fbpx

Ecuador: el último país en darle la espalda al chavismo

La nación andina deja el ALBA, cierra la sede de UNASUR y sale de Telesur

Ecuador: el último país en darle la espalda al chavismo

Era más que probable que el nuevo presidente de Ecuador, Lenin Moreno, pusiera tierra de por medio con la ideología bolivariana que tan buena sintonía tuvo con su predecesor, Rafael Correa. La grave crisis migratoria provocada por las políticas de Nicolás Maduro en Venezuela y la brutal represión de su homólogo Daniel Ortega en Nicaragua han acelerado una decisión del gobierno ecuatoriano: cortar de raíz cualquier vínculo ideológico con los regímenes de estos dos países.  

Read in english: Ecuador: the last country to turn its back on the Chavist model

Esto se ha reflejado, según informa La Tercera, en la salida de Ecuador del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos). Esta organización fue creada por Fidel Castro y Hugo Chávez en 2004, con el fin de impulsar un comercio justo entre los países que la formaban –Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua y pequeñas islas del Caribe. Sin embargo, su objetivo económico inicial mutó pronto en un frente político dedicado a promover los ideales bolivarianos.

La salida del país andino es una muestra de la fragmentación y el debilitamiento del bloque socialista en América Latina. Moreno, cuyas bases de partido se consideran de izquierdas, ha actuado con perfil bajo y aprovechó las crisis en Venezuela y Nicaragua para justificar su decisión y no tener que dar muchas explicaciones.

Correa había escogido a Moreno como su candidato para que diese continuidad a la “revolución ciudadana” que él había iniciado, pero ya desde el principio su sucesor dejó entrever que el ALBA no estaba dentro de sus prioridades y en la Agenda de Política Exterior para el periodo 2017-2021 apenas se mencionaba.

La salida del ALBA, de acuerdo con El Universo, estuvo precedida por la ruptura de Ecuador con Telesur, el canal internacional de televisión que impulsó Venezuela y que varios países, entre ellos Ecuador, financiaban. El Gobierno argumentó que no podían seguir destinando 2 millones de dólares anuales al canal porque debían ahorrar.

Lee también: Venezuela: Es hora de acabar con el Carnet de la Patria

La tercera pata en la desconexión de Ecuador con el socialismo es UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas). Esta organización fue impulsada por Brasil en tiempos de Lula da Silva, en 2011, y apoyada desde el inicio por Hugo Chávez y la entonces presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. Al poco tiempo, el resto de países de América del Sur se unieron.

Correa decidió ofrecer Quito como sede y construyó un edificio para tal efecto. Sin embargo, el pasado mes de marzo, la mitad de los miembros de UNASUR –Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Colombia- mostraron su firme intención de dejar la organización y así lo hicieron, reportó el Clarín de Argentina. 

Sin una solución a la vista entre el bloque socialista y los países con gobiernos conservadores UNASUR parece tocada de muerte y Lenin Moreno ya solicitó en julio la devolución del edificio donde se encuentra la sede para dedicarlo a estudios universitarios centrados en el indigenismo.

LatinAmerican Post | José María González
Copy edited by Marcela Peñaloza