fbpx

Ecuador: ¿Se acerca el fin del “Caso Assange"?

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, negocia con Reino Unido una salida para el polémico activista

Ecuador: ¿Se acerca el fin del “Caso Assange"?

En una gira que le ha llevado a España y Reino Unido, Lenin Moreno, presidente de Ecuador desde 2017, dejó claro que ya es hora de que se resuelva el caso de Julian Assange, el fundador de Wikileaks, quien permanece asilado en la embajada del país andino en Londres desde 2012.

Read in english: Ecuador: Will the case of Julian Assange end?

El que fuera vicepresidente de Rafael Correa entre 2007 y 2013, para convertirse posteriormente en su mayor adversario actualmente, quiere distanciarse lo máximo posible de las políticas de su antecesor y uno de sus grandes retos como mandatario es encontrar una vía de salida para el informático australiano dentro de la legalidad.

En una entrevista concedida al diario español El País, Lenin Moreno reconoció que su escenario ideal sería poder conversar tanto con Assange como con su abogado para convencerles de que acepten la responsabilidad del fundador de Wikileaks por no acudir con regularidad ante la justicia británica, asumiendo una pequeña condena. Tras el cumplimiento de esta, Assange podría ser extraditado a un país donde su integridad no corra peligro. Ese destino podría ser Ecuador, ya que el anterior gobierno le concedió la nacionalidad. “Para mi es importante preservar los derechos de Assange, y principalmente su derecho a la vida”, apuntó Moreno.

Hay que recordar que desde marzo de este año, Assange tiene prohibida la comunicación con el exterior, una restricción de Ecuador con la que castiga al australiano por incumplir el compromiso de no emitir mensajes que supusieran una injerencia del país sudamericano con otros estados.

Lea también: ¿Llegó a su fin el legado de Rafael Correa en Ecuador?

El problema con la justicia británica parece el menor de Assange, que tiene abiertos otros dos frentes judiciales: por un lado, Suecia lo reclama por presuntos delitos sexuales, si bien estos ya han prescrito, Reino Unido podría detenerle por no cumplir las condiciones de su libertad condicional al buscar refugio en Ecuador. Por otro lado, Estados Unidos lo reclama para juzgarlo por las filtraciones realizadas a través de Wikileaks. Este parece ser el mayor temor de Assange.

Assange también enfrenta otro problema: el olvido general. Al principio, su rebelión fue vista con simpatía por muchos países y organizaciones. Sin embargo, con el paso del tiempo Assange se ha convertido más en una molestia que en alguien útil. A todo eso hay que unir el desgaste físico y psicológico producido por 6 años de reclusión en la embajada de Ecuador de Londres. En sus últimas apariciones públicas, en uno de los balcones de la sede diplomática, se podía apreciar su notable deterioro, con el rostro demacrado. Algunos funcionarios de la embajada que tienen contacto regular con él afirman que su estado mental no es el mejor lo que le lleva a continuas incoherencias.

Todavía es pronto para saber si la visita de Moreno al Reino Unido supondrá un avance para este caso pero sí parece que este asunto es una prioridad en la agenda del sucesor de Rafael Correa.

 

LatinAmerican Post | José María González
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…