fbpx

Cuba: el acceso a Internet es costoso y controlado por el gobierno

Desde que el gobierno de Cuba fijó la meta de implementar Internet en toda la isla para 2020, los avances en esa materia han sido lentos y poco efectivos

¿Está fracasando la implementación del Internet en Cuba?

Datos de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) y el Ministerio de Comunicaciones de Cuba, recogidos por el periódico Granma, evidencian que hay “más de 5.9 millones de usuarios con acceso a Internet. Se han instalado 710 nuevos sitios 3G que cubren el 65.8 % de la población y existen 755 sitios públicos wifi de ETECSA”. Sin embargo, lo que no mencionan es que ese acceso a Internet no es gratuito, es costoso y controlado y vigilado por el Gobierno, tal y como lo describe el portal El Nuevo Dia.

Read in english: Cuba: Internet access is expensive and limited

Además, de acuerdo con el medio citado, el cubano que quiera conectarse debe hacerlo en las más de 630 salas de navegación dispuestas por el Gobierno. Para navegar, tendrá que pagar un peso cubano por una hora de servicio. Esta es una suma alta si se tiene en cuenta que el salario mínimo es de 30 pesos cubanos, es decir, 30 dólares. “Se estima que unos 2.7 millones de cubanos se activaron en las redes sociales el año pasado”, destaca El Nuevo Dia.

Lo que se analiza es que el Gobierno está interpretando esos 5,9 millones de usuarios con acceso a Internet, basándose en los cubanos que han creado correos electrónicos, redes sociales y que navegan esporádicamente bajando música o chateando en las diferentes plataformas como Whatsapp. Sin embargo, no se está considerando que dichas cifras podrían ser mucho menores, debido a que el acceso no es económico y tampoco durante las 24 horas para los cubanos.

"Si los ciudadanos no se pueden conectar por el alto precio del servicio, no se hace nada. Optimizar la infraestructura para disminuir considerablemente el costo es fundamental. Es contradictorio que los salarios en Cuba sean los más bajos del mundo y el precio de la conectividad, el más alto", dice Jorge Luis, un cubano estudiante de comunicación al medio Cibercuba.

"Hace rato podríamos estar verdaderamente conectados. Han llovido pretextos para retrasar el acceso de la población a las más modernas tecnologías y eso solo demuestra una resistencia al cambio. Nos detienen más las decisiones de nuestros dirigentes que la capacidad para generar soluciones", agrega a Cibercuba Osmel, un ingeniero informático cubano.

Acceso a Internet al estilo China y Corea del Norte

El precio que se debe pagar por el servicio de Internet, la lentitud en la implementación de planes públicos para la gente y el secretismo frente a los acuerdos de Cuba y Google, entre otras empresas, como lo cuenta Deutsche Welle de Alemania, han llevado a la oposición a una conclusión: que el Gobierno convertirá el acceso a Internet en público sí puede tener el control total sobre él, tal y como lo hacen los gobiernos de China y Corea del Norte.

Lee también: Los lujos más absurdos de 3 presidentes latinoamericanos  

En China, como lo señala El Tiempo, tiene sus propias redes sociales y no existe WhatsApp sino WeChat. El Internet, sea público y gratuito o de pago, es controlado por el Gobierno chino, a través del Partido Comunista de China, razón que podría relacionarlo con el de Cuba.

Lo mismo ocurre con Corea del Norte. En este país, de acuerdo con un informe de compañías de investigación de seguridad en Internet conocido por Huffington Post “los norcoreanos con acceso a internet externo participan activamente en las redes sociales occidentales y populares, regularmente leen noticias internacionales, utilizan muchos de los mismos servicios, como la transmisión de video y los juegos en línea".

No obstante, como lo describe Huffington Post, de los 25 millones de norcoreanos, sólo 2 millones pueden acceder a Internet y se trata de la clase media alta. Son vigilados por el Gobierno, por medio del sistema operativo “Estrella Roja”. No se puede acceder a Internet desde móviles, tampoco se pueden hacer llamadas internacionales y tienen su propio Netflix donde sólo hay películas realizadas exclusivamente por el Gobierno. Si bien es más radical, en Cuba es el Gobierno quien controla el Internet e impone barreras, por ahora, limitando su uso con costos elevados.

 

LatinAmerican Post I Edwin Guerrero Nova 
Copy edited by Marcela Peñaloza

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…