fbpx

Grupo de Lima VS Venezuela: ¿Servirán las sanciones?

Escucha este artículo


Bloqueos económicos, diplomáticos y el no reconocimiento del nuevo gobierno de Maduro, son algunas de las sanciones que se han impuesto pero, ¿funcionarán?

Grupo de Lima VS Venezuela: ¿Servirán las sanciones?

La semana pasada una decisión sin precedentes tuvo lugar en América Latina. El Grupo de Lima, integrado por 14 países de toda la región decidió emitir el veredicto de no avalar ni reconocer el próximo gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Read in english: Grupo de Lima VS Venezuela: will the sanctions work?

Mediante una declaración, se resalta que dentro de las principales razones “está que el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes”.

De igual manera insistieron a “Nicolás Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas”.

Además de lo anterior, 13 de los 14 países que estuvieron de acuerdo con el documento, manifestaron que no permitirían el ingreso de miembros del gobierno venezolano a sus respectivos países. En rueda de prensa, el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo afirmó que “Los gobiernos que acompañaron la declaración acordaron hacer evaluación constante del estado o nivel de relaciones diplomáticas con Venezuela [e] impedir a altos funcionarios del régimen venezolano la entrada al territorio de los países del Grupo de Lima".

 

 

Sin embargo, y a pesar de las represalias y advertencias, Nicolás Maduro no dio marcha atrás y manifestó en su cuenta de Twitter, que existen países que lo apoyan. No solo en el ámbito político, sino también en el económico. Esto de acuerdo a uno de los puntos en el acuerdo del Grupo de Lima, el cual sanciona a cualquier empresa que realice negocios con ese país.

Ante esto, Maduro reiteró que ya está gestando relaciones con diferentes países: “Venezuela tiene varios frentes internacionales, en cuanto a inversiones con China, Turquía, Francia, los Estados Unidos”, siendo este último el que asegura “a todos sus países socios la seguridad jurídica, legal y institucional para favorecer su desarrollo petrolero en conjunto”.

 

 

Además de lo anterior países como Rusia, Bolivia, Cuba, México, Uruguay, entre otros manifestaron su apoyo ante el gobierno venezolano. Uruguay decidió no adoptar las políticas del Grupo de Lima, expresando que el diálogo era la mejor camino. Por otro lado, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, afirmó que frente a las decisiones tomadas por el Grupo de Lima, iba a respetar la constitución de su país y no intervenir en asuntos de política exterior. Ahora, eso no significa que el gobierno de AMLO apoya totalmente el régimen de Maduro

Quizá le interese leer: Nicolás Maduro: más solo que nunca

¿Servirán las sanciones?

Aquellos países pertenecientes al Grupo de Lima, creado en el 2017, tienen como objetivo dar una salida pacífica a la crisis venezolana. Por ende, desde la misma creación de esta instancia el foco hacia Venezuela siempre se ha mantenido. Ahora bien, las decisiones que este tome frente la situación de Venezuela no significa que sean un ultimátum decisivo para Venezuela.

Según el internacionalista Gabriel Guerra y en diálogo con W Radio México, las sanciones impuestas por el Grupo de Lima no funcionan ni tienen una relevancia fuerte. Para Guerra, en estos casos las sanciones funcionan si antes se hubiera establecido un tipo de diálogo, intercambio o un acercamiento previo.

Otro aspecto importante  es la influencia de dos de los miembros del grupo: Brasil y Colombia. Por un lado el primer país se encuentra gobernado por Jair Bolsonaro, un presidente de ultraderecha que en más de una ocasión se ha proclamado con sus deseos de acabar con el socialismo, no solo en su país, sino en los países vecinos.

Por el otro está Colombia, a la cabeza de Iván Duque y quien pidió antes de la reunión del 4 de enero que los “países defensores de la democracia desconozcan a la nueva administración de Venezuela”, como lo recalca Semana. A pesar de que estos dos países impulsen las sanciones y el paren las relaciones con Venezuela, habrá que ver qué tanto efecto y autoridad tienen estos castigos frente al país.

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…