fbpx

Nacen en China los primeros superhumanos

Un equipo de investigadores chinos afirma haber creado los primeros bebés modificados genéticamente, nacidos en Shenzhen, a pocos kilómetros de Hong Kong

Nacen en China los primeros superhumanos

De acuerdo con información publicada por Associated Press, un equipo de investigadores chinos afirma haber creado los primeros bebés editados con CRIPSR-Cas9, nacidos en Shenzhen, a pocos kilómetros de Hong Kong.

Read in english: The first genetically modified superhumans are born in China

En un video el líder de la investigación, He Jiankui, profesor en excelencia de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur de Shenzhen (China), reveló, que junto a su equipo alteró, varios embriones en siete procesos de fecundación in vitro. 

Para ello, los investigadores reclutaron parejas de centros de reproducción asistida, convenciéndolos de ser los padres de los primeros bebés modificados genéticamente. Sin embargo, hasta ahora solo se ha confirmado el nacimiento de dos gemelas, llamadas Lulú y Nana. 

Según la revista genética medica, la tecnología CRISPR-Cas9 permite editar los genes de las personas eliminando secuencias peligrosas bien sea de forma directa o por la inserción de nuevos fragmentos de ADN en sustitución de los eliminados.

Aunque este proceso ya se ha realizado en otras ocasiones, esta es la primera vez en la historia que los embriones son implantados y se logra un embarazo que llega a término satisfactoriamente. 

En una entrevista previa con Reuters, dijo que su objetivo era dar a los bebés "protección de por vida" contra el VIH, el cólera y la viruela. 

También te puede interesar: ¿Sabes los riesgos que representan las ondas microondas para tu salud? 

El biólogo molecular Lluís Montoliu, del Centro Nacional de Biotecnología, declara a la Agencia Sinc que pide cautela y escepticismo ante la noticia. “Suponiendo que todo lo que nos dice sea cierto, estaríamos ante un experimento de una irresponsabilidad colosal porque de aquí a la eugenesia hay un paso.” Sin embargo, pide escepticismo y calma ante la noticia. 

También preocupa a la comunidad científica que el experimento no tiene una aplicación terapéutica: “No sirve para corregir una anomalía genética del embrión que pudiera dar lugar a una patología grave e incurable, se trata de un experimento de mejora genética. No están curando a las personas sino creando personas con capacidades distintas”, dice Montoliu.

La Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur de la ciudad de Shenzhen, ha asegurado no saber nada del proyecto y ha advertido que esta investigación es una "grave violación de la ética y los estándares académicos".

Es por esto que La Comisión Nacional de Sanidad de China está "muy preocupada" y ordenó a las autoridades sanitarias provinciales "que investiguen inmediatamente y clarifiquen el asunto". "Tenemos que ser responsables por la salud del pueblo y actuaremos en esto según la ley", señaló en un comunicado. También, de acuerdo con el diario Publico, el comité de ética médica de Shenzhen ha abierto una investigación.

 

LatinAmerican Post | Luisa Fernanda Báez Toro
Copy edited by Marcela Peñaloza

 

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…