fbpx

¿Inspiración o copia? Ed Sheeran es acusado por plagio

Escucha este artículo


Acusado de plagio, el músico británico deberá responder ante la corte por el caso de su éxito Thinking Out Loud donde utiliza música de Marvin Gaye

¿Inspiración o copia? Ed Sheeran es acusado por plagio

"Hay todavía mucha buena música que puede escribirse en Do Mayor" afirmó el compositor austríaco Arnold Schönberg en alguna ocasión. Sin embargo, muchos cantautores y compositores modernos parecen no coincidir, lo que hace que recurran al plagio. Es larga la lista de autores acusados de imitar otras canciones: Madonna, Nirvana, Cold Play, Paul Simon y hasta leyendas como Bob Dylan y George Harrison, de acuerdo con la revista Forbes.

El caso que acapara los reflectores ahora es sin duda el de Ed Sheeran, el exitoso compositor británico que ha sido acusado de plagiar la canción Let's Get It On de Marvin Gaye, para convertirla en su famosa Thinking Out Loud.

La principal consecuencia de encontrarse culpable, sería una sanción ecónomica. Con la tecnología es cada vez más fácil darse cuenta de cuando se toma "prestado" material de otra parte, el plagio ha costado la carrera de políticos, rectores, diseñadores y compositores que han recurrido a él. En la industria del pop es difícil no encontrar similitudes, en particular en un género que, según Forbes, es producido prácticamente en serie.

También puedes leer: Rock'n Roll Hall of Fame: los nuevos artistas que se unen

Por ello, el límite entre lo que puede considerarse un plagio o no a veces se reduce a motivos musicales, ritmos, secuencias armónicas, letras o meras atmósferas similares. Un caso interesante es el de la banda Kraftwerk que demandó a Moses Pelham por utilizar un fragmento tan breve como dos segundos de la canción Metall auf Metall, y utilizarlo como base para la canción Nur mir, según la misma revista.

Este caso se resolverá en este 2019, importante sobre todo porque podría sentar un precedente en lo referente al sampling, el uso explícito de fragmentos grabaciones que se encuentran en un suelo pantanoso sobre el plagio.

Para Sheeran resulta preocupante que el caso haya llegado a la corte, pues si se considera lo ocurrido con otro tema de Marvin Gaye, Got to Give It Up, plagiada por T.I., Pharrell Williams y Robin Thicke para el tema Blurred lines, el resultado puede ser costoso. Por aquella demanda la familia recibió 7.4 millones de dólares, ahora a Ed Sheeran le están solicitando 100 millones. El sitio 20 minutos afirma que el británico ha vendido más de 13 millones de copias de sus tres álbumes, mientras que sólo la canción Thinking Out Loud tiene más de 2 mil millones de visitas en YouTube, un éxito descomunal. 

Nate Sloan, musicólogo de Stanford asegura que aún hay muchas posibilidades para no caer en el plagio: "En términos meramente matemáticos, sigue habiendo un sinnúmero de constelaciones de tonos, ritmos y arreglos disponibles esperando para ser convertidos en canciones”, por lo que no es ningún pretexto que los procesos de la música pop sean industrializados. De hecho, pueden tener aún más individualidad y originalidad, algo que parece estar ausente con mayor frecuencia.

Una cosa es tomar la inspiración de cierta música y otra muy distinta copiarla. El problema es mucho más grave, los procesos de la industria musical han simplificado todo al grado de que los resultados son casi iguales, y en ese casi radica el problema inmediato del plagio. Parafraseando a Ígor Stravinsky, quien decía que Vivaldi había compuesto cientos de veces el mismo concierto, la música contemporánea es la misma canción "recompuesta" cientos de veces.

 

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…