fbpx

Vergonzoso y doloroso: Casos de pederastia en América Latina que avergüenzan a la Iglesia Católica

Casos de abuso sexual a menores ocurridos en México, Perú y Chile se suman a los escándalos de pederastia revelados por la Corte Suprema de Pensilvania

Vergonzoso y doloroso: Casos de pederastia en América Latina que avergüenzan a la Iglesia Católica

El martes 14 de agosto, la Corte Suprema de Pensilvania dio a conocer un informe que documenta muchos casos de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes y que la iglesia habría escondido durante más de 70 años. Esta es una realidad que el Vaticano ha salido a reconocer por medio de un comunicado, calificándola de vergonzosa y dolorosa, además de pedir a la justicia estadounidense que quienes participaron sean juzgados por sus actos criminales.

Read in english: Shameful and painful: Latin American pedophilia cases that embarrass the Catholic Church

Por su parte, el papa Francisco publicó el lunes 20 de agosto una carta en la que señaló: "Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas". Según él, el dolor de las víctimas y de las familias es también el dolor de todos, "por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad".

Latinoamérica es una región que no ha sido ajena a casos de pederastia. Por eso, aquí te presentamos algunos de los más sonados.

Los abusos sexuales del ex canciller del arzobispado Carlos Muñoz

A mediados de julio de 2018, el ex canciller del arzobispado de Santiago de Chile fue capturado por haber abusado sexualmente a cinco menores de edad. Actualmente, el sacerdote chileno se encuentra en prisión preventiva por 180 días, lo que podría convertirse en 15 años de cárcel mientras avanzan las investigaciones. Así lo explica el fiscal Emiliano Arias, que tiene conocimiento en el caso, según El País.

De acuerdo con el fiscal, Muñoz “conocía qué hacer, qué no hacer, cómo manejarse. Cómo poder, en definitiva, asegurar su impunidad”. Todo eso sucedió desde 2011, mientras fue canciller del arzobispado. Para el fiscal Arias, los menores abusados serían parientes del sacerdote. Además, las víctimas tenían inexperiencia sexual, "estaban en plena etapa de formación y fueron atacados mientras se encontraban bajo el cuidado del sacerdote, dada la confianza que le tenían los padres", explica el mismo medio.

Marcial Maciel, el sacerdote pederasta de México

Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo y amigo del papa Juan Pablo II, tuvo más de 20 acusaciones de abuso sexual por parte de los seminaristas de su congregación, según un informe del Comité Contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Tras la muerte de Maciel en 2008, el reconocimiento de las víctimas quedó en el limbo hasta abril de 2018, cuando ocho hombres que sufrieron los abusos de Maciel decidieron enviar una carta a los Legionarios.

De acuerdo con The Associated Press, en la carta pidieron tener el estatus de víctimas y ser acreedores a una compensación por el daño psicológico y los abusos que padecieron. Desde 1997, cuando se dieron a conocer los diferentes abusos sexuales de Maciel, los Legionarios de Cristo desconocieron los hechos y señalaron a los denunciantes de atacar a la Iglesia. 

En 2014, la Santa Sede finalmente determinó que las víctimas tenían razón y la orden de los Legionarios emitió una disculpa, explica la BBC. De las 20 víctimas, 12 fueron indemnizadas por una comisión de compensación del Vaticano que se mantuvo desde 2011 hasta 2014. Aunque Maciel fue condenado por el Vaticano en 2006, no recibió ninguna pena privativa de la libertad en una cárcel, sino que tuvo que hacer penitencia y oración por el resto de su vida, de acuerdo con el informe del Comité Contra la Tortura de la ONU.

Lea también: Monjas abusadas, una realidad perturbadora en Chile 

El sacerdote acusado de abusar sexualmente a estudiantes

Carlos Enrique Peralta Luna es un sacerdote de origen peruano a quien enviaron como administrador a una escuela en Perú. Sin embargo, Peralta fue reportado por un colega suyo ante el reverendo Juan Vera, responsable de los Salesianos en Perú, luego de ser encontrado a media noche con un niño en su dormitorio.

Una situación similar ocurrió en 1995, cuando varios estudiantes lo denunciaron ante la orden de los Salesianos por abuso sexual. En esa ocasión, un comité disciplinario religioso ordenó que Peralta debía permanecer lejos de los niños. En 1997, Peralta fue recluido en el "centro de tratamiento para clérigos “Domus Marie” (Casa de María) en Tortuguitas, provincia de Buenos Aires (Argentina)", según el diario Contra Poder en Chiapas.

En marzo de 1998 fue trasladado a "la nueva Parroquia de San Juan Bosco en Chicago" por un permiso de trabajo arquidiocesano que obtuvo gracias a la firma del reverendo Juan Vera, explica el mismo medio. No obstante, posteriormente fue acusado de abuso sexual a cuatro menores, por lo que se le envió a un centro de tratamiento en Virginia.

Lo anterior hace parte de las revelaciones que reposan en el expediente 02-2692-ci-19, demandado el 3 de abril de 2002 en la "Corte del Sexto Distrito en Pinellas County (Florida) contra el Vaticano", la Diócesis de San Petersburgo (Florida) y la orden salesiana, de acuerdo con el diario de Chiapas.

LatinAmerican Post | Edwin Gustavo Guerrero Nova

Copy edited by Diana Rojas