fbpx

¿Para qué alcanza el nuevo salario mínimo en Venezuela?

Maduro incrementó el salario mínimo en un 103%, pero aún se necesitan casi cuatro meses de trabajo para comprar una bolsa de jabón en polvo

¿Para qué alcanza el nuevo salario mínimo en Venezuela?

En los casi siete meses de lo corrido del año, el gobierno de Venezuela ha aumentado su salario básico cuatro veces. Sin embargo, pese a la “millonaria” cantidad que recibe la mayoría de la población bolivariana, el pago mensual alcanza solo para comprar dos kilos de queso. 

Read in english: What can you buy with the new minimum wage in Venezuela?

El miércoles 20 de junio subió el salario mínimo integral de la nación administrada por Nicolás Maduro a un total de 5 millones 196 mil bolívares. Este incremento representa un alza del 103%, pero equivale a 65 dólares con la tasa oficial de cambio o 1,79 dólares en el mercado negro, puesto que al momento de redactar este artículo se pagan 2’902.142 bolívares por dólar, según el portal Dolar Today.

Según Gabriela Caldera, periodista digital del medio NTN24, en Venezuela esta cantidad de dinero alcanza apenas para comprar un cartón de huevos y un litro de leche. En otros países latinoamericanos la suma es igual de irrisoria y sirve para pagar un pasaje de transporte público, dos cafés o una gaseosa.

Caldera también confirma que en la nación con las mayores reservas de petróleo del mundo un kilo de carne cuesta 3 millones y medio de bolívares, un kilo de queso 2 millones 500 bls, y un huevo o un kilo de azúcar 1.500 bls. Una lata de atún es 300 mil bolívares más costosa que el sueldo básico. Para comprar una bolsa de jabón en polvo que cuesta 17 millones de bolívares, los trabajadores tendrían que ahorrar el salario de casi cuatro meses. 

De acuerdo con cifras entregadas por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la canasta básica cuesta alrededor de 220 millones de bolívares al mes, lo que significa que una familia necesita 44 salarios mínimos para poder cubrir sus necesidades más básicas.

Para Nicolás Maduro, este cuarto aumento del salario mínimo representa una protección económica para los ciudadanos frente a la crisis que atraviesa el país. Sin embargo, para la mayoría de los habitantes y opositores de la nación, el alza es una burla y sinónimo de “hambre”.

Lee también: Venezuela: la producción de crudo caerá a cerca de un millón de barriles por día

Fuga de empresas se suma a la crisis

Según recientes declaraciones de Carlos Larrazabal, presidente de Fedecámaras, otorgadas para la agencia de noticias EFE, en las últimas dos décadas Venezuela ha perdido el 60% de las empresas que operaban en la nación. Hace 20 años el número de compañías alcanzaba las 500.000 y en la actualidad la cifra ha caído a solo 280.000 y podría perder al menos unas mil más al terminar el presente año. 

Larrazabal también señala que en los últimos cinco años la economía venezolana ha caído de manera acumulada y sostenida en un 57%. Esta situación es altamente preocupante puesto que como él lo indica, “no se observan indicadores del gobierno que vayan dirigidos a resolver la causa del problema". 

La economía en Venezuela está desangrada y el gobierno se defiende diciendo que todo hace parte de una “guerra económica” en su contra, propiciada por la oposición, los empresarios y Estados Unidos, y la cual tiene como objetivo despojar del poder a la llamada revolución bolivariana que rige el país desde 1999. Mientras tanto, los ciudadanos se ven forzados a comer una sola vez al día o abandonar su nación en busca de una vida más digna. 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…