fbpx

 

 

Es momento de erradicar la coca

Escucha este artículo


El aumento en la producción y consumo de coca en el mundo refleja la gran necesidad de controlar la producción en Colombia y los demás países productores

Es momento de erradicar la coca

La reunión entre el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el presidente colombiano, Iván Duque; dejó algo más que divertidos memes. Durante el encuentro realizado en Cartagena, Pompeo expresó su “profunda preocupación” frente a las altas cifras de producción de hoja de coca en el país. A pesar de los esfuerzos del país cafetero por mermar el cultivo de plantaciones de coca y producción de la droga, parece que la determinación para erradicarla no alcanza a ser suficiente.

Read in english: It's time to eradicate coca

Un estudio revelado por el Sistema Integrado de Cultivos Ilícitos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), afirma que en el año 2017 se alcanzó una cifra histórica de 171.000 hectáreas cultivadas con coca. Siendo los departamentos con más producción Antioquia, Cauca, Norte de Santander y Putumayo.

Con esto en mente, los representantes de cada país llegaron a un acuerdo de reducir la producción de coca en un 50% para el año 2023. Tarea que no será fácil para ninguno de los dos países, pues Estados Unidos es el país más consumidor de coca, y Colombia el mayor productor.

Quizá te interese leer: En realidad no es coca lo que se consume, es cemento y gasolina

Los retos 

Gracias a la gran cantidad de tierras destinadas para las plantaciones de coca, los traficantes de este estupefaciente no solo abastecen al mercado tradicional estadounidense o europeo, sino que comienzan a ver potentes compradores como el caso africano o el asiático.

El hecho de que se haya pasado de exportar 772 toneladas a 921, como lo indica un informe de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP, por sus siglas en inglés), deja claro que la tarea no será fácil, porque los narcotraficantes no soltarán el negocio fácil y menos cuando, en junio del 2018, el consumo de cocaína desbancó, por primera vez, al consumo de alcohol, según los datos del informe presentado por el Observatorio de Proyecto Hombre.

Además de lo anterior y según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), los ingresos económicos del narcotráfico crecieron un 150% en el 2017. Sumado está que el narcotráfico produjo al menos 15.000 millones de dólares, inclusive por encima del sector cafetero.

Para tratar de contrarrestar el aumento de plantaciones, el gobierno Duque a finales del año pasado, manifestó una nueva lucha contra las drogas en donde enfatizó que la Policía Antinarcóticos tendría que jugar un papel fundamental para “romper la cadena de ingresos económicos, buscar ser eficaces con la erradicación y sustitución y también precisión donde se requiera con la plataforma de aspersión conforme a lo establecido por la Corte Constitucional”.

Asimismo, recalcó que durante su gobierno no quiere que el país esté inundado por coca. “Queremos desarrollo alternativo, sustitución y erradicación donde haya cultivos ilícitos. No queremos un país inundado de coca, porque deteriora el ambiente, crea corrupción y genera pobreza. Tenemos que trabajar fuertemente en la política integral”, añadió el presidente.

Sin embargo, los esfuerzos de Duque por tratar de mermar las plantaciones ilícitas tendrán que tener una solución de plazo inmediato para las poblaciones que todavía ven la coca como un ingreso seguro, el cual está garantizado por los narcotraficantes, y en los que se amparan ante el olvido del gobierno.

Por otro lado, el compromiso de Estados Unidos tendrá que ser más fuerte que nunca. A pesar de haber encontrado nuevas rutas para el tráfico de este estupefaciente, Estados Unidos sigue siendo el destino preferido para la mayor parte de la cocaína. Como lo revela la DEA, las incautaciones en el 2017 llegaron a un máximo de 34 kilogramos y el 93% del producto era de origen colombiano.

Como lo menciona Insight Crime, el auge de la cocaína ha provocado un aumento de consumo de drogas en Estados Unidos. De igual manera, recalca que casi 15.000 personas murieron por sobredosis de cocaína en 2017.

De hacerse un plan estratégico con Colombia, varios países latinoamericanos suplirían (en menor medida) la demanda de cocaína. Uno de estos países es México, que ha visto un auge en el narcotráfico, el cual comercia estupefacientes más allá de la cocaína, como por ejemplo la heroína, y que cada vez se idea más estrategias para que el narcotráfico de drogas no se detenga.

Así pues, el hecho de que Colombia sea el mayor productor de cocaína en el mundo está directamente atado a la falta de sanciones críticas por parte de Estados Unidos, quien se verá obligado en reforzar las medidas con el tránsito de estupefacientes, pues no es solo Colombia su mayor preocupación.

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…