fbpx

Impunidad en Latinoamérica: las heridas que dejaron las dictaduras aún se encuentran abiertas

Las dictaduras del siglo XX todavía dejan heridas abiertas en Latinoamérica, la región con mayor impunidad, según el Índice Global de Impunidad

Impunidad en Latinoamérica: las heridas que dejaron las dictaduras aún se encuentran abiertas

Con la reciente condena a nueve militares en Chile por el asesinato del cantautor Víctor Jara, días después del golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet en 1973, se abre el debate de impunidad en la región. La Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP) publicó un informe titulado Índice Global de Impunidad 2017, el cual señala que de las primeras 13 casillas, 9 son ocupadas por países de América Latina. El informe posiciona según transparencia y justicia a los países. Hay que resaltar que en el top 3 no hay ningún país latinoamericano, pero ya en la cuarta posición se encuentra México; Filipinas, India y Camerún ocupan los primeros lugares.

Read in english: Impunity in Latin America: The wounds left by dictatorships are still open

México, el país con mayor impunidad de la región

Según el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia (CESIJ) de la UDLAP, y teniendo como punto de partida el estudio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), México ocupa la primera posición en la región y la cuarta a nivel mundial en impunidad, con un puntaje de 69,21. Perú es el país que le sigue, con una media de 69,21 puntos, así como Venezuela con 67,24 puntos y Brasil que suma 66,72 puntos. En el caso de Venezuela, se cree que hay un sesgo en la información dada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

De acuerdo con Infobae, “el rector de la UDLAP, Luis Ernesto Derbez, recordó que este índice no mide la violencia”, en el cual países como El Salvador, Brasil, Guatemala podrían ocupar posiciones más elevadas.

Teniendo en cuenta que el informe parte del estudio de los sistemas de justicia, seguridad y respeto a los derechos humanos, México se queda rezagado respecto a la región al ofrecer sólo 4,2 jueces por cada 100.000 habitantes, en donde la media regional se ubica en 16,23. Este factor influye que el 43% de la población que está detenida por cometer algún delito no haya recibido sentencia, según el informe, y por lo mismo influye en la cantidad de delitos denunciados: sólo 7 de cada cien delitos se denuncian en el país.

Las dictaduras latinoamericanas aún dejan heridas abiertas

En la segunda mitad del siglo XX, 18 países latinoamericanos estuvieron opacados por dictaduras, en los que los valores democráticos y los derechos humanos no estuvieron presentes. En la mayoría de los países las heridas por estos periodos siguen abiertas, debido a la impunidad que ha habido respecto a las desapariciones, torturas y muertes que trajeron las dictaduras.

De los 31 dictadores que ha habido en Latinoamérica, explica The Prisma, solo 10 han enfrentado juicios por sus actos, unos están presos aún, otros siguen siendo procesados y otros ya han muerto; incluso algunos se encuentran en cautiverio como es el caso de Benito Bignone en Argentina y Manuel Antonio Noriega de Panamá. Las cifras para toda la región superan los 470.000 afectados, incluyendo muertos y torturados, se explica en la investigación del diario británico.

Lea también: Brasil: ¿por qué se revocó un fallo a favor de liberar a Lula de la cárcel?

Según Abel Escribà Folch en un artículo de la Revista Mexicana de Sociología de la UNAM, tan solo un 31% de los dictadores que gobernaron entre 1946 y 2000, en todo el mundo, permanecieron impunes; pero esa cifra no favorece a Latinoamérica.

Los dos últimos presidentes de la dictadura de El Salvador viven lejos de su país, se cree que ambos viven en Estados Unidos. Arturo Armando Molina y Carlos Humberto Romero estuvieron en la década de 1970 al poder en el país centroamericano bajo una dictadura. El caso ecuatoriano con Guillermo Rodríguez Lara también presenta impunidad, ya que Rodríguez, aunque alejado de la vida política, vive tranquilamente en el país sin temor a ser encarcelado. El guatemalteco Efraín Ríos Montt fue acusado y sentenciado a 80 años de prisión en 2013, pero la Corte Constitucional anuló la sentencia y murió en 2018 en libertad, esto según The Prisma.

Argentina, sin embargo, es referente en la lucha contra la impunidad, pues parte de los presidentes que hicieron parte de la dictadura militar murieron en la cárcel. Entre ellos se encuentran Jorge Rafael Videla, Roberto Eduardo Viola y Leopoldo Galtieri. La abolición en 2003 de la Ley de Punto Final y la Ley Obediencia Debida, que amparaban a los responsables de los crímenes durante la dictadura, permitió que los partícipes de este periodo fueran juzgados y condenados.

Bolivia es otro de los países que logran sumarse a la reducida lista de países que encarcelaron a sus dictadores. Luis García Meza, quien estuvo en el poder de 1980 a 1981, logró ser encarcelado en 1995 con una pena de 30 años; murió en abril de 2018.

Recientemente, Chile ha trabajado en reparar a las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet. El caso más reciente es la sentencia contra los militares responsables de la muerte del cantautor Víctor Jara, quien fue torturado y asesinado en septiembre de 1973, según relata el expediente judicial. Chile en su proceso de reparación ha buscado sanar el dolor que ha dejado de la dictadura por medio de disculpas públicas, encarcelamientos y reparaciones económicas. Por ley, la cual fue aprobada en 2004 bajo el nombre de Ley 19.992, los afectados por la dictadura reciben pensiones por parte del estado; además, los hijos de las víctimas quedan exentos del servicio militar.

 

LatinAmerican Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Diana Rojas