fbpx

(Des)Encanto: Un cuento de hadas no apto para niños

Si eres fan de Los Simpson o Futurama, no te puedes perder la nueva serie colaboración de Matt Groening con Netflix.

(Des)Encanto: Un cuento de hadas no apto para niños

El pasado 17 de agosto, Netflix lanzó en su plataforma una nueva serie animada de la mente de Matt Groening, creador de Futurama y Los Simpson. Esta nueva serie conocida en Latinoamérica como (Des)Encanto sigue las desventuras de la princesa Tiabeanie de Dreamland, quien es acompañada por un elfo llamado Elfo y su demonio personal llamado Luci.

La serie rompe con los paradigmas establecidos sobre cuentos de hadas al presentarnos una princesa que tiene problemas con el alcohol y la autoridad; que reniega de su título real, y no está esperando a que ningún príncipe resuelva los problemas en los que se mete.

Además, sus acompañantes también son poco comunes en el contexto de un cuento de hadas, pues tenemos a un elfo que huye de su hogar lleno de otros elfos cantores por considerarlo demasiado cursi y a un demonio que debería llevar a la princesa por el camino del mal, pero que a menudo hace lo posible por sacarla de aprietos.

La primera temporada de la serie está compuesta por 10 episodios de aproximadamente 24 minutos cada uno. Al principio parece que cada episodio es su propia aventura contenida, con sólo pequeñas referencias a eventos de episodios anteriores. Sin embargo, conforme se va acercando el final de la temporada, la trama comienza a conectarse entre episodios y los lleva a un final que a muchos tendrá esperando por la segunda temporada.

Lea también: La casa de las flores: el nuevo placer culposo de Netflix 

Una serie de Matt Groening

El humor de la serie nos hace recordar al manejado en sus series hermanas: Futurama y Los Simpson, sobre todo al de las primeras temporadas de ésta última, aunque Netflix permite la oportunidad a Groening de darle tintes más maduros y negros.

Esto, junto con lo gráfico de algunas de sus escenas de batallas, la convierte en una serie que no debería ser vista por niños, a pesar de lo colorido que pueden parecer sus escenarios y personajes.

La animación y el diseño de los personajes tiene la firma de Groening por todos lados. De hecho, algunos de los personajes de (Des)Encanto tienen facciones muy similares a algunos de los integrantes de la familia amarilla.

El reino de Dreamland es realizado de manera creativa pues combina lo que ya esperamos como audiencia de una historia medieval y le da algunos toques de modernidad, mostrándonos bolas de cristal que funcionan como un reproductor de video, tiendas de souvenirs en lugares mágicos y caballos cuyo relincho suena como las sirenas de las patrullas de policía.

Si bien la serie cuenta con un doblaje bueno, es recomendable verla en su idioma original, pues algunas de las bromas sufren una pérdida de gracia al ser traducidas al español.

Lea también: América Latina se toma Netflix: 4 series que todo latino debería ver 

¿Un nuevo género?

Las series animadas dirigidas a un público adulto no son algo nuevo, pero sí han gozado de una creciente popularidad en los últimos años. Netflix, que se ha caracterizado por querer ofrecer lo mejor en su contenido, ya contaba con series de este estilo en su catálogo, como Bojack Horseman y Big Mouth, series con las que (Des)Encanto encaja perfectamente.

Puede que la serie no sea del agrado de todos, pero tiene el potencial de convertirse en una de las insignias de Netflix. Tendremos que esperar a la segunda temporada para ver si la serie cumple con este potencial o se va para abajo. Por ahora, deberías conectarte a tu cuenta y darle una oportunidad.

LatinAmerican Post | Alan Rosas González
Copy edited by Marcela Peñaloza