fbpx

¿Cuáles son los factores que amenazan a la democracia en Latinoamérica?

Hoy se celebra el día de la democracia y en LatinAmerican Post analizamos las prácticas antidemocráticas qué la afectan

A raíz de la conmemoración en todo el mundo del Día Internacional de la Democracia, una fecha en la que se proponen reflexiones y acciones respecto al estado de las democracias en el mundo, la viabilidad de esta forma de gobierno y los desafíos que enfrenta respecto a los constantes riesgos y las amenazas a las que se enfrenta.

Read in english: What are the factors that threaten Latin American democracy?

Según la ONU, el Día Internacional de la Democracia es una oportunidad para proponer e implementar nuevas formas de vigorizar la democracia y buscar respuestas a los desafíos sistemáticos que enfrenta. Esto incluye abordar las desigualdades económicas y políticas, hacer que las democracias sean más inclusivas, atrayendo a los jóvenes y otros grupos marginados al sistema político, y haciendo que estas democracias sean más innovadoras en su respuesta a los retos emergentes, tales como la migración y el cambio climático.

En el caso de Latinoamérica, son de amplio conocimiento los conflictos que se viven en países como Venezuela y Nicaragua con los regímenes que allí gobiernan; Guatemala y Honduras con los actos de corrupción; México con la guerra entre los cárteles del narcotráfico y Colombia, igualmente, con los escándalos de corrupción y las muertes sistemáticas y selectivas de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos. Estos son sólo algunos ejemplos.

La fragilidad de la democracia latinoamericana

“Ojalá fuese tan fácil, entonces, pensar que los problemas de ausencia y deficiencias democráticas en la región se limitan a casos como los de Cuba y Venezuela. No es así. En la mayoría de los países de América Latina vemos una serie de fenómenos que han generado un debilitamiento de las instituciones y un creciente escepticismo con la democracia”, aseguró el analista internacional Boris Yopo en el diario La Tercera de Chile.

Según Yopo, el destape de escandalosos casos de corrupción es una de las principales causas del debilitamiento de la democracia en el continente. Para el analista, si a ello se suman las amenazas a la libertad de expresión o la concentración de la información que hay en varios países, la expansión del narcotráfico, los problemas de seguridad pública, la polarización política creciente o la pugna entre poderes del Estado, no es de extrañar que la valoración pública de la democracia esté en declive y se encuentre en un momento delicado.

Lee también: 25 películas que narran la desaparición forzada en América Latina

Es preciso señalar que, como bien lo dice Yopo, no se trata de un problema de derecha o izquierda, pues como él manifiesta: “Cualquier análisis imparcial revela que las prácticas antidemocráticas se encuentran en todo el espectro político”.

Lo anterior, cobra sentido cuando se amplía la mirada a lo que sucede en toda la región y no sólo a aquellos casos que tienen mayor eco mediático, como sucede con Cuba, Nicaragua o Venezuela. La violencia, la corrupción, la censura, el autoritarismo y otras prácticas que amenazan la democracia, se pueden presentar de igual forma en cualquier gobierno, sin importar su tendencia u orientación política.

En ese sentido, el diario El País de España hace referencia a un estudio publicado a principios de 2018 por la fundación alemana Bertelsmann Stiftung. En este se analizan los acontecimientos ocurridos recientemente en Latinoamérica y cómo estos han repercutido en el incremento de la desconfianza de los ciudadanos. Por ejmplo, con respecto a la capacidad de los gobiernos de la región para ofrecer garantías a la ciudadanía y su legitimidad, generando desconfianza en la democracia misma:

Lee también: Brasil: Lula ya no será presidente 

“Esta crisis de confianza, subrayan los especialistas de Bertelsmann Stiftung, está empezando a erosionar la propia legitimidad de los ejecutivos regionales, cuyos niveles de aprobación están -salvo en contadas excepciones- en niveles históricamente bajos. Más aún, hay una amenaza creciente sobre la legitimidad de la democracia en sí misma, que sigue perdiendo apoyo en la población. En Latinoamérica, la insatisfacción con el funcionamiento de la democracia está amenazando con mutar a un descontento en la democracia como tal”, asegura El País.

El diario español, con base en el informe de la fundación alemana, dice además que el consenso en torno al modelo democrático sigue siendo la nota predominante en Latinoamérica, pero su fuerza cada vez es menor. “En su diagnóstico, los especialistas de la organización alemana detectan un bajo estado de ánimo social alimentado por una creciente discrepancia entre las mayores demandas de los ciudadanos y la falta (real o percibida) de capacidad para resolver los problemas por parte de las élites políticas, cuya reputación se ha visto mermada por escándalos de corrupción en los últimos años”, dice. 

La democracia requiere una ciudadanía crítica y activa que permita ejercer control para ofrecer garantías en una sociedad que se considere democrática. No es una simple casualidad que muchas de las acciones que hoy amenazan la democracia en el continente, sean ejecutadas por gobiernos que a pesar de sus cuestionamientos, han sido elegidos por esos mismos ciudadanos que hoy sufren las repercusiones de dichas acciones.

 

LatinAmerican Post | Samuel Augusto Gallego Suárez
Copy edited by Marcela Peñaloza

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…