso, el dominio de los golpes paralelos le permite imprimir velocidad y efectos a la bola casi imposibles de contestar. Djokovic ha ganado 12 ‘Grand Slams’ y 8 de ellos han sido sobre canchas duras o rápidas, seis Australian Open (2008, 2011, 2012, 2013, 2015 y 2016) y dos US Open (2011 y 2015).

 

Latin American Post | Onofre Zambrano
Copy edited by Marcela Peñaloza