fbpx

Honduras: ¿Narcotráfico y presidencia?

Tony Hernández y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, han sido acusados de tener lazos con el narcotráfico

Honduras: ¿Narcotráfico y presidencia?

En los últimos días el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández se ha visto envuelto en un escándalo, producto de los nexos que tiene su hermano con el narcotráfico. Juan Antonio “Tony” Hernández fue acusado por traficar toneladas de cocaína, utilizar armas para proteger sus cargamentos y brindar información falsa a agentes federales, como lo dio a conocer el Departamento de Justicia estadounidense.

Read in english: Honduras: Drug trafficking and presidency?

La denuncia fue presentada por la corte federal de Manhattan, como lo indica CNN. Además, Hernández fue capturado el 23 de noviembre y el 26 fue presentando ante la corte. Allí, el juez de Miami Jonathan Goodman ordenó su traslado a la ciudad de Nueva York, donde el acusado debe responder a los cargos presentados, el próximo 11 de diciembre donde se enfrentará a una pena entre 10 años de cárcel y cadena perpetua, esto según el medio La Tribuna. 

Por otro parte, La Prensa afirma que, el abogado defensor, Manuel Retureta, explicó que Tony Hernández se declarará “no culpable” y que está dispuesto a demostrar que las acusaciones que son presentadas son falsas. Así mismo Retureta explicó a CNN que “en la acusación, no son hechos, no se han probado y son solo alegaciones que se traen a la justicia (...) Todas las acciones que Tony ha realizado han sido de una persona que está dispuesta a colaborar con las autoridades estadounidenses”.

 

 

¿Quién es Juan Antonio Hernández?

Tony Hernández es hermano del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Además de ser abogado, y según BBC,  a incursionado en la política de ese país puesto que es miembro del partido gobernante Partido Nacional de Honduras y ha participado como miembro del Congreso. Allí, fue diputado por el Departamento de Lempira.

Sin embargo, sus supuestos nexos con el narcotráfico comenzaron con el escándalo de Devis Leonel Rivera Madariaga y quien era el líder de la banda narcotraficante Los Cachiros. Rivera reveló que Hernández acordó el pago, por parte del Gobierno, de contratos realizados con la compañía establecida por el narcotraficante para lavar dinero, según CNN. Gracias a los testimonios de Rivera, se han logrado desenmascarar varias conexiones que el narcotráfico tenía con el Gobierno. 

Quizá le interese leer: Caravana de Migrantes: Tensiones en la frontera

Presidencia y narcotráfico

Como era de esperarse el presidente de Honduras,también resultó involucrado en el escándalo. Cabe aclarar que en el año 2016, Hernández ya había sido involucrado con redes de narcotráfico por el excapitán del ejército Santos Rodríguez Orellana. 

Esta vez el encargado de vincular al actual presidente con redes de narcotráfico fue Fernando Suárez. Suárez fue el representante de las fundaciones Dibattista y Todos Somos Honduras,en las cuales (supuestamente) “se desviaron más de 282 millones de lempiras a través de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), para campañas políticas de tres partidos”, como lo informa Hondudiario. 

Ante las acusaciones, el gobierno hondureño publicó un comunicado donde afirma que, dada su lucha contra el narcotráfico, “El Gobierno de la República hoy reitera que en Honduras nadie está por encima de la ley y de ninguna manera, las responsabilidades de uno son transferibles a otros”. “Asimismo reitera una vez más su compromiso de seguir avanzando en la lucha contra el narcotráfico, caiga quien caiga, de frente y sin miedo, con el acompañamiento de todos los poderes del Estado y diversos sectores de la sociedad civil”. 

 

 

La coartada para la oposición

Ante las acusaciones realizadas, el Partido Liberal y Refundación (LIBRE), manifestó su descontento con la situación actual del país y exigió la renuncia del presidente, debido a la captura de su hermano en Estados Unidos.

Mediante un comunicado expresaron que “La acusación contra Tony Juan Antonio Hernández, hermano y socio del usurpador de la Presidencia de la República Juan Orlando Hernández, revela ampliamente el nivel de putrefacción al que han llegado las cúpulas del bipartidismo, históricamente sometidas al dictado imperial”.

Es así como exigen “Hacer uso del derecho constitucional a la insurrección, para la salida inmediata y sin condiciones de Juan Orlando Hernández, (...)  sacar la dictadura y echar las bases de un orden democrático”. 

Ante esta serie de hechos, pareciera que la solución sería la renuncia inmediata del Presidente hondureño. Sin embargo, y a pesar de la presión de la oposición, parece improbable que Hernández renuncie pues tendría que existir una acusación más fuerte de las que actualmente hay. Además, es importante observar cómo la ley va ser aplicada en el caso de Tony, debido al comunicado y posición del presidente.

 

 


LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Vanesa López Romero

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…