fbpx

Tocaima: la “ciudad salud” de Colombia

Desde lodo con propiedades curativas hasta fósiles con años de historia y antigüedad, este paraíso lo tiene todo para convertirse en el destino turístico por excelencia de Colombia 

Tocaima: la “ciudad salud” de Colombia

En el suroeste de Cundinamarca, a dos horas de viaje en carro desde la capital de Colombia, está ubicado Tocaima, un municipio reconocido por su rica tradición cultural e histórica. Identificada a nivel nacional como la ciudad “salud”, este paraíso lo tiene todo para convertirse en el destino turístico por excelencia de Colombia. 

Read in english: Tocaima: the "healthy city" of Colombia

El territorio que hoy ocupa la ciudad era parte de la nación Panche, conformada por las tribus Tocaimas, Anapuimas, Suitamas, Lachimíes y Síquimas, de la cual aún hoy en día subsisten algunas muestras de arte rupestre en el cerro Guacaná, que según la leyenda se eleva en el municipio sobre dos columnas de oro. 

Su clima seco, uno de los mejores de Colombia con una temperatura de aproximadamente 28°, atrae a miles de turistas nacionales e internaciones que buscan oxigenar su cuerpo con un aire limpio y disfrutar de los beneficios de los Pocitos Azufrados, ubicados en el kilómetro 3 vía Jerusalén. 

Con un área de 57.022 metros cuadrados, los Pocitos Azufrados son un centro recreacional que tiene en su interior fosos de lodo con alto contenido medicinal y terapéutico, conocidos por aliviar y prevenir anomalías del aparato locomotor, dermatológico, respiratorio y cardiovascular. 

Se dice que desde la época precolombina las personas buscaban ayuda en las aguas azufradas de Tocaima que brotaban de la tierra, por lo que la región pasó a la historia como la “ciudad salud” del país. Además del lodo termal, el centro recreacional ofrece a los turistas servicio de restaurante, parques infantiles, masajes terapéuticos, caminatas ecológicas con expertos y zona de camping. 

Por otro lado, a quince minutos de ciudad, está el Museo Arqueológico y Paleontológico de Pubenza, fundado en el edificio de la antigua estación del ferrocarril. Allí se encuentran los fósiles de mastodontes y megaterios que han sido hallados en la región y que han dado pie para que la zona haya sido declarada de reserva paleontológica protegida. 

También te puede interesar: ¿Cómo ser un turista responsable? Siga estos 5 consejos

No se puede ir de la ciudad sin visitar el puente de los suspiros, la primera infraestructura colgante del país donde, según cuenta Pedro Jiménez al Espectador, los familiares de los leprosos se despedían de sus seres queridos entre suspiros y los entregaban a las autoridades una vez firmada la Ley 104 de 1890, que obligaba a los enfermos a aislarse hasta su muerte. 

En los últimos años, con el objetivo de posicionar al municipio como sitio turístico ideal y brindarle a sus visitantes una experiencia inolvidable, el alcalde Wílmar Alexánder Martínez Bareño, con ayuda del gobernador Jorge Emilio Rey, ha adelantado una serie de obras para mejorar la infraestructura de la ciudad y la calidad de vida de la población.  

“Queremos que el turista se lleve la mejor imagen de Tocaima, que vea un municipio organizado. Queremos hacer un buen equipo con los comerciantes y nosotros como administración municipal estamos invirtiendo en obras para mejorar la calidad de vida de todos”, señala Bareño en la página oficial de la alcadía. 

Además, el señor Bareño se ha reunido con las alcaldías de cultura y de turismo para discutir la manera de explotar los re­cursos arqueológicos de los que ostenta el municipio considerados una gran riqueza y los cuales se convierten en un atractivo tu­rístico, ya que deja ver la riqueza cultural e histórica con la que cuenta la población.

Si desea llevarse un recuerdo a casa, no olvide que la artesanía de Tocaima es una de las más ricas de la región. Este mes de agosto, los días 17, 18, 19 y 20, podrá ir al Parque Principal de la Ciudad para observar los tejidos en fique elaborados con las manos y los pies de artesanos.

 

LatinAmerican Post | Luisa Fernanda Báez

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…