fbpx

"Ya no van a separar familias, las van a encerrar juntas", presidente de Latino Victory Project

El mandatario de los Estados Unidos firmó un decreto para no separar más familias. Sin embargo, este no habla de los casos sucedidos, sino de los que se presentan desde ahora

"Ya no van a separar familias, las van a encerrar juntos", presidente de Latino Victory Project

El martes 19 de junio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revirtió su posición acerca de la separación de familias de inmigrantes indocumentados en la frontera. Sin embargo, el problema no se soluciona con el decreto que mantendrá juntos a los grupos familiares que intentan cruzar de manera ilegal, pues desde abril se han separado más de 2.000 niños de sus familias, de los cuales muy pocos han podido ser encontrados.

Read in english: "They are not going to separate families, they are going to lock them together," Latino Project

Desde el mes de abril y bajo el título de “tolerancia cero” para inmigrantes indocumentados, el gobierno de Estados Unidos otorgó la facultad a la patrulla fronteriza de separar a los menores de sus padres, cuando estas familias intentan entrar ilegalmente a los Estados Unidos. Se llama tolerancia cero, ya que todo inmigrante indocumentado será tratado como un delincuente, aun si no tiene antecedentes penales, por el hecho de traspasar la frontera de manera irregular. Aunque la situación se venía manejando así desde abril de 2018, se hizo público un informe sobre actividades respecto a migración del Departamento de Justicia, en el cual se menciona que en el lapso de apenas seis semanas comprendido entre el 19 de abril y el 6 de junio más de 2.000 niños habían sido separados de sus padres o familiares adultos.

Lea también: Trump vs la revista Time: la batalla más reciente en la guerra de noticias falsas

El alcance de la retractación

Aunque legalmente no cambia mucho el panorama, la retractación va dirigida especialmente a la separación de familias, ya que los adultos seguirán siendo judicializados como delincuentes. La diferencia que ahora estarán en compañía de los menores, es decir que el Departamento de Justicia continuará enjuiciando en una corte federal a los adultos que pasen la frontera ilegalmente. Sin embargo, con el decreto de Trump se pide que las familias se alojen juntas “de manera apropiada y consistente con la ley y los recursos disponibles”, se lee en el texto.

Para Kenneth Wolfe, portavoz del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por sus siglas en Inglés), “el decreto no habla de las separaciones previas, se habla de que de ahora en adelante no habrá separaciones, pero hay más de 2.000 niños que siguen afectados por la medida”. Para Wolfe, el verdadero reto del gobierno está en encontrar los niños y reunirlos con sus familiares.

En el decreto, Trump también solicita agilizar el proceso para deportar a una familia o entregarle su status legal. Para ello, el presidente le ordena al Departamento de Justicia priorizar los casos que involucren a las familias detenidas. No obstante, la idea de mantener a los menores encerrados también suscitará problemas, asegura Cristóbal Alex, presidente de Latino Victory Project. “Es increíble el caos que ha creado esta administración al implementar una política que no tenía ni pies ni cabeza, ya no van a separar familias, las van a encerrar juntas”, subraya Alex.

Le puede interesar: De los 200 migrantes que llegaron a la frontera entre EE. UU y México, solo ocho han podido cruzar

Los republicanos no saben qué hacer

Trump aprovechó para culpar al Congreso en el decreto, argumentando que el fracaso que se está viviendo deriva “específicamente por su fracaso a la hora de aprobar la legislación de inmigración”. Además, en la rueda de prensa de divulgación del decreto argumentó que le tocó a él solucionar lo que el Congreso no ha podido por no ponerse de acuerdo.

Por su parte, los demócratas han comenzado a usar las imágenes de los niños encarcelados y los audios de sus llantos en los comerciales de cara a las elecciones legislativas que se llevarán a cabo en el próximo mes de noviembre, comerciales que han salido en cadenas de televisión como NBC y ABC. Con esto, es posible que los demócratas esperan poder tomar el control de al menos la Cámara de Representantes.

El problema para los legisladores republicanos yace en que si no le dan una solución coherente al escándalo, el partido demócrata no sólo podría obtener el control de la Cámara de Representantes, sino también la del senado si el electorado no les aprueba la reelección.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…