fbpx

¿Crisis futbolística?: Dinamarca convocó jugadores de fútbol sala para la selección

Un desacuerdo entre la Federación Danesa de Fútbol (DBU) y los jugadores mundialistas, provocó que para la fecha FIFA fueran convocados jugadores de la segunda división

¿Crisis futbolística?: Dinamarca convocó jugadores de fútbol sala para la selección

Se cumplió la primera fecha FIFA post mundial y las selecciones europeas afrontaron sus amistosos internacionales junto con el inicio de la UEFA Nations League. Sin embargo, un conflicto en la Federación Danesa de Fútbol (DBU) generó una crisis futbolística en la selección. El 4 de septiembre, la DBU presentó la lista de convocados para disputar el primer partido amistoso de la selección después de Rusia 2018. En la nómina, resalta la aparición de jugadores de la segunda y tercera división de la liga nacional, además de algunos jugadores de fútbol sala.

“Hemos elegido a un equipo de jugadores dispuestos a jugar por Dinamarca, los partidos contra Eslovaquia y Gales son vitales para que la UEFA no nos mande al ‘quinto pino’”, declaró en ese momento Claus Bretton-Meyer, director de la DBU en un comunicado recogido por ABC.

Te podría interesar: BMW vs Audi: La lucha por las acciones del Bayern 

Conflictos publicitarios

El problema entre los jugadores internacionales y la DBU consiste en la falta de renovación del contrato publicitario para los jugadores que venció a finales de la Copa del Mundo. Los jugadores exigen poder seguir acuerdos con marcas que no patrocinan, y son competencia,de las empresas que patrocinan a la selección. A su vez, las diferencias en el contrato también incluyen las condiciones de viaje para los jugadores durante los compromisos con la selección.

El 1 de septiembre, la federación había propuesto un nuevo contrato al sindicato de jugadores. Sin embargo, estos últimos plantearon ampliar durante un mes el contrato vencido, sugerencia que la DBU interpretó como una negación por lo que se pospuso la renovación, según señaló el diario Marca.

El jugador del Tottenham y capitán de la selección, Christian Eriksen, aseguró en un comunicado recogido por FourFourTwo, que “no tiene sentido que la DBU no aceptará esa oferta” agregando que “nos encanta jugar para la selección y no por dinero”. No se tiene registro de un equipo que haya convocado a jugadores de fútbol sala para jugar en instancias de fútbol convencional. Sin embargo, ya la DBU había experimentado un problema similar con la selección femenina en 2015, que terminó por suspender un amistoso y recibir una sanción de la UEFA.

 

Convocatoria anónima y sin profesionales

La convocatoria de 23 jugadores para la fecha FIFA, estuvo conformada por jugadores de la segunda y tercera categoría de la Liga de Dinamarca, además de seis jugadores de fútbol sala, entre ellos el guardameta Christoffer Haagh. Según la federación, la primera lista de convocados estuvo compuesta por jugadores de la SuperLiga, primera división del fútbol danés. Sin embargo, al final no accedieron debido a la presión impuesta por otros jugadores de la selección absoluta.

Por ello, los jugadores de la lista definitiva tuvieron que salir escondidos en un autobús, el cual los esperaba a afueras de la sede de la federación en Copenhage. A su vez, la DBU nombró un nuevo director técnico, John Jensen, quien fue acompañado por un psicólogo para atender cualquier necesidad de los jugadores, según recogió El Confidencial.

Jensen, sustituyó temporalmente al director técnico de la selección: Age Hareide, puesto que la federación asegura que Hareide no podía dirigir un equipo que no seleccionó. Igualmente, los nombres de los convocados no fueron revelados hasta que la selección llegó Eslovaquia, donde disputó su primer partido amistoso.

Lee también: Los extraños hábitos de los directores técnicos de fútbol

Debut con dignidad

El miércoles 5 de septiembre, Dinamarca puso a prueba su peculiar lista de convocados como visitantes ante Eslovaquia. Con un portero de fútbol sala como titular para defender el arco, la selección danesa perdió por 3-0. Sin embargo, la actuación del combinado escandinavo no sería tan mala como se esperaba. Los primeros dos goles serían anotados en el primer tiempo, mientras que al minuto 79, Adam Fogt, otro jugador de fútbol sala, anotaría un autogol para cerrar el marcador 3-0.

 

Rápida solución

Pero hubo bandera blanca en el tema un par de días antes del partido como local ante Gales, y se notó en cancha, pues ganaron por 2-0. La estrella del equipo Christian Eriksen, se encargó de firmar los dos goles. De acuerdo a As.com, la federación danesa (DBU) y el sindicato de jugadores llegaron el viernes 7 de septiembre por la noche a un acuerdo temporal por los derechos de imagen de los futbolistas de la selección.

Eso sí, el acuerdo fue temporal y solo estará vigente hasta el próximo 30 de septiembre, aunque DBU y sindicato ya negocian un nuevo convenio que sea permanente. Comenta el respetado portal español, que para el partido contra Gales, los jugadores se rigieron por las condiciones que imperaban antes. Esto no era otra que regular la participación de futbolistas en actos publicitarios, y así evitar conflictos con sus propios patrocinadores.

Es preciso aclarar que la federación danesa había rechazado dos veces la propuesta del sindicato de continuar las negociaciones y prolongar de manera provisional el actual trato. Tampoco ha sido este el primer conflicto de la DBU con sus deportistas. En 2017, tuvieron que enfrentar una incómoda situación con el equipo nacional femenino por un asunto salarial.

 

LatinAmerican Post | Juan Bacallado

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…