fbpx

Estados Unidos: ¿crisis en la Marcha de Mujeres?

Escucha este artículo

 

La Marcha de Mujeres en Estados Unidos se llevó a cabo el fin de semana, el mismo día que Trump cumplía 2 años como presidente, pero esta vez sin tanto éxito

Estados Unidos: ¿crisis en la Marcha de Mujeres?

La tercera edición de la marchas de mujeres en Estados Unidos se llevaron a cabo el sábado pasado, pero con una menor asistencia que en sus ediciones pasadas. Además, dentro de esta manifestación se evidenció la división ideológica que últimamente ha inundado dentro del movimiento. En LatinAmerican Post le contamos todo lo que necesita saber.

Read in english: United States: crisis in the Women's March?

 

¿Desde cuándo se hacen estas marchas?

Las primera manifestación se estableció para el 21 de enero de 2017, un día después de que Trump subiera como presidente; como una expresión para defender no solo los derechos de las mujeres sino el derecho a la salud, la educación pública, los derechos para las personas LGBT, entre otros. Cabe resaltar que las marchas fueron convocadas a través de Facebook, tras darse a conocer los comentarios machistas del presidente Donald Trump (cuando afirmó que a las mujeres había que agarrarlas por el coño).

De igual manera, la misión de estas marchas, según el sitio oficial, está “comprometida a desmantelar los sistemas de opresión mediante la resistencia no violenta y la construcción de estructuras inclusivas guiadas por la autodeterminación, la dignidad y el respeto”.

Así fue como en 2018, las mujeres volvieron a salir a las calles reclamando por sus derechos, los derechos educativos, entre otros. Sin embargo, aprovecharon para protestar por el Poder de las Urnas, en donde manifestaban y reclamaban por el aumento de la  participación de los votantes a través de nuevos registros. Con esto, se alentaba más a la participación política de las mujeres y se les catalogaba como importantes actores en la defensa de los derechos de las mujeres, como lo afirma Telesur.

Como resultado de la visibilización de la necesidad de tener más participación política, las elecciones de medio término resultaron en un evento histórico. Lo anterior, debido a la alta participación y elección femenina en escaños en los que usualmente un hombre ocupaba. Asimismo el tercer puesto más importante del gobierno de Estados Unidos está a cargo de la demócrata Nancy Pelosi, una mujer que ya había estado como presidenta de la Cámara de Representantes. 

Quizá le interese leer: Nancy Pelosi ¿Partido dividido para la demócrata?

Precisamente, en la marcha de este año, en varias pancartas se vio el lema “Sube la ola de mujeres”. Por otro lado, la organización plantea promover leyes progresistas, mediante un documento político llamado la “Agenda de la Mujer”, según CNN. En la agenda, la cual se espera que se puedan lograr en 2020, se tratan temas como:

  • Derechos generales
  • Derechos de discapacidad
  • Derechos civiles y libertades
  • Derechos reproductivos, salud, justicia.
  • Poner fin a la violencia contra las mujeres
  • Poner fin a la violencia estatal
  • Justicia económica y derecho de los trabajadores.
  • Derechos de los inmigrantes
  • Derechos de la comunidad LGTB+
  • La justicia racial
  • La justicia ambiental

Por eso, este es uno de los ejes centrales que aún mantiene unida la marcha es la oposición a Trump. Pues, como lo afirma La Prensa Austral, se vieron varias pancartas del “mandatario republicano con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Trump como títere, como perro, como una presa cazada”.

Lea también: Estados Unidos: ¿Hasta cuándo durará el cierre de Gobierno?

Entonces, ¿por qué está en crisis?

Pareciera que la Marcha de este año no trajera nada nuevo a la mesa. Sin embargo, dentro de la misma organización se presentan divisiones debido a acusaciones antisemitas (actitudes hostiles hacia los judíos), originado por Tamika Mallory, directiva de la marcha, “en un acto de Nación del Islam en el que el nacionalista negro Louis Farrakhan realizó declaraciones incendiarias sobre los judíos”, según InfoLibre.

Otro de los problemas radica en que las mujeres marchan por tantas cuestiones, que hasta se les olvida porqué motivo principal lo están haciendo. Así lo afirma Valerie Marie en un testimonio en El País: “queremos que nos respeten nuestros derechos, que eduquen a nuestros hijos en igualdad, pero aquí hay muchas que vienen por otros motivos”. 

Además, otra de las principales críticas y por lo que es cuestionada la marcha, es el hecho de no representar realmente la lucha feminista, debido a que aboga más por los derechos de las diferentes comunidades más que por el de los derechos de las mujeres. Para Kelsey Harkness, productora principal de noticias de The Daily Signal, “la  Marcha de las Mujeres nunca representó a las mujeres como una fuerza unificada. En cambio, representó a mujeres radicalmente liberales que estaban molestas con los resultados de las elecciones presidenciales de 2016”.

Por consiguiente, el hecho de que la Marcha se llama de esa manera y de que las mujeres salgan a participar en ellas, no quiere decir que todas las que asistan estén de acuerdo con lo que se plantea. Al no haber una claridad por lo que se lucha, cada asistente puede llegar a apropiarse de ésta a su manera. 

Las gorras rosas

A pesar de haber una división actualmente, miles de mujeres que salieron a las calles de Washington, Nueva York, entre otros, hicieron uso del tradicional gorro. Llamado pussyhat (en español sería gorro de coño),  gorro rosa, o gorro con orejas de gato, este accesorio se convirtió en el símbolo de la marcha, todo debido a las declaraciones de Trump.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Alvin Jornada (@alvinjornada) el

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…