fbpx

¿Hacia dónde va el cine si abusa de las Imágenes Generadas por Computadora?

Escucha este artículo


Aunque sin el CGI muchas cosas no serían posibles en el cine, se ha llevado al extremo de abusar de su utilización

¿Hacia dónde va el cine si abusa de las Imágenes Generadas por Computadora?

Si ya vio Aquaman de James Wan, o cualquier película de super héroes, notará que hay un exceso de efectos especiales. Muchos están justificados, pues sería costoso, imposible o muy peligroso grabar en algunas situaciones, mientras que en otros casos, como el de Aquaman, los escenarios propuestos no existen en la realidad. No obstante, el problema ocurre cuando el uso de Imágenes Generadas por Computadora o CGI rebasa a los actores como el elemento principal de una película.

 

 

La construcción de escenarios para la filmación de películas ha pasado a segundo plano en muchos casos, tanto que los actores tienen que desarrollar las escenas parados junto a una pantalla verde sin ninguna otra ayuda. Destaca el caso del actor británico Ian McKellen, famoso por su trabajo como Magneto y Gandalf, quien de acuerdo con Cinemanía en entrevista para Time Out afirmó que había odiado el rodaje de la trilogía de El Hobbit, de Peter Jackson, pues gran parte de la filmación la hizo solo y con pantalla verde.

En referencia a El Señor de los Anillos comentó: "Si Gandalf estaba en la cima de una montaña, yo me subía a la montaña: la tecnología la estaban inventando mientras rodábamos la película", pero en la segunda trilogía todo se volvió digital, por lo que el actor incluso comentó haber caído en depresión. Tal vez debería pensarlo dos veces antes de querer volver a ser Gandalf para la serie que produce Amazon.

 

 

Desde luego el CGI tiene sus ventajas. En 2015, Arnold Schwarzenegger volvió a ser joven en Terminator Génesis, pues la película recreaba parte de lo ocurrido en 1984, de otro modo habría sido difícil rejuvenecerlo. Esta fue la segunda ocasión en que el actor era reconstruido en CGI, pues también pasó en Terminator Salvation, aunque en aquella ocasión fue porque estaba ocupado en el terreno de la política. 

Por si fuera poco, hay una larga lista de actores "revividos" por esta tecnología, la revista Vos destaca a Paul Walker en Rápidos y furiosos. Aunque en el caso de Walker habría una justificación "técnica", pues el actor no podría concluir el rodaje por su muerte, también hay una línea de ética que encierra este asunto. 

También puedes leer: HBO, Netflix y más: ¿qué se viene en 2019?

 

Tras la muerte de Heath Ledger, Christopher Nolan se negó rotundamente a "revivirlo" digitalmente para el cierre de la trilogía, lo mismo ocurrió, al menos inicialmente con Philip Seymour Hoffman, quien falleció durante el rodaje de Sinsajo. El tema ético aún no está resuelto. Mientras tanto la tecnología sigue su desarrollo, por lo que no es descabellado pensar que en el futuro actores totalmente digitales puedan aparecer en el cine.

Esto dejaría sin trabajo a los actores reales, pues los digitales podrían tener cuerpos perfectos, no envejecer, cambiar de look y si son propiedad de alguna empresa, tampoco cobrarían los estratosféricos sueldos de algunos actores. Aunque aún estamos lejos de ese escenario, algunos estudios en Hollywood ya obligan a los actores a digitalizarse por si algo les impide continuar un rodaje, asegura Computer Hoy

 

 

La línea entre el uso adecuado del CGI y el abuso a veces es difusa, quizás es fácil cuando el espectador no se da cuenta de que se ha utilizado. El Hollywood Reporter presentó en un artículo los múltiples efectos digitales utilizados por Cuarón en Roma, que aseguran son virtualmente invisibles, en contraste hay cientos de ejemplos de cintas cuyo uso de los efectos se notan en cada toma.

Al final, lo más importante para que una cinta trascienda será el guión y las actuaciones, el CGI solamente será un complemento, si la cinta adolece de lo primero, los efectos visuales difícilmente podrán salvarla. Tras las dos adaptaciones live action de El libro de la selva, Alicia en el país de las maravillas, Cenicienta, La bella y la bestia y Winnie the Pooh, en 2019 llega a los cines El Rey León, mientras aún se produce Aladdin, parece que el CGI será protagonista nuevamente.

 

LatinAmerican Post | Luis Liborio
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…