fbpx

3 medidas extremas: las "descabelladas" respuestas de Maduro a la crisis

Gracias a la cada vez más grave crisis económica del país, el gobierno venezolano ha instaurado medidas que pueden ser denominadas “extrañas" e “irresponsables”

3 medidas extremas: las "descabelladas" respuestas de Maduro a la crisis

Durante los últimos años, la crisis económica de Venezuela ha empeorado año tras año. Evidencia de ello es el índice de inflación del 128,4%, que reportó la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional a finales del mes de junio. Adicionalmente, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el PIB fue de US$100.845 millones, US$109.240 millones menos que el de 2017.

Read in english: 3 extreme measures: Maduro's “insane” responses to the crisis

Dada semejante crisis, que viene por lo menos desde el 2014, el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha ideado distintas estrategias para ayudar al país a superar la depresión económica que atraviesa. Sin embargo, el continuo aumento de la crisis es evidencia del fracaso de las estrategias que se han implementado. Entre estas, hay algunas que resaltan por su rareza. Estas son algunas de ellas.

1. La salida de circulación del billete de 100 bolívares

El 11 de diciembre de 2016, Nicolás Maduro anunció sorpresivamente la salida de circulación del billete de 100 bolívares, el de mayor denominación en Venezuela en ese entonces, afirmando que esta medida se haría efectiva en las siguientes 72 horas. En su momento, el mandatario venezolano argumentó que esto se haría para “eliminar el contrabando de billetes que se está elaborando desde Cúcuta” y sostuvo que así no se seguiría “saqueando” a Venezuela. Dado el anuncio tan sorpresivo y el poco tiempo para cambiar los billetes de 100 bolívares en los puntos autorizados por el gobierno, se generó un caos en las entidades bancarias y manifestaciones públicas.

Esta medida ha resultado un completo fracaso, ya que, tal como lo reporta el canal venezolano VPI TV, la falta de efectivo y la crisis económica del país ha obligado al gobierno a prorrogar una y otra vez la salida de circulación del billete de 100 bolívares. Después de trece prórrogas, el inmortal billete, tal como es conocido por los ciudadanos venezolanos, salió de circulación el pasado 20 de mayo de 2018 para dar lugar a un nuevo cono monetario con billetes de mayor denominación.

2. La guerra del pan

Debido a la falta de producción de harina en Venezuela, este producto debe ser importado como muchos otros para la producción del país. Por esta razón, de acuerdo con la BBC, la crisis financiera ha obligado a los panaderos del país a vender cada vez menos diversidad y cantidad de panes a precios más altos de los normales, haciendo del pan un lujo.

Lea también: Sao Paulo, la ciudad más cara para extranjeros en América Latina

Nicolás Maduro, descontento por las estrategias de supervivencia financiera del gremio panadero, la denominó “la mafia del trigo” y afirmó que la federación de panaderos había declarado “la guerra del pan” al gobierno. Como respuesta a la situación, en febrero de 2017, se decretó que las panaderías que incumplieran la nueva norma de producir pan desde su apertura hasta su cierre, utilizando el 90% de la materia prima para producir pan canilla (el más barato y demandado por su precio), serían temporalmente ocupadas por el gobierno y transferidas a los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

Un mes después del anuncio, la panadería Mansion’s Bakery en Caracas fue tomada por el gobierno, generando conflicto entre los ciudadanos. De acuerdo con El Nacional, a tres días de la ocupación, un miembro de la junta interventora afirmó “no hay pan porque se está haciendo aseo”. El mismo artículo de El Nacional reportó que minutos después se extrajeron panes canilla del negocio y fueron llevados a un carro particular. Según una empleada de la panadería, la junta interventora se estaba llevando los panes en camiones para comerse ellos mismos la mercancía, agravando la situación de la población.

3. Las nuevas monedas

Dada la hiperinflación y el poco valor del bolívar venezolano, desde 2016, el gobierno de Nicolás Maduro ha ido introduciendo billetes de cada vez mayor denominación: desde 500 hasta 100.000 bolívares. La medida culminó en una nueva moneda denominada “Bolívar soberano”.

Para inicios de 2018, la situación financiera de Venezuela llegó a un punto tan bajo que, de acuerdo con Bloomberg, cualquier billete de menos de 100 bolívares estaba siendo usado como confeti en juegos de béisbol. Los supermercados han estado teniendo problemas con la venta de cualquier producto cuyo precio dependiera del peso (como carne o verduras), pues las pesas solo pueden mostrar 6 dígitos y el precio puede fácilmente superar eso. Bloomberg, para marzo de 2018, registraba que un kilogramo de jamón estaba costando 1’480.000 bolívares.

La respuesta del gobierno fue anunciar el cambio de los billetes de bolívares fuertes (los utilizados desde 2007) al bolívar soberano, el cual eliminaría tres cifras de los viejos billetes. Sin embargo, de acuerdo con Descifrado, el bolívar soberano murió antes de nacer.

También le puede interesar: ¿Para qué alcanza el nuevo salario mínimo en Venezuela? 

Esta moneda, que saldrá en circulación el 4 de agosto de 2018, ya empezó a desvalorarse. Según el economista Ángel Alvarado, miembro de la comisión de Finanzas del Parlamento venezolano, la inflación ya ha afectado el valor del bolívar soberano. Alvarado afirmó que “Con inflación mayor a 100% cada mes ese billete vale la mitad o menos de la mitad. Hacen falta nuevas familias de billetes cada mes a estos niveles de inflación. Además, imprimir billetes con tan poco valor es muy costoso para el Banco Central”.

Además del bolívar soberano, Nicolás Maduro anunció a finales del 2017 la instauración de una criptomoneda venezolana, el Petro, respaldada por las reservas petroleras venezolanas. El mandatario de Venezuela afirmó que el Petro “viene a fortalecer” la economía del país y espera que con la criptomoneda, Venezuela sea “referencia global de soberanía frente a los grandes centros financieros globales”.

Algunos de los críticos del gobierno afirman que esta no es sino otra estrategia que fallará y que generará aún más deuda nacional. Por ejemplo, José Guerra, opositor de la Asamblea Nacional, describió el petro como “una operación de deuda que trata de evitar el control parlamentario”. La verdad es que, tal como lo reporta la BBC, todavía no se puede saber a ciencia cierta si la criptomoneda venezolana será exitosa o no. En cualquier caso es claro que la inversión en ella es algo altamente riesgoso.

Al margen de la moneda oficinal venezolana, el país ha visto este año el surgimiento de al menos tres monedas paralelas.

  1. Por un lado, en la comuna socialista El Panal 2021 empezó a circular la moneda “panal”, cuyo valor, según El Tiempo, corresponde a 5.000 bolívares por unidad.
  2. Por otro lado, en la alcaldía de la ciudad de Elorza se emitió la moneda “elorza” el 19 de marzo de 2018, durante las fiestas de la ciudad.
  3. Por último, en abril de 2018, la alcaldía de Caracas lanzó la moneda “caribe”, cuya unidad equivale a 1.000 bolívares.

Tanto CNN como Excelsior reportaron que estas monedas fueron instauradas con la esperanza de solucionar el problema de la falta de dinero en efectivo en diferentes zonas del país.

 

LatinAmerican Post | Juan Diego Bogotá
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…