fbpx

El lento pero constante declive de los glaciares en Colombia

El país andino ha perdido el 20% de su superficie helada en los últimos años

El lento pero constante declive de los glaciares en Colombia

Los efectos del cambio climático son visibles en prácticamente cualquier ecosistema del planeta y uno de los efectos más devastadores es el aumento de la temperatura global. Llevamos años siendo testigos de la progresiva desaparición de glaciares en todo el mundo y no dejamos de sorprendernos cuando vemos imágenes del “antes y ahora” de las menguantes superficies heladas de los Alpes, el Himalaya o la cumbre del Kilimanjaro.

Read in english: The slow but incessant decline of glaciers in Colombia

Colombia no es ajena a esta problemática y sus escasos y bien conocidos nevados podrían tener los días contados si no se hace nada al respecto. Desde 2010, la nación sudamericana ha visto como una quinta parte de su masa de hielo desaparecía.

El caso más preocupante corresponde al glaciar del Volcán Nevado Santa Isabel, que forma parte del Parque Nacional Los Nevados, y que ha perdido el 37% de su extensión en tan solo 2 años –entre enero de 2016 y febrero de este año- una rapidez que ha sorprendido a todos los expertos.

Omar Franco, director del Ideam (Instituto de Hidrología Meteorología y Estudios Ambientales), declaró a la agencia AFP que “a este ritmo el Santa Isabel será historia en menos de una década”.

Lea también: ¿Qué hacen los países latinoamericanos para proteger sus bosques?

Este organismo realizó un estudio analizando la situación de las Sierras del Cocuy y Santamaría, así como de los cuatro volcanes del país –Ruiz, Santa Isabel, Tolima y Huila- y calculó que apenas 37 km² de superficie helada en todo el territorio nacional.

Si entramos más en detalle hay que responsabilizar a dos fenómenos de la desaparición de la masa de hielo: la baja nubosidad que se registra en las cumbres y, por lo tanto, la alta radiación solar que reciben los nevados, acelerando su derretimiento.

La incertidumbre sobre el Acuerdo de París, firmado por 193 países en 2016 -pero que en junio de 2017 vio como Estados Unidos se retiraba del mismo, poniendo en jaque el compromiso ratificado por el resto de naciones- no invita a pensar en el futuro de forma optimista. Para las autoridades ambientales colombianas, el cumplimiento de este protocolo es esencial, y así lo quiso subrayar el ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, quien animó a los países emisores a que verdaderamente controlen los gases causantes del efecto invernadero.

Colombia corre serio peligro de perder uno de sus ecosistemas más emblemáticos, ese que forma parte de los notables contrastes de los que presume el país: playas, desiertos, selva y cumbres nevadas. Un cuarteto del que pocas naciones pueden presumir.

Según el estudio del Ideam, a nivel mundial los glaciares han visto reducido su espesor en 20 metros desde 1980. África sufre la situación más crítica pues todo este continente apenas cuenta con tres: Monte Kenia (Kenia), Kilimanjaro (Tanzania) y las Montañas Rwenzori (Uganda). Todo indica que en pocos años el poco hielo que se conserva acabará desapareciendo. Lamentablemente, Colombia está sufriendo una situación demasiado parecida.

 

LatinAmerican Post | José María González
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…