fbpx

Reportaje: el Latin trap salió de la calle para tomarse el mundo

Todos creen saber qué es y todos lo bailan en las discotecas, pero ¿realmente conoces todo sobre este género que parece tomarse el mundo entero?

Reportaje: El Latin trap salió de la calle para tomarse el mundo

Desde hace unos años escuchamos en la pista de baile un ritmo que todos creemos reconocer. Suena en las discotecas y en la radio, y ha cautivado tanto a América Latina como al resto del mundo. Sin embargo, hasta hace muy poco tiempo estamos hablando de él. ¿De qué se trata? ¿Qué es eso que bailamos lento pero que suena agresivo? Se trata del Latin trap. En LatinAmerican Post hablamos con un experto y acá te contamos qué es y para dónde va.

Read in english: Coverage: Latin Trap is taking over the world

¿Qué es el trap?

Cuando le pregunto esto a Santiago Cembrano, periodista musical especializado en temas de rap y hip hop, él hace primero una aclaración: no hay una definición de diccionario. Los géneros musicales suelen definirse según los expertos musicales, pero también según los oyentes, el público. "A veces", me dice, "es más importante lo que a la gente en su casa y en la discoteca le parece que es el Latin trap, no lo que yo pienso que es".

Después de aclarar esto, me cuenta que realmente el trap existe como un subgénero más del rap, pues así nació. No obstante, el trap latino no es tomado así por la gente en América Latina e incluso fuera de ella. Acá ha tomado un giro distinto y se mueve en circuitos diferentes de los del rap.

La que sería "la definición de la gente", entonces, sería distinta de la del experto, pues en América Latina el trap se asocia más con el reguetón que con el rap. Y así lo dice Santiago, que me cuenta que en Norteamérica el rap ocupa el espacio comercial que en Latinoamérica ocupa el reguetón: es lo que se baila en las discotecas.

El rap en América Latina sigue perteneciendo de cierta manera al circuito underground, cosa que no ocurre en Estados Unidos, en donde es este el género mainstream.  El trap, entonces, se ha abierto camino siempre en el circuito comercial, en Norteamérica asociado al rap y en América Latina al reguetón.

Pero, ¿qué es lo que define a este género? ¿una temática? ¿un ritmo? Su nombre hace referencia a una temática: el trapping, que significa vender y cocinar drogas para sobrevivir. Así, este género estaría ligado, en su origen, a una temática callejera y a una realidad social. Según la revista DJmag, "el trap llevó al rap a una nueva dimensión sonora: con una energía oscura, un feel gótico, cultura callejera (armas, drogas, strippers)".

No obstante, de acuerdo con Santiago, "ahora está más ligado a un sonido que a unas temáticas". ¿Cómo es esto? Estas temáticas sin duda oscurecieron también el sonido, el ritmo. En términos técnicos y formales, el trap podría definirse por sus sonidos de 808 (es decir, producidos por una caja de ritmos Roland-TR808) y su beat a 120BPM (una velocidad específica, es un ritmo algo lento).

Dice Santiago que muchos creen que cualquier doble tempo es trap, lo cual no es del todo preciso pero, de nuevo, es tal vez lo que el público cree que es lo que define al género. Puede ser por esto que ya incluso no importa de qué van las letras, sino el sonido por el que identificamos a este género.

También dice Santiago que es muy difícil definir el trap, pues "es un término sombrilla que usan para definir muchas cosas". Y en esto coincide con Bad Bunny, uno de sus mayores representantes en América Latina, quien dice en una entrevista para Billboard que “todo el mundo te va a dar una definición diferente del trap”.

Este género, entonces, es eso que aún no podemos definir, pero que escuchamos en la radio o en la disco y que identificamos, que nos hace empezar a movernos sin darnos cuenta.

La historia del trap

Como ya mencioné, el trap nace como un subgénero del rap. Aunque parezca ser un género relativamente nuevo, de este milenio, el rap tiene sus orígenes en los años noventa en Atlanta.

Según el periodista musical Myles Rymer para el Chicago Reader, el trap fue por un momento una categoría en la que expertos metían "todo lo que está mal con el hip hop ahora", es decir, "una trampa", como la que hace el jíbaro que regala la primera dosis en el "trap", lugar en donde se trafica droga. Así, el trap nace como un rap ácido que toca temas violentos, se trata de un lugar más que de un género.

Así siguió el trap durante los tempranos 2000, pero esta vez rondaba también entre raperos más conocidos del sur de Estados Unidos, muchos con alter egos de gángsters y traficantes, cuyas letras hablaban del intercambio de drogas y la vida "en el barrio". Así, estos raperos empezaban a ligar estas temáticas a un sonido. La música sobre la vida en el trap ahora tenía una personalidad que iba más allá de las letras.

Ya para el 2010, el trap estaba conquistando el mundo. Sonaba en la radio y encabezaba las listas del rap comercial. Los productores y raperos ya no tan "de la calle" se interesaron en el género y empezaron a lanzar temas que tocaban estos temas y también canciones con el ritmo de 120BPM y los sonidos de 808.

Te puede interesar: ¡Dejen de criticar el reguetón! Hasta Beyoncé lo ama

El fenómeno latinoamericano

¿Cómo llegó esta música agresiva e incómoda a América Latina? ¿Cómo llegó a sonar en las discotecas? Para Lary Over, artista puertorriqueño, "el dembow y el reguetón le abrieron mercado al latin trap, consolidaron un público", afirma para el Miami New Times. Y es que, como dice Santiago, el trap se mueve en Latinoamérica en un circuito distinto del de América del Norte.

Desde hace ya varias décadas, el reguetón se había tomado el Caribe. Puerto Rico y República Dominicana no paraban de producir artistas de este género bailable y abiertamente sexual. Así que, en ese sentido, podía parecerse al trap que se gestaba en Atlanta. Era un género que incomodaba, pero que no podíamos parar de escuchar y de bailar.

Estos dos géneros que se cocinaban cada uno al norte y al sur del continente en los noventas, se parecen en el sentido de tocar temas pesados, "de la calle", según afirma el artista puertorriqueño De La Guetto para Billboard. Sin embargo, en un principio el trap se alejaba de lo latino y de los sonidos tropicales y eso asustaba.

"Cuando primero empecé a hacer latin trap en ’05 ’06 me dijeron que estaba loco, me decían 'el latino no está listo para eso, la gente quiere más latineo, más tropical'", declaró él. Así, aunque el reguetón, con sus letras sexuales y obscenas, se estuviera gestando en el Caribe latinoamericano, su ritmo era alegre y colorido y parecía contrario a lo oscuro y turbio del trap.

Algunos reguetoneros, que tenían un pasado en el rap antes de volverse artistas de música comercial, empezaron a tener influencias del trap y a implementarlo en sus temas. No obstante, mientras esto pasaba el reguetón se volvía cada vez más comercial, y por eso mismo más censurado e incluso más romántico. Así que estos dos géneros parecían alejarse y no poder convivir, incluso aunque los artistas así lo quisieran.

Dice Bad Bunny en entrevista para Billboard que en sus inicios el latin trap no era más que una imitación "de lo gringo". "La gente más bien lo que estaba haciendo era una pequeña imitación de lo que hacían los artistas americanos, o sea, cogían temas de los americanos y los convertían de ellos".

En cambio, Ozuna cree que las influencias americanas, que le atribuye al artista Messiah, le dieron un nuevo toque al reguetón e introdujeron el trap en el circuito caribeño.

"Esto es algo de lo que he hablado mucho con Karol G", me dice Santiago, "y es que el reguetón tuvo que suavizarse en sus temas para ser comercial, ser menos obsceno en sus letras". Es por esto que, de acuerdo con él, el trap pudo entrar en este circuito, pues significó una vuelta a los orígenes del reguetón, lo revitalizó.

"Volvió a darle al género urbano esa sexualidad, ese fuego incluso obsceno y violento pero que no estaba tan censurado como el reguetón hoy […] a la gente le atrajo esa personalidad mucho más frentera del trap".

Afirma Ozuna que la canción "La ocasión" volvió al Latin trap un fenómeno mundial, lo internacionalizó, pues fue el primer latin trap realmente comercial. Cuatro grandes del reguetón, De La Guetto, Arcángel, Anuel AA y Ozuna, se unían con Mabo Kingz en el 2016 para lanzar esta canción, cuya letra no se trataba ya de lo que se trataba el trap en sus orígenes norteamericanos.

El Latin trap, entonces, adaptó este género a su propio contexto. Como dice Santiago, significó un regreso a los orígenes del reguetón y así fueron también sus letras: violentas como las del trap, pero adaptadas al despertar sexual que había impulsado el reguetón en el Caribe años atrás y no al tema de las drogas.

Ese mismo año se lanzaba "Cuatro babys", canción del álbum Trap Capos: Season 1 de Noriel, que cantaba Maluma en compañía de Bryant Myers y Juhn. La canción generó mucha polémica e indignación entre el público. Se trataba de Maluma, uno de los reguetoneros más comerciales del momento, que además era entrenador en un programa de concurso para niños.

Se trataba, entonces, de un músico que se movía en el circuito pop y participaba en una canción de trap. Esto incomodó a muchos, pero lo que muchos no sabían es que este género ya llevaba algunos años cocinándose en América Latina y que no era algo nuevo en el reguetón, sino precisamente un regreso a sus orígenes.

Para Santiago, entonces, el éxito del latin trap puede resumirse en dos factores. Por un lado, era un sonido nuevo traído de Norteamérica que resultó atractivo para los productores y los artistas, pues ambos podían experimentar con nuevos beats y con nuevas rimas. Por otra parte, fue atractivo para los oyentes, pues explotaba temas que parecían nuevos.

En palabras de Farruko, el latin trap "es la expresión más cercana a lo que es la calle ahora mismo, a lo que se está viviendo afuera". Para Ozuna, Anuel AA es el mayor representante del Latin trap, pues él mismo representa lo que originalmente definía al trap con sus letras duras.

Así, el trap latino hizo bailable un género que era oscuro y violento, llevó a la discoteca una realidad social. Se untó de las influencias de los ritmos caribeños y logró hacer que se bailara.

Como puede verse, los artistas latinoamericanos están conscientes de la influencia americana y de lo crudo de sus letras, pero se han apropiado ya del género y abrazan esa obscenidad que tanto atrae al público al mismo tiempo que lo incomoda. A diferencia del fenómeno norteamericano, en el Caribe estos temas duros y "de la calle" se volvieron en fiesta.

Lee también: Oasis: Lo que debes saber del álbum de J Balvin y Bad Bunny 

¿Qué sigue para el Latin trap?

"Yo creo que el trap es un receptor de influencias, pero también está influenciando otros géneros", dice Santiago. En un principio, dado que es producido digitalmente, el trap empezó influenciando sobretodo a la música electrónica, que está más asociada con Europa que con América Latina.

En el caso de nuestro continente, dice Santiago, más que influenciar otros géneros en su totalidad, el Latin trap está influenciando a artistas específicos de otros géneros. Este género, que nace en Puerto Rico, ya ha viajado hasta el cono sur.

Bandas independientes como El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco en Chile o Louta en Argentina se han visto influenciados por el trap latino en sus últimos álbumes. En el caso de la primera, la banda tiene un proyecto con Gianluca, uno de los exponentes del trap. La segunda banda tiene claras influencias de trap en su último disco.

En el caso del rap colombiano, las influencias van de un lado al otro. Si bien el trap nació como un subgénero del rap, ahora las influencias van también en el otro sentido. Ahora no solo los reguetoneros toman prestados elementos del trap, también artistas como Crudo o Doble Porción, que se mueven en el circuito del rap parecen abrazar este nuevo género.

En este sentido, si bien acepta sus influencias anglosajonas, el trap latino ya se ha vuelto un género en sí mismo, que se mueve en circuitos independientes del rap estadounidense. Tiene unas características únicas y una personalidad que lo hace un género versátil, con lo oscuro de sus orígenes en la Atlanta noventera, pero también con los ritmos tropical y fiesteros del Caribe de este milenio.

Como otros ritmos latinoamericanos, se está convirtiendo en un portal para agrandar y diversificar el género, así como para llevarlo a todas partes del mundo. Así es, América Latina funciona como una plataforma que recibe influencias de ritmos internacionales, los hace suyos, los transforma y pone al mundo a bailar.

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Copy edited by Diana Rojas Leal

Escucha éste artículo

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…