fbpx

Mi hijo tiene rabietas, ¿qué hago?

Escucha éste artículo


Las rabietas son más comunes de lo que crees y tu hijo pequeño no está excento de sufrirlas. Aquí te enseñamos cómo actuar ante uno de estos tremendos arranques de mal humor

Mi hijo tiene rabietas, ¿qué hago?

Los dos años son difíciles para cualquier niño. Para ellos es como pasar por una pre-adolescencia en la que le dicen no a todo y quieren ser independientes. Una de las etapas por las que todos pasan inexorablemente son las rabietas o berrinches.

Read in english: My son has tantrums, what should I do?

A continuación, te contaremos por qué se producen los berrinches y pataletas y qué puedes hacer para evitarlos.

¿Cuál es el origen de las rabietas?

De acuerdo al sitio web El Bebé, todo se debe al oposicionismo infantil. Este es un mecanismo natural de los pequeños que los lleva a decirle que no a absolutamente todo lo que sus papás le digan. Esto lleva a una pelea entre padres e hijo con la consecuente rabieta que esto provoca. La mayoría de los padres de hijos de 2 años, sobre todo cuando son primerizos, no entienden la actitud del niño. Esta supuesta adolescencia temprana los toma desprevenidos y no saben cómo actuar al respecto.  

Las rabietas aparecen a los 2 años y desaparecen a los 5. Forman parte del crecimiento evolutivo de los niños y todos, en algún momento, pasan por ellas. 

¿Cómo lidiar con los berrinches?

La página web Kids Health nos brinda una serie de consejos que nos ayudarán a calmar a los niños cuando empiezan con una rabieta.

En el caso de que sea raro que esto suceda, es probable que solo haga falta que le digas en voz clara y firme que se detenga. Aclárale que conoces el motivo de su enojo pero que no logrará nada con manifestarlo de esa manera. Es una manera de fomentar su autocontrol de manera simple y sencilla.

Si por el contrario, tu hijo suele presentar rabietas a menudo, deberás optar por otro método para ayudarlo a manejar el enojo y la frustración.

Te recomendamos leer: ¿Tu bebé tiene pañalitis? Te contamos cómo curarla

Estas son algunas de las ideas que puedes poner en práctica:

Ayuda a tu hijo a decir con palabras qué es lo que le pasa. Si es necesario, llévalo a un lugar aparte y explícale que en la casa no se puede tirar cosas ni gritar todo el tiempo. Pídele que se calme y que trate de explicarte por qué está actuando de esa manera. Si bien, a los 2 años será muy difícil que pueda decirte qué le sucede con claridad, una buena idea es ofrecerle algo de ayuda con lo que le pasa.

Cuando tu hijo te cuente qué fue lo que le pasó ofrécele ayuda. En el caso de que aún no sepa cómo decirlo con palabras señálale lo que crees que le provocó el mal humor y la rabieta. De esta forma, podrá explicarte con mayor claridad cuál es la causa de su mal humor.

Escúchalo siempre. Tu hijo requiere de comprensión y que sepan cuál es el motivo de su enojo. Igualmente, a pesar de escucharlo, debes hacerle entender que ese comportamiento está mal. Debes ser firme y mantener la calma al explicarle que de nada servirá que haga berrinches, que grite y que arroje cosas, pues eso no lo ayudará en nada. Ten en cuenta que esto debes decirlo sin gritar ni parecer amenazante.

Saber hablar con tu hijo es el primer paso para evitar las rabietas. La segunda cosa que debes lograr es entender la causa de su mal humor. Si lo consigues, verás que los berrinches de tu hijo serán cada vez más esporádicos hasta desaparecer por completo.

 

LatinAmerican Post | Marcela Antonacci

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…