fbpx

Brexit: la Premier League es otra de sus víctimas

El deporte en el Reino Unido está a la expectativa de un acuerdo con la Unión Europea para evitar cambios perjudiciales

La incertidumbre por el Brexit impacta la Premier League

Han pasado más de dos años desde aquel 23 de junio de 2016, cuando los británicos votaron a favor de la salida de la Unión Europea, conocida como Brexit. Desde entonces, la gran incógnita ha sido si habrá un Brexit ligero o ferreo, es decir, si la desconexión será tranquila y con acuerdos benéficos para ambas partes o si será abrupta y llena de limitaciones. Mientras tanto, se acerca el 29 de marzo de 2019, fecha programada para el Brexit y no hay acuerdo aún.

 

 

Una publicación compartida de Soonfeed (@soonfeed) el

 

Los posibles escenarios comenzaron a salir a la luz en todas las áreas: educación, movilidad, ciencia, salud, empleo, comercio y desde luego, deporte. Por su enorme poder económico y mediático, la Premier League fue lo primero en ser analizado en cuanto a deporte se refiere.

Una liga que ha obtenido tan sólo en tres temporadas más de $7,000 millones de dólares por concepto de derechos de transmisión, de acuerdo con el diario El Mundo. El diario también afirma que hay varios aspectos en los que el fútbol británico se vería afectado, entre los que destacan dos principalmente: 

  1. El mercado laboral: A pesar de sus altos salarios y profesión, los jugadores de fútbol se tienen que ajustar a las leyes laborales como cualquier otro ciudadano. El Brexit tendrá un impacto en la contratación de jugadores británicos en la Unión Europea pues ya no tendrían acceso directo a las plazas de comunitarios, por lo que tendrían que cumplir con los requisitos de cualquier otro extranjero.

    Por otro lado, los jugadores comunitarios que jueguen en Reino Unido perderían ese beneficio teniendo que ajustarse a las leyes laborales británicas, tramitando permisos de residencia y otras restricciones en un país poco amistoso con la migración.

     
  2. Los derechos de transmisión: Esta liga que obtiene miles de millones de dólares en derechos de transmisión sufriría un impacto en este rubro si no cuenta con figuras y talentos entre sus filas como hasta ahora lo ha hecho. La rentabilidad para las televisoras sería menor, por lo tanto ofrecerían menos. Además de que el país quedaría fuera de las reglas de los medios audiovisuales comunitarios, lo que crearía seguramente algunos desencuentros.

 

 

Quizá te interese leer: ¿Qué debe hacer para quedarse en Reino Unido después del Brexit?

Para Laura McCallum, abogada de deportes entrevistada por iNews, los clubes con más recursos serán los que tendrán ventaja al poder hacer frente a las restricciones que surjan del Brexit, tanto de la Premier League, como de otras como la de Escocia.

A mediados de agosto los presidentes de los clubes Burnley FC y Stoke City FC, Mike Garlick y Peter Coates respectivamente, manifestaron su preocupación por las consecuencias que un Brexit duro traería, coincidiendo con lo afirmado por McCallum. Para ellos, los clubes pequeños, como los suyos son los que más resentirán la desconexión, según lo informó la BBC Sports.

"El camino destructivo del Brexit que busca el gobierno amenaza con tener un efecto terriblemente dañino para los clubes del país, afirmó Garlick al medio británico. Muchos empresarios hicieron campaña a favor de la permanencia en la Unión Europea, por ejemplo Coates donó £250,000 libras esterlinas a la campaña. No obstante su ciudad, Stoke, votó a favor del Brexit, al igual que Burnley, sin medir las consecuencias para los clubes.

La hípica

El fútbol no será el único deporte afectado, Laura McCallum también hace referencia al deporte ecuestre y al torneo Aintree Grand National, uno de los más importantes del mundo y que se celebra desde el siglo XIX. Este podría verse afectado por la movilidad de los caballos que hasta ahora es sencilla.

La abogada, en entrevista con la BBC escocesa, afirma que "alrededor de 26,000 caballos de pura raza actualmente se mueven libremente cada año entre Inglaterra, Irlanda y Francia, pero esta libertad de movimiento podría finalizar cuando Gran Bretaña deje la UE salvo que un nuevo acuerdo tripartito sea asegurado".

 

 

También agrega que no sólo los atletas y los caballos se verían afectados por las restricciones, sino también los trabajadores que hacen que el deporte funcione, pues hay que recordar que el deporte es también una industria. McCallum menciona que en todo el Reino Unido sólo tres puestos fronterizos tienen la capacidad de inspeccionar caballos; además, si se añadieran aranceles a la cría de caballos en Irlanda, esta disciplina se vería afectada.

 

LatinAmerican Post | Luis Liborio
Copy edited by Marcela Peñaloza